La Comisión Federal de la Competencia Económica de México acaba de autorizar la venta propuesta de Tyson de México a Pilgrim's.  Con la autorización, se termina la aprobación regulatoria final que se necesitaba para el cierre de la transacción, de tal forma que tanto Pilgrim's como Tyson van a trabajar para cerrar el trato tan pronto como sea posible.

Las dos compañías anunciaron en julio de 2014 la transacción propuesta, en la que Pilgrim's adquiriría las operaciones mexicanas de Tyson Foods. Tyson de México tiene ingresos anuales estimados de US$650 millones y la adquisición está valuada en US$400 millones.

"Agradecemos la atención y esfuerzos de la Comisión y ahora avanzaremos con Pilgrim's Pride para cerrar el trato", dijo el presidente ejecutivo de Tyson, Donnie Smith. "No tenemos fecha de cierre, pero creemos que será pronto".

Con sede en Gómez Palacio, Durango, Tyson de México emplea a 5,400 personas en sus oficinas, tres plantas y siete centros de distribución.

"Estamos muy emocionados de recibir a miembros de Tyson de México a la familia de Pilgrim's", dijo Bill Lovette, CEO de Pilgrim's. "Más allá del crecimiento, esta transacción va a brindar también diversidad geográfica a Pilgrim's en México con la adición de nuevas instalaciones en el norte del país que complementan las ya existentes, mejoran nuestro portafolio con más valor agregado y productos con marca, como la de Del Día y aumenta nuestras ventas totales en el país.  México es una pieza clave de nuestra estrategia y vemos al país como el representante de la demanda a futuro de un mayor consumo de proteína de otras economías en desarrollo".

Tyson Foods declaró que después de que se termine la venta, va a continuar dando servicio en México, ya que la compañía va a suministrar al país pollo producido en EUA así como pollo producido en México, en parte a través del arreglo de empacado conjunto con Pilgrim's.