Los estudios hechos por la Associação Brasileira de Proteína Animal (ABPA) muestran que las exportaciones brasileñas de carne de pollo (pollo entero, cortes, productos salados, procesados y embutidos) registraron una retracción del 7.1 por ciento en los volúmenes embarcados durante mayo, en comparación con el mismo período de 2014, con un total de 329,200 toneladas.

A pesar de la caída, el sector mantuvo un saldo positivo en los ingresos en reales, de 12 por ciento, con un total de R$1,768 millones en el quinto mes del año. No pasó lo mismo con el saldo en dólares, que presentó una retracción de 17.9 por ciento al compararse con el mismo período, para llegar a US$584.1 millones.

“Aunque el cambio haya favorecido el saldo de los embarques del sector en reales, los exportadores todavía esperan una mayor estabilidad para tener una mejor planificación de las ventas”, enfatiza el presidente ejecutivo de la ABPA, Francisco Turra.

En el saldo general del año, los embarques en volúmenes en los cinco primeros meses de 2015 registraron una caída del 3.1 por ciento, con 1.594 millones de toneladas. En reales, el saldo fue positivo en 11.1 por ciento, con R$8,068 millones. En ingresos por divisas, el resultado fue de 13.11 por ciento inferior, con US$2,741 millones.

“La pequeña caída sentida en el acumulado de enero a mayo no perjudicó la rentabilidad del sector. No obstante, está la expectativa en cuanto al desempeño del segundo semestre, que tradicionalmente es superior al registrado en los seis primeros meses del año, lo que debe recuperar las pérdidas acumuladas”, destaca Ricardo Santin, vicepresidente de aves de la ABPA.