Publicidad

News and analysis on the global poultry
and animal feed industries.
Procesamiento y sacrificio / Mercados y negocios / Manejo, producción y equipo / Empresas líderes
23 de junio de 2015

Colombia no es tan atractiva para pollo estadounidense

Pese al TLC que entró en vigor en 2012, solamente ha entrado a este país andino un poco más de la mitad del pollo presupuestado.

En 2014, las importaciones a Colombia de carne de pollo proveniente de Estados Unidos representaron apenas el 2.6 por ciento de la producción local, la cual cerró la pasada vigencia con un récord histórico de 1.3 millones de toneladas. De acuerdo con lo expresado por Andrés Valencia Pinzón, presidente ejecutivo de la Federación Nacional de Avicultores (Fenavi), “por volumen, Colombia es el destino número 24 de las exportaciones mundiales de pollo estadounidense”, que sumaron el año pasado 3.3 millones de toneladas vendidas en 120 países, entre los que se encuentraban México, Angola, Canadá y Rusia.

Las declaraciones del dirigente gremial están consignadas en el más reciente editorial de la revista Avicultores, órgano oficial de Fenavi, en donde se lee lo siguiente: “Una de las grandes amenazas del acuerdo comercial con los Estados Unidos para el sector avícola era la llegada masiva de carne de pollo y sus subproductos (cuartos traseros), pues los productores nacionales tienen que enfrentarse a los productores de un país que es potencia en ese renglón pecuario”.

En otro de los apartes del mismo documento, Valencia señaló que tras la firma del TLC con Estados Unidos se estimaba que EUA se tomaría el 4 por ciento del mercado nacional de pollo; “sin embargo, a más de dos años de la firma del acuerdo comercial, lo anterior no ha sucedido. Colombia no es un mercado atractivo para el pollo americano, ya que las campañas adelantadas por Fenavi para promover el consumo del pollo colombiano han hecho su labor. Otro factor se puede encontrar en el comercio administrado de los cuartos traseros, lo que genera costos para los importadores e incentiva el contrabando técnico”.

Pese a lo anterior, el directivo indicó que “la amenaza es real y se mantiene, sobre todo cuando concluyan los cronogramas de desgravación y culmine la administración para los cuartos traseros del pollo (pierna-pernil). La historia podría cambiar, máxime cuando el sector presenta un entorno que limita su crecimiento y que está asociado a las políticas públicas en aspectos tributarios, sanitarios, ambientales y de ordenamiento territorial”.

Comments powered by Disqus