Según datos recabados por el Instituto Latinoamericano del Pollo (ILP), Perú y Brasil continúan liderando la ingesta per cápita de carne de pollo en Latinoamérica, ambos con un registro anual de 42 kg. Como salvedad, vale la pena resaltar las estadísticas de la Asociación Peruana de Avicultura (APA), las cuales explican que buena parte del consumo peruano se centra en el área metropolitana de la capital, Lima, donde se calcula que el promedio supera los 60 kg por habitante; esto hace que el país andino pueda equipararse en este ítem con el gigante suramericano, pese a la gran diferencia poblacional (32 millones y 204 millones, respectivamente). 

El ranking latinoamericano en consumo de pollo sigue en orden descendente con los siguientes países: Argentina (40 kg), Chile (37 kg), Ecuador (35 kg), México (31 kg), Bolivia (30 kg), Colombia (28 kg) y Uruguay (24 kg). Perú afianza su liderazgo con otros registros señalados por el ILP, dado que la nación inca es la primera en el continente en ubicar a la carne de pollo como su favorita. En 2014, del total de carnes consumidas en el mencionado país, la carne de pollo acapara el 53 por ciento, seguida por el pescado (31 por ciento), la carne de res (8 por ciento), la carne de cerdo (6 por ciento) y carne ovina (2 por ciento).

Publicidad

El ILP es un órgano auxiliar de la Asociación Latinoamericana de Avicultura (ALA), creado a mediados de julio de 2013 con el fin de emular para este sector avícola la experiencia de 12 años previos del exitoso Instituto Latinoamericano del Huevo (ILH). El ILP recopila trabajos de investigación del pollo y sus productos, concentrándose su actividad principalmente en destacar las propiedades nutricionales de esta carne blanca. Uno de sus frentes de gestión tiene que ver con la lucha contra los mitos que alrededor del pollo se han creado y mantenido en el tiempo.