Cerca de 3,500 millones de pesos (US$ 1.25 millones) serán destinados en Colombia para “generar estrategias que permitan el mejoramiento sanitario, productivo y la inocuidad en el sector avícola”. Así lo confirmó a Industria Avícola el presidente ejecutivo de la Federación Nacional de Avicultores de Colombia (Fenavi), Andrés Valencia Pinzón, luego de suscribir recientemente y a nombre del entre gremial, un convenio de cooperación con el Ministerio de Agricultura en esta nación suramericana.

Publicidad

De acuerdo con este vocero empresarial, “el convenio facilitará el cumplimiento de una resolución que ordena el cumplimiento de requisitos para declarar a cerca de 7,000 granjas avícolas como bioseguras en todo el territorio nacional, permitirá el desarrollo de estrategias de acción tendientes al mejoramiento sanitario con enfoque a enfermedades que no son de control oficial, brindará herramientas al pequeño y mediano productor para mejorar sus condiciones de bioseguridad y sanitarias, evaluará la inocuidad de los productos de pollo y huevo y gestionará el acceso a los mercados internacionales; entre otros”.

Los principales departamentos que se beneficiarán con este convenio serán Cundinamarca, Boyacá, Meta, Valle del Cauca, Cauca, Santander, Antioquia, Caldas, Quindío y Risaralda, Nariño, Norte de Santander, Atlántico, Bolívar y Magdalena. Andrés Valencia agregó que “la actividad avícola del país enfrenta grandes retos, los cuales deben ser abordados mediante un trabajo interinstitucional entre los productores, el gremio y el gobierno nacional. Fenavi ha priorizado los diferentes escenarios en los cuales enfocará sus esfuerzos con miras al cumplimiento de sus objetivos estratégicos y al mejoramiento del estatus sanitario y de la inocuidad”.

Finalmente, se señaló que el acuerdo va en línea con la intención exportadora del sector para lo cual se hace necesario, además de fortalecer su competitividad y productividad, el garantizar el cumplimiento del estatus sanitario respecto a algunas enfermedades de importancia para el comercio internacional. “Debido a lo anterior, es fundamental establecer cuáles son las enfermedades que no son de control oficial de mayor importancia de la industria avícola en Colombia para disminuir su prevalencia, controlar su impacto en la avicultura comercial y así, mejorar la productividad y eficiencia generando condiciones de competitividad  y sanitarias que el mercado requiere”, concluyó Andrés Valencia.