De acuerdo con la edición estadounidense del diario 20 Minutos, en el gigante norteamericano se logró desarrollar una vacuna 100 por ciento efectiva para proteger a los pollos contra la influenza aviar. Así lo informó el miércoles 22 de julio el secretario de Agricultura, Tom Vilsack, a la Comisión de Agricultura de la Cámara de Representantes, uno de los dos cuerpos colegiados que conforman el Congreso de los Estados Unidos.

Publicidad

“Si se ratifica su funcionamiento con nuevas pruebas, la agencia planea certificarla rápidamente para una producción masiva y buscar fondos de la Oficina de Administración y Presupuesto de la Casa Blanca para su almacenamiento nacional”, comentó este medio de comunicación, que citó a Vilsack cuando dijo que “con suerte lograremos que muchas personas trabajen de manera conjunta y logremos acopiar suficiente en el caso de que si la enfermedad vuelve, y regresa con fuerza, estemos en posición de responder de la manera más rápida posible”.

Esta vacuna servirá para inmunizar a las aves de producción comercial contra el virus H5N2, responsable de la muerte de 48 millones de animales en 15 estados desde inicios de marzo pasado. El rotativo agrega que los científicos norteamericanos creen que el virus se esparció por el excremento de aves silvestres que migran a sus zonas de anidación en el norte. Se han mostrado preocupados de que la enfermedad vuelva aparecer a fin de año, cuando las aves vuelan hacia el sur o durante la próxima primavera boreal.

Si bien las granjas de gallinas ponedoras y de pavos fueron las más afectadas por los primeros brotes, las empresas que crían pollos para el consumo de carne en los estados del sur y el este (como Alabama, Arkansas y Georgia) han expresado preocupación de que la enfermedad pudiera esparcirse a esas zonas. Pese a lo que podría ser un positivo anuncio, los productores de carne de pollo se mantienen recelosos ante la vacuna, ya que creen podría afectar las exportaciones avícolas.

Desde Estados Unidos se envía cada año a otros mercados casi US$ 6,000 millones en productos avícolas, y cerca de US$ 5,000 millones provienen de la venta de carne de pollo. Los criadores de pavo, por el contrario, esperan con ansias el agente inmunizador, pues sus animales parecen ser más vulnerables al virus.