Avicultores bolivianos denunciaron que de marzo a junio han acumulado pérdidas totales por US$ 27 millones debido a la sobreoferta ocasionada por la excesiva producción nacional, a la que se ha sumado el ingreso ilegal de carne de pollo proveniente de Brasil y Argentina. En este último país también se registra una preocupante sobreoferta de este alimento.

Publicidad

El diario Los Tiempos lo informó de esta manera, a propósito de una particular jornada de protesta cumplida en Santa Cruz (oriente), durante la cual varios avicultores regalaron más de mil pollos vivos a los transeúntes. “Las dos asociaciones de avicultores de Santa Cruz, los mayores productores del país, se declararon ayer al borde del colapso debido al contrabando y la sobreoferta de pollo”, explicó el rotativo, que consultó la opinión de los voceros de las dos asociaciones de avicultores de Santa Cruz, quienes lideraron la jornada de denuncia.

En primer lugar, el asesor de la Asociación de Avicultores (ADA), Fernando Quiroga, dijo que “si bien el contrabando de pollo vivo no afecta al departamento por su situación geográfica, la importación no controlada de huevo fértil para la incubación de pollito bebé sí tiene impacto”. El presidente de ADA Santa Cruz , Rodolfo Tonelli, declaró que “en muchos casos las pérdidas incluyen hasta el capital de operaciones y teme los datos de julio, el mes de mayor frío, humedad y contracción del mercado interno”.

Se calcula que la producción de pollos mensual en esta región del país llega a los seis millones de aves y por contrabando entran 120,000 individuos semanales, de los cuales 100,000 ingresan desde la Argentina. “La diferencia cambiarias es lucrativa para comerciantes y contrabandistas”, afirmó Tonelli. Por su parte, el presidente de la Asociación de Avicultores de Pollos Parrilleros de Santa Cruz (Avipar), Wingston Ortiz, expresó que “el contrabando de pollos provocó que el precio del kilo vivo baje hasta 5 bolivianos (US$ 0.75), cuando el costo de producción supera los 8 bolivianos (US$ 1.17) por kilo”.

Para superar esta difícil situación, los avicultores piden que el gobierno central autorice la exportación de tres millones de pollos al mes y la intensificación del control de fronteras para impedir el contrabando.