Un mes luego de ser gravada con el Impuesto al Valor Agregado (IVA) la carne de pollo registró una merma sensible en su volumen de comercialización en Uruguay, de acuerdo con un informe publicado por el diario El Observador, el cual consultó a voceros de la Asociación de Façoneros de Pollos Unidos (Afpu), gremio de la cadena avícola en este país suramericano.
Daniel Pereyra, presidente de la Afpu, explicó que la reimplantación del IVA los sorprendió, y eso se tradujo en la caída de las ventas de la industria a pesar de asumir parte del IVA como pérdida. “La reacción lógica fue bajar la producción, con menor incubación desde los primeros días de julio. Eso afectó la actividad de los façoneros que veníamos complicados por la suspensión de las exportaciones a Venezuela desde noviembre de 2014”, acotó.
El pasado 25 de junio, la Dirección General Impositiva (DGI) de la República Oriental de Uruguay, anunció que desde el día 30 de junio ya no operaría más la exoneración del IVA a la carne de ave, carne de cerdo con hueso, carne ovina y carne de conejo. En ese entonces, el mismo Pereyra envió un comunicado expresando su preocupación ante este hecho, en el que señalaba que la decisión de la DGI con la realidad que vive la avicultura “pega en la línea de flotación del sector”.

Publicidad

Más de cuatro semanas después de instaurada la medida tributaria, el líder gremial señaló que “la situación hará subir más el precio de la carne de pollo, por encima de $66 por kilo (US$2.31), y que el sector façonero será el más perjudicado, ya que se producirá una merma en las contrataciones, porque los consumidores comprarán menos por efecto de la suba de precios”.
Ante esta situación, el presidente de la Afpu indicó que ya solicitó al gobierno que la carne aviar sea incluida en el llamado “acuerdo de precios”, realizado entre el Poder Ejecutivo y representantes del sector industrial y del comercio mayorista y minorista para mitigar la inflación. En 2014, la ingesta per cápita de pollo en esta nación fue de 20.1 kg, cifra que representa el 20 por ciento de todas las carnes consumidas por los uruguayos.