En la foto: Las casas genéticas apuntan a una producción de 500 huevos en un ciclo de postura en ponedoras comerciales.

La selección genética en el transcurso de los últimos 70 años ha sido testigo de mejoramientos sustanciales en el desempeño de las gallinas ponedoras. En particular, los efectos combinados de una mayor producción de huevos, reducción del peso corporal y menores requerimientos de mantenimiento han ocasionado mejoras importantes en la eficiencia de la conversión alimenticia. 

Es muy probable que, conforme la producción de huevo se acerque al umbral biológico de 365 huevos al año, se desaceleren las tasas de eficiencia alimenticia. En el transcurso de la última década ha cambiado el énfasis en la selección para satisfacer ciertos mercados específicos, debido a la cambiante industria mundial del huevo. La capacidad de adaptación de la gallina a diversos ambientes, al tiempo que mantiene una buena salud, desempeña un importante papel en los programas de mejoramiento genético. Hoy en día, las ponedoras comerciales deben ser capaces de hacer frente a una gran variedad de condiciones de campo y sistemas de manejo, tales como las jaulas de alta densidad, casetas o galpones abiertos o de criarse en libertad.

Mejoramiento genético para 500 huevos

Las casas genéticas apuntan a una vida de producción de 500 huevos en un ciclo de postura en sus ponedoras comerciales. De esta forma, la viabilidad general, que incluye a la longevidad, es un componente importante de las parvadas productivas. 

Para apoyar el potencial genético de las gallinas de 500 huevos en un ciclo de postura, es necesario aumentar su consumo de alimento del final del período de crianza hacia el pico de producción, en un corto tiempo. Durante este período, el ave no sólo se ajusta a su nuevo ambiente, sino que debe consumir suficiente energía y nutrientes para el desarrollo del peso corporal y para que alcance el pico alto de producción de huevos. Una parvada uniforme es de primordial importancia al brindar dietas equilibradas para poder optimizar el potencial genético de las aves. Por lo que, un paso importante hacia el logro de los 500 huevos es un buen manejo de la parvada de pollonas.

  Es muy probable que, conforme la producción de huevo se acerque al umbral biológico de 365 huevos al año, se desaceleren las tasas de eficiencia alimenticia.

 

 

 

 

 

 

Publicidad

Consumo de alimento

El consumo de alimento es la respuesta de comportamiento al impulso homeostático, que se activa por el desequilibrio del estado metabólico del ave. Los criterios más comúnmente usados para la eficiencia alimenticia en gallinas de postura son: consumo diario de alimento por gallina, consumo de alimento por huevo, conversión alimenticia (kg de alimento por kg de masa de huevo) e ingreso por huevo menos el costo del alimento. El aumento de la producción de huevo y/o la reducción del peso corporal va a conducir a una mejor eficiencia de la producción de huevos. 

El enfoque está en el aumento de la producción de huevo en cuanto al número y a la masa, no por la reducción del peso corporal de las aves. Una mayor reducción en el peso corporal de las aves llevará a aves más eficientes, ya que se requeriría menos alimento para el crecimiento y el mantenimiento de las mismas. Pero las aves con algo de reservas corporales pueden hacer frente mejor a las fluctuaciones ambientales y a los desafío de enfermedades, por ejemplo, la producción máxima de huevo por ave requiere de un peso corporal óptimo específico de le estirpe. Al seleccionar las aves, se toma en cuenta lo anteriormente dicho, ya que la meta del mejoramiento genético es producir aves con más eficiencia alimenticia en cada nueva generación y garantizar que se adapten y crezcan bien, que se mantengan sanas, que sean fáciles de manejar y que muestren un desempeño de producción en un nivel óptimo.

Los registros de consumo individual de alimento mejoran la selección en cuanto a la eficiencia de la producción de huevos. Para el consumo de alimento, la heredabilidad se encuentra en el intervalo de 0.25 a 0.45, mientras que en la conversión alimenticia está entre 0.20 y 0.40. Como parte del programa de mejoramiento genético, medimos el consumo de alimento, la producción de huevo y el peso del huevo de manera individual en todas nuestras líneas genéticas. Al medir todas estas características, hemos podido seleccionar directamente hacia aves más eficientes. El objetivo del mejoramiento genético de ponedoras comerciales es maximizar los ingresos por huevos comparado con el costo del alimento balanceado, al tiempo que no se pone en riesgo la salud y el bienestar de la gallina.

Ganancia de peso corporal

Un desarrollo indeseado en las gallinas de postura es la ganancia de peso corporal después del período del pico de producción del ave. Esta ganancia de peso corporal está compuesta principalmente de lípidos, lo que significa que hay una baja variación en el contenido de energía y por lo tanto en energía que se requiere para la ganancia. Como parte del programa de selección, también se mide el peso corporal individual de las aves después de 90 semanas de edad. La meta es mantener cerca de cero la ganancia de peso corporal del período del pico al final de la postura, por lo que de esta forma, el ave utiliza la energía bruta del alimento de forma más eficiente para el mantenimiento de una sana condición corporal y producción de huevo.

La meta es mantener cerca de cero la ganancia de peso corporal del período del pico al final de la postura.

 

 

 

 

Desarrollos futuros

Se espera que la mayor contribución a las mejoras futuras en la eficiencia de la conversión alimenticia provenga de la mayor producción de huevos, por ejemplo, una persistencia más larga, sin ignorar la salud y bienestar de las gallinas. Existen importantes diferencias entre las líneas genéticas y por lo tanto una variación clara entre las cruzas comerciales. Cada productor de ponedoras tiene sus propias necesidades, en función del sistema, manejo y clima.