Cuatro gremios agroindustriales colombianos, entre los que se encontraba la Federación Nacional de Avicultores (Fenavi), solicitaron el mes pasado al gobierno de este país andino que ampliara el contingente de maíz amarillo duro importado desde los Estados Unidos, dentro del marco del tratado de libre comercio que vincula ambas naciones desde mayo de 2012.

Según este acuerdo comercial, cada año entrarían sin arancel al país 2.4 millones de toneladas de este cereal procedente del gigante norteamericano. Luego de este cupo, las importaciones deberán pagar un impuesto del 16.7 por ciento. Andrés Valencia, presidente ejecutivo de Fenavi Colombia, anunció en julio que este primer contingente ya había sido agotado. Se calcula que cada año, la agroindustria y la manufactura colombiana de alimentos importan más de 4.8 millones de toneladas del grano.

“El país produce solamente 1.1 millones de toneladas de este maíz, con una ineficiencia que lo hace más costoso que el cereal importado. Entonces tenemos un déficit de casi cuatro millones de toneladas y si nos toca importar fuera del contingente autorizado para Estados Unidos, debemos pagar un arancel del 16.7 por ciento, y si lo traemos desde Argentina o Brasil, el impuesto es más del doble. Por eso dijimos meses atrás que esos sobrecostos no nos hacen competitivos, sumados a la devaluación que nos encareció los gastos en casi 40 por ciento”, recordó Valencia.

Publicidad

Esta situación hizo que los mayores costos de producción fueran trasladados al consumidor final vía precios. El Banco de la República (central) informó ayer que la inflación en septiembre alcanzó un 0.72 por ciento, jalonada por el rubro de alimentos, más del doble de lo esperado por el mercado, con lo que el indicador de los últimos 12 meses acumuló un 5.35 por ciento, lejos de la meta de 2 a 4 por ciento.

Esta situación llevó a la petición de ampliar el contingente de maíz amarillo norteamericano sin arancel, solicitud que fue aprobada hoy por el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural. El titular de este despacho, Aurelio Iragorri, señaló a Reuters que autoriza “la importación de otros 2.5 millones de toneladas de maíz. Esperamos que esta decisión le permita al consumidor final una reducción del costo del pollo, los huevos o la carne de cerdo”.