Colombia está sufriendo los embates del fenómeno climático de El Niño, que está provocando sequías e incendios forestales en el país y cuya intensidad pasó de una fase moderada a una fuerte y se intensificará en los próximos meses, según lo reportado por el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales de Colombia (Ideam).

“La fuerte ola de calor está provocando escasez de agua, situación que comenzó a afectar la producción de huevos y pollo en Santander”, reportó por su parte la cadena radial Caracol, emisora que recogió la opinión de miembros del capítulo santandereano de la Federación Nacional de Avicultores de Colombia (Fenavi), “quienes confirmaron la muerte de miles de aves como consecuencia de las altas temperaturas que se presentan en algunos municipios donde están localizados los galpones”.

Publicidad

Ricardo Rueda, integrante de la junta directiva de Fenavi en el departamento de Santander (oriente del país), declaró a Caracol que la falta de agua en los galpones es causa de muerte de las aves ponedoras y de engorde. “La zona más afectada por esta fuerte sequía está en el Magdalena Medio, donde las temperaturas llegan a los 40 grados centígrados”. Esta región santandereana tiene como ciudad principal al puerto fluvial de Barrancabermeja.

El dirigente gremial agregó que la falta de agua, el calor y el alza del dólar dispararon en conjunto “los precios de los alimentos que más consumen los colombianos, como lo son el huevo y el pollo”. Rueda explicó que este fenómeno, junto a la devaluación y los sobrecostos en los insumos, afectan al consumidor pues en “la tienda de la esquina se compran apenas tres huevos con un billete de mil pesos (0.32 centavos de dólar); la libra de pollo hoy está entre 6,000 y 7,000 pesos (alrededor de US$ 2.5) en las plazas de mercado”.