Los fuertes cambios en la influenza aviar plantean una mayor amenaza al bienestar animal, la economía global y la salud humana. Esta fue la conclusión más importante de una presentación dada a los expertos líderes del mundo en el 3er Global Risk Forum sobre salud pública y animal en Davos ayer por Marcelo Paniago, Director Global de Servicios Veterinarios en Aves de Ceva Santé Animale.

El Sr. Paniago dijo: "La influenza aviar ha cambiado de manera espectacular en los últimos años. Hasta la fecha, 2015 ha sido testigo de 309 brotes individuales de influenza aviar notificados a la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE), lo cual representa un sorprendente 147 por ciento de aumento de los brotes notificados en 2014. El 75 por ciento de las enfermedades infecciosas que surgen en humanos, de las cuales la influenza aviar es una de ellas, proviene de los animales".

Este aumento en brotes ha dado como resultado un aumento en los costos para los gobiernos y la industria, además de que tiene un importante impacto en el bienestar animal. En uno de los brotes grandes de la cepa H5N7 en Holanda en 2003, se manejaron alrededor de 255 incidentes separados, en los que se descartaron 30 millones de aves a un costo de 500 millones de euros. Hubo 86 casos de infecciones en humanos, con una muerte de un veterinario que había visitado una granja infectada. En el último brote en Holanda en 2014, de la cepa H5N8, se descartaron 345,000 aves a un costo de 56 millones de euros. En el mismo año, hubo brotes con diferentes cepas en varios países europeos, así como en Japón, China y Corea del Sur.

En EUA durante los últimos seis meses, se han destruido aves (ponedoras y pavos) debido a la influenza aviar, además de que se diseminó la enfermedad en 15 estados. Ha sido la peor epidemia de influenza aviar altamente patógena (IAAP) en EUA y a pesar de que parece que el brote está bajo control, hay temores de que pudiera reaparecer en ese país este otoño, después de los brotes en 31 países que ya ha habido este año. El descarte masivo, que el USDA ha calculado en más de $500 millones presentó verdaderos desafíos en términos de encontrar suficientes rellenos sanitarios para meter el enorme volumen de canales infectadas, lo cual presentó problemas adicionales al trabajar con las comunidades locales.

Publicidad

Los datos presentados en la Cumbre mostraron que la enfermedad está inducida por más tipos de virus y que se detecta en más países que antes, pero hay nuevas esperanzas de poder controlarla.

"Los virus más recientes están mejor adaptados a las poblaciones de aves acuáticas silvestres y pueden transportarse a mayores distancias, pues estas aves siguen las rutas migratorias. El riesgo es mucho mayor que antes, de tal manera que es el momento correcto de olvidar los viejos dogmas y adaptarse a esta nueva situación. Se ha desarrollado una nueva vacuna vectorizada, que supera la mayoría de las objeciones previas de usar la vacunación, lo cual significa que ya no se le puede hacer a un lado, sino que necesita considerarse como una parte esencial de la estrategia One Health para proteger a la industria avícola y a comunidades más amplias contra posibles pérdidas enormes, clínicas y económicas", explicó el Sr. Paniago.

El trabajo realizado en Holanda demuestra cómo cada vez más se vincula la diseminación de la influenza aviar entre continentes a las aves acuáticas migratorias. La influenza aviar afecta a las aves acuáticas silvestres, pero las cepas tales como la H5N8 y la H5N2, que fueron la fuente del brote de EUA este año, tardan mucho más en impactar a las aves acuáticas, lo que significa que las aves infectadas pueden portar los virus por distancias más largas, y por lo tanto más adentro de Europa y a lo largo de EUA. Se cree que el brote de H5N8 de 2014 en Holanda empezó con el hecho de que la enfermedad se transfirió a poblaciones de patos nativos mediante ánades. Las aves silvestres acuáticas utilizan las rutas migratorias que coinciden ampliamente en "zonas de mezclado" en el norte de Eurasia durante la temporada de reproducción, en la cual otras aves que migran al sur en Europa en el otoño e invierno recogen las cepas.

Andre Steentjes, veterinario avícola y miembro de Grupo de Estudio Veterinario Avícola de la UE añadió: "Lo más importante en términos de controlar la influenza aviar es tener en funciones un sistema rápido de aviso. Al estar la opinión pública cada vez más a favor de mantener a las aves al aire libre para cumplir su deseo de tener huevos de aves en libertad y pollos orgánicos, significa que es más difícil controlar la diseminación de la enfermedad. Esto se debe a que no siempre se puede controlar a las parvadas de aves de producción que se mezclen con aves silvestres infectadas. En este caso, tienen que renovarse nuestras medidas preventivas, de las cuales es clave la vacunación".