La Agencia Iberoamericana para la Difusión de la Ciencia y la Tecnología destacó la patente obtenida por la empresa mexicana Biotectra para su plataforma tecnológica, la cual es capaz de extraer nutrientes de residuos orgánicos de origen alimenticio y transformarlos en un ingrediente principal para la nutrición de ganado. “Utiliza productos ricos en proteínas, como sobrantes de embutidos de pavo o pollo, lácteos, frutas y pastas, generalmente provenientes de desperdicios de hoteles y restaurantes”, aseguró la agencia.

La firma, ubicada en Ciudad de México, se encarga de recoger los residuos orgánicos derivados del sector alimentario, como los desechos de cosecha, los productos caducados como leche, sopas, carne y verduras, al igual que los que no cumplen con el control de calidad y, tras un proceso microbiológico, los adiciona a los diferentes alimentos de los animales de granja. El fundador de Biotectra, Luis José Gaviño Cruz, explicó que no eliminar estos residuos representa un gran riesgo sanitario, ya que en ocasiones se utilizan sin procesamiento alguno para alimentar animales de engorde o se venden a menor precio en mercados clandestinos, situación que a la larga afecta la salud humana.

Publicidad

Con el objetivo de remediar esa situación, este médico veterinario de la Universidad Nacional Autónoma de México (Unam) desarrolló la mencionada tecnología. “El activador microbiológico que adicionamos a la mezcla de los residuos fomenta el desarrollo de bacterias y hongos acidófilos, los cuales promueven un ambiente saludable en el intestino del animal y refuerzan su sistema inmunológico; llevan el pH al nivel adecuado a fin de destruir los virus y bacterias que dañan a los animales de granja”.

El fundador de Biotectra añadió que “seguimos mejorando nuestros procesos y creemos que en poco tiempo reduciremos el ciclo a 72 horas, desde la recepción de los residuos hasta la producción del aditivo para ganado. Con esta propuesta se puede reducir el costo de producción de alimento para ganado entre 30 por ciento y 50 por ciento, dependiendo del tipo de residuo y del animal al que se va a alimentar”.