Para Carlos Lozano, gerente general de Huevos Santa Reyes, “el secreto para nuestro crecimiento corporativo ha sido entender las tendencias de los consumidores”, de acuerdo con sus impresiones entregadas al diario económico Portafolio con motivo del lanzamiento y mejoramiento de sus ovoproductos.

Esta empresa bogotana, fundada en 1970, produce hoy más de 700,000 huevos diarios, para una producción anual de 252 millones de unidades. “Nuestras ventas totales a fin de año serán de 70,000 millones de pesos (cerca de 23.4 millones de dólares), lo que representa un 12 por ciento más que la vigencia pasada. Nuestra megameta para 2017 es cubrir el mercado nacional; convertirnos en una marca para todo el país y no solamente para Bogotá y el centro del país”, explicó Lozano.

Dentro de sus nuevos lanzamientos, la compañía presentó Santa Reyes Free, “un producto que responde a las necesidades de practicidad de nuestros clientes y consiste en claras de huevo pasteurizadas”. El directivo agregó que “reformulamos nuestros huevos con omega 3 y tras dos años de investigación, le hemos contrarrestado el sabor a pescado que detectaban los consumidores”. La oferta de valor agregado de Huevos Santa Reyes comprende cuatro líneas de productos: De la granja, Ovoproductos, Saludables y otra de subproductos como la gallina y los abonos orgánicos.

Publicidad

Carlos Lozano destacó también la reciente inversión de 10,000 millones de pesos (3.3 millones de dólares) en varias de sus granjas centradas en otros nuevos productos bajo la marca ‘Gallina Feliz’, que corresponde a productos naturales, “producidos por aves que se alimentan por productos vegetales sin aditivos, atendiendo las preferencias por los productos verdes”. Como parte de la estrategia integral de Huevo Santa Reyes está el montaje de tiendas propias especializadas, llamadas ‘Granjas Rojas’, de las cuales ya funcionan cuatro y se esperan nuevas aperturas en el año 2016.

En cuanto a la difícil coyuntura cambiaria que atraviesa el sector avícola colombianao, el gerente general de Santa Reyes expresó que “la evolución del negocio avícola y la demanda de un consumidor interesado en la innovación han acelerado la modernización de nuestra compañía y de varias industrias colegas. La eficiencia operacional ha sido central para afrontar la devaluación que se refleja en costos más altos en las materias primas importadas”.