En la foto: Los aditivos fitogénicos de alimentos balanceados comprenden una amplia gama de plantas, como las hierbas, especias y aceites esenciales vegetales y oleorresinas. Foto cortesía de Delacon Biotechnik GmbH.

Cuando se habla de aditivos de alimentos balanceados, como por ejemplo, extractos vegetales, enzimas, probióticos y prebióticos, ácidos orgánicos y muchos otros, la industria de la producción animal está inundada de numerosas opciones, que no sólo promueven el desempeño de los animales y mejoran la rentabilidad, sino que mejoran la calidad del alimento y de los productos derivados de los animales. En este contexto, se prevé que los aditivos de alimentos balanceados fitógenos o fitogénicos (que significa, derivados de plantas) tengan un futuro promisorio en la nutrición animal, debido a su amplia gama de eficacias y a sus efectos sobre la sustentabilidad e inocuidad.

La creciente resistencia de las bacterias, que surge de niveles subterapéuticos de antibióticos promotores del crecimiento suplementados continuamente en la alimentación animal, hizo que la Unión Europea impusiera en última instancia en 2006 una prohibición del uso de antibióticos en la nutrición animal, que seguirán otros países en todo el mundo. Para finales de 2016, también en EUA entrará en vigor la prohibición de los antibióticos promotores del crecimiento. En consecuencia, los aditivos alternativos de alimentos balanceados se encuentran en el centro de una mayor atención entre científicos, nutricionistas, fabricantes de alimentos balanceados y productores.

Fitogénicos: comprobados por siglos

El uso de plantas y sus compuestos cuenta con una larga historia en la nutrición y medicina humana, pues se han usado como sabores, conservadores de alimentos y plantas medicinales. Los aditivos fitogénicos de alimentos balanceados comprenden una amplia gama de plantas, como las hierbas, especias y aceites esenciales vegetales (extractos hidrodestilados de compuestos vegetales volátiles, principalmente hidrocarburos que contienen la mayoría de las sustancias activas de la planta) y oleorresinas (extractos basados en disolventes no acuosos).

En la composición química de los aditivos fitogénicos subyace una cierta variación debido a sus ingredientes y a otros factores que influyen, tales como el clima, ubicación, cosecha, fase y condiciones de almacenamiento, lo cual explica las diferencias en eficacia entre los productos que hay en el mercado. Sin embargo, debe comprenderse que no todos los aditivos fitogénicos que hay en el mercado se basan en ingredientes vegetales completamente naturales, sino que pueden tener también compuestos sintéticos idénticos a los naturales.

Los estudios en aves indican una mejor utilización de nutrientes con una ganancia de peso corporal similar con menor consumo de alimento. Foto cortesía de Delacon Biotechnik GmbH.

La 'norma científica de oro' en la industria de alimentos balanceados

Los fitogénicos muestran una gama de actividades en la nutrición animal más amplia que las sustancias sintéticas. Esta ventaja se basa en los efectos sinérgicos de todos los agentes de las plantas. Esta sinergia natural, en conjunto con la sustentabilidad e inocuidad, es lo que hace de los fitogénicos una plataforma de soluciones de primera en la nutrición animal.

Al estar completamente basado en componentes fitogénicos y no sólo en principios activos idénticos a los naturales, hasta ahora, solamente un aditivo que es 100 por ciento de origen vegetal ha recibido el registro zootécnico de la Unión Europea. Se considera como la "norma de oro" científica en la industria de alimentos balanceados, porque en el transcurso de los estrictos procesos de aprobación, la Autoridad Europea de Inocuidad Alimentaria (EFSA) ha confirmado oficialmente no sólo la inocuidad, sino también los efectos del mejoramiento del desempeño como "promotor natural del crecimiento" del producto.

Los fitogénicos muestran una amplia gama de posibles beneficios, todos los cuales se dirigen al mejoramiento del desempeño de los animales. A continuación enumeramos los siete beneficios comprobados que tienen.

1. Estimulación sensorial y palatabilidad

Se ha comprobado que muchos aceites esenciales, hierbas aromáticas y especias mejoran las propiedades sensoriales de dietas de lechones y se utilizan para mejorar la palatabilidad de los alimentos. 

2. Mayor actividad enzimática en el tubo intestinal

Hay numerosas hierbas y especias que han mostrado que aumentan la producción de enzimas pancreáticas y la secreción biliar en el tubo intestinal. Por ejemplo, la curcumina, piperina, gengibre y capsaicina claramente estimulan la producción de enzimas pancreáticas, mientras que el fenogreco, mostaza, comino y cilantro estimulan la producción de bilis. Una mayor producción de enzimas mejora la tasa de digestión del alimento y por lo tanto, su valor nutricional.

Publicidad

3. Mejor utilización de los nutrientes

Aparte de una mejor digestibilidad de nutrientes, los datos de los estudios de lechones y pollos de engorde indican una mejor utilización de nutrientes (mayor ganancia de peso corporal a consumos similares de alimento en lechones o ganancia de peso corporal similar con un menor consumo de alimento en pollos de engorde). Sin embargo, estos efectos pueden variar debido al tipo y origen de los aceites esenciales o hierbas, así como del nivel de inclusión en el alimento.

4. Efectos antioxidantes

Debido a su actividad antioxidante se han estudiado ampliamente, en especial las plantas aromáticas de la familia Labiatae, como el romero, tomillo, orégano y salvia. Esta actividad no sólo se relaciona con los compuestos fenólicos que cuentan con propiedades limpiadoras de radicales libres, sino también que los compuestos no fenólicos pueden mostrar actividad antioxidante considerable al mejorar la expresión de los genes de las enzimas antioxidantes. Estos efectos antioxidantes protegen al organismo a nivel celular y tisular, en especial durante condiciones de estrés como el destete, reasignación, cambios de alimento, mala ventilación y condiciones de estrés por calor. Además, se ha informado que hay efectos positivos de la suplementación de la dieta con orégano, romero y salvia sobre la vida de anaquel de la carne de cerdo y de pollo, así como de los huevos.

5. Efectos antibacterianos

De acuerdo con algunos estudios, los extractos de hierbas y especias ejercen una evidente actividad antibacteriana contra los patógenos de origen alimentario. Sin embargo, para poder contar con estos efectos antibacterianos en aves y cerdos, por lo general son demasiado altos los niveles mínimos de inclusión en la dieta, como para que sean económicamente factibles. De todas maneras, los niveles que se necesitan para inhibir la expresión de factores de virulencia de las bacterias patógenas (inhibición de percepción de quórum) son mucho más bajos y han mostrado ser un campo prometedor de aplicación.

6. Efectos sobre la mucosa intestinal

Varios estudios han indicado efectos positivos sobre la morfología intestinal de aves y cerdos, pues han notificado que hay una mayor proporción de vellosidades a criptas después de alimentar fitogénicos de timol y cinamaldehído en cerdos destetados. En pollos de engorde se ha observado una mayor resistencia eléctrica transepitelial de la mucosa duodenal cuando se alimenta a las aves con dietas suplementadas con timol. Además, las sustancias picantes como la pimienta negra, los chiles (o ajíes) y el ajo mejoran el flujo sanguíneo, lo cual puede reducir el impacto adverso de la isquemia del sistema gastrointestinal sobre la integridad intestinal.

7. El éxito de las plantas no es por casualidad

La mayor presión en términos de la inocuidad alimentaria, las crecientes preocupaciones por la salud animal y la protección del ambiente, los mayores costos de los alimentos balanceados, la mayor resistencia a los antibióticos, las fuertes tendencias globales para reducir los antibióticos promotores del crecimiento, son todos factores que explican por qué los fitogénicos se perciben entre las plataformas de solución más importantes en la nutrición animal en el futuro cercano. Debido a su contenido de una infinita variedad de ingredientes activos, las sustancias fitogénicas representan una de las clases más interesantes e importantes de los actuales y futuros aditivos de alimentos balanceados.

Las referencias se pueden solicitar directamente a los autores.