“Pese a su gran potencial, hoy Misiones no es una gran productora de pollo; está en proceso de afianzar la actividad. En la provincia hay una industria que faena entre cuatro y cinco mil kilos de pollo por día”, señaló César Berger, subsecretario de Desarrollo y Producción Animal del Ministerio del Agro y la Producción de Argentina, al telenoticiero Noticias El 6.

La empresa mencionada por el funcionario es Tourne & Tourne que comercializa bajo la marca Pollos Aurora, en el Mercado Concentrador de Posadas y supermercados de la provincia. “Está trabajando muy bien en la producción, son pollos misioneros muy aceptables. Están teniendo una productividad muy importante. Son productores que fueron asistidos con créditos del Proalimentos (fondo público de fomento)”, agregó.

Dicha planta de faena y los productores están ubicados en Colonia Aurora y 25 de Mayo. Todo el proceso se desarrolla en la provincia, desde el plantel de reproductoras hasta la faena. La planta incubadora está en una chacra (finca) de diez hectáreas en Profundidad, donde se obtienen los pollitos bebés, de genética Ross. De allí son llevados a Colonia Aurora y 25 de Mayo para entregar a unos 50 productores, que se encargan del engorde. Las unidades productivas están distribuidas en un rango de 50 km alrededor de la planta procesadora de alimentos balanceados y faena.

Publicidad

Otra unidad que vende pollo desde hace seis años es el frigorífico avícola El Triunfo, de San Vicente. En un principio abastecía la zona y ciudades vecinas, hace dos años y medio llegó a la capital provincial, con un puesto en el Mercado Concentrador. El abastecimiento de materia prima proviene de cien galpones donde se crían hasta 300 aves, como máximo, en cada uno. “También fueron asistidos con el Proalimentos para incrementar el número de galpones”, dijo Berger.

Por último, en el norte de la provincia se encuentra la Cooperativa de Trabajo Integral de Wanda que construye un frigorífico avícola con fondos del Prová Industria del Ministerio del Agro y la Producción. “La idea es recibir en la planta el pollo parrillero vivo, porque la mayoría de los colonos –dedicados a la actividad tabacalera- quiere criar pollos pero que sean faenados en el frigorífico. Si bien, por ahora, son pocas las industrias avícolas instaladas en la provincia, se promueve la actividad y al mismo tiempo –desde la provincia- se invierte recursos para desarrollar las plantas frigoríficas”.