Tomás Ramos López, presidente de la venezolana Federación de Industriales de la Panificación y Afines (Fevipan), criticó en el diario caraqueño El Nacional la regulación oficial del precio del huevo, ordenada semanas atrás por el Gobierno bolivariano. “Poner a la fuerza el precio del cartón de huevos a 420 bolívares, sin consultar con el sector avícola, no traerá nada bueno; ningún empresario va a producir para tener que vender por debajo de sus costos y perder plata”, comentó.

El dirigente añadió que las 10,000 panaderías que agrupa el gremio consumen 1.1 millones de cajas de huevos mensuales, equivalentes a 14 millones de cajas al año y representa entre 15 por ciento y 20 por ciento de la producción avícola. Cada caja contiene 12 cartones, con 30 huevos cada uno de ellos. En total, el nivel de consumo por parte de este sector supera los 5,000 millones de unidades anuales.

“Tratamos de abastecer el mercado de acuerdo con las materias primas disponibles. Sin embargo, los huevos son un ingrediente indispensable en todos nuestros productos de pastelería, dulcería, panes salados y pan de jamón. La regulación en el precio del huevo impide que se incremente la producción. No se pueden tomar decisiones compulsivas sin consultar a las partes involucradas”, dijo.

Publicidad

Ramos indicó además que ya han padecido dificultades para producir por falta de trigo y ahora se le suma “este otro inconveniente. Esperamos poder reajustar el precio para que no haya escasez del producto”. Otra fuente vinculada al sector señaló que “hace un año el precio de un huevo estaba en 4.5 bolívares y antes de la regulación era de 33 bolívares, lo que equivale a un alza de 633 por ciento. Sin embargo, las consecuencias de la nueva normativa será escasez y aumento de precio. Sí habrá huevos, pero los venderán 4 veces más caros”, alertó.

Finalmente, Ramos López aseguró que la única manera de mejorar el abastecimiento de alimentos, incluyendo los huevos, es produciendo más. “Nos preocupa que se cierre el diálogo con el gobierno, que no haya confianza y no se puedan coordinar políticas para aumentar la producción”.