Andrés Valencia Pinzón, presidente ejecutivo de la Federación Nacional de Avicultores de Colombia (Fenavi), aseguró a la cadena radial Caracol que “sabemos de buena fuente que la Comisión de Expertos definida por el gobierno para proponer el contenido de la próxima reforma tributaria de 2016, recomendará que se saquen los huevos y la carne de pollo de la lista de alimentos y productos exentos del Impuesto al Valor Agregado (IVA), cosa que consideramos fatal para la industria y para las familias colombianas”.

El dirigente gremial recordó que es una vieja aspiración del gobierno suprimir las exenciones de IVA a los alimentos de primera necesidad y aumentar el porcentaje del gravamen, que hoy cuenta con una tarifa general del 15 por ciento. “Cada punto en que se sube el IVA le representaría al gobierno 4 billones de pesos al año (US$1,330 millones), y eso a pesar de que la evasión de este impuesto se calcula entre 30 y 40 por ciento”, explicó.

De ser ciertos estos rumores y de pasar esa iniciativa en el Congreso de la República el próximo año, “la inflación se dispararía y la situación del sector avícola se vería aún más afectada, pues estamos sufriendo sobrecostos del 40 por ciento a raíz de la devaluación del dólar, que tal vez llegue a 3,500 pesos, casi mil pesos más de lo que valía hace menos de un año”.

Publicidad

Según estimativos de Fenavi Colombia, la compra de granos para las aves representa el 70 por ciento de los costos de producción para los avicultores colombianos, que dependen exclusivamente de materia prima importada pagada en dólares. “El dólar caro y el fenómeno de El Niño ya hicieron que tuviéramos que subir los precios al consumidor final. Al cierre de este año, por culpa de estos dos temas, el precio del huevo al detal tuvo un incremento del 6 por ciento. Para la carne de pollo, el alza fue del 7.5 por ciento”.

Pese a la difícil situación, Valencia informó que este año “la producción tendrá un crecimiento promedio de 5 por ciento hasta llegar a 2.1 millones de toneladas, explicado en 12.142 millones de huevos (5.3 por ciento más alto que en 2014) y 1.4 millones de toneladas de pollo (4.8 por ciento de variación). Además, en 2015 logramos un récord en encasetamiento de aves con 37 millones de ponedoras y 730 millones de pollos para engorde. Lo anterior es resultado del incremento en la demanda del mercado. El consumo per cápita promedio es de 30.4 kilos de pollo y 252 unidades de huevos. Casi se ha duplicado con respecto a hace una década”.