El departamento de Santander en Colombia es responsable del 25 por ciento de la producción avícola colombiana, y para seguir creciendo le apunta a incrementar su operación en la provincia de Mares, una de las seis en que se divide administrativamente esta región oriental, con municipios como Puerto Wilches, Sabana de Torres, Zapatoca y Barrancabermeja (segunda ciudad santandereana).

Estas localidades cuentan con puertos sobre el río Magdalena o están ubicadas muy cerca de la principal arteria fluvial del país, cuyo cauce, en los tramos medio y bajo, viene siendo intervenido a instancias del Gobierno nacional para mejorar su navegabilidad. “Si estamos a la orilla del río, que en poco tiempo podrá recibir más barcazas de carga que irán y vendrán desde Barranquilla, podremos bajar los costos de transporte de materias primas y estaríamos más cerca de exportar en un futuro. Hoy, la mayoría de nuestra producción se da en la provincia de Soto, cercana a la capital Bucaramanga, más o menos a 135 km de nuestra ribera sobre el Magdalena”, dijo a Industria Avícola Marta Ruth Velásquez Quintero, directora ejecutiva de la seccional santandereana de la Federación Nacional de Avicultores de Colombia (Fenavi).

Reducción de costos

La dieta de las aves la componen el maíz amarillo duro (50 por ciento), torta de soya (20 por ciento), fríjol soya (5 por ciento), así como otros productos de molinería (25 por ciento). De los 3.5 millones de toneladas de maíz amarillo que importa el país, 800,000 toneladas se destinan para las granjas de Santander. Anualmente se procesan allí 1.4 millones de toneladas de materias primas para alimento concentrado.

Según datos de Fenavi, esa carga la mueven 133 tractocamiones que diariamente llegan a las plantas procesadoras de alimentos. Lo anterior significa que en un año se emplean 48,545 tractocamiones que vienen cargados desde los puertos marítimos en el Caribe, costos que se podrían reducir drásticamente utilizando barcazas de carga sobre el río Magdalena.

1602IAsantander

"Si estamos a la orilla del río, podremos bajar los costos de transporte de materias primas y estaríamos más cerca de exportar en un futuro", dice Marta Ruth Velásquez Quintero, directora ejecutiva de la seccional santandereana de la Federación Nacional de Avicultores de Colombia (Fenavi).

Publicidad

Producción avícola santandereana

“Cada segundo, los avicultores de Santander producen 10.8 kg de carne pollo y 92.5 huevos. Al final del mes se tienen 28,000 toneladas de pechugas, pierna pernil, rabadillas, mollejas y patas, entre otros; y 240 millones de huevos. Esa cifra redonda implica una producción anual de 340,000 toneladas de carne de pollo y 2,900 millones de huevos. Y como si fuera poco, de los Col$8.5 billones (US$2,800 millones) que vale la producción de la avicultura nacional, Col$2.12 billones (US$700 millones) los aportan las granjas avícolas de Santander, ya que el departamento es el dueño del 25 por ciento de la producción nacional”, explicó la dirigente gremial.

De acuerdo con Velásquez, en 1995 se llevaban a los galpones para producción de huevos 385,000 pollitas y en el 2015 esa cifra es de 721,000. El crecimiento es del 89 por ciento. Y para la producción de pollo, hace 20 años, se encasetaban 7.5 millones de pollitos para engorde; actualmente esa cifra llega a los 16.5 millones, lo que representa un incremento del 120 por ciento. “También generamos más de 40,000 empleos directos y 70,000 indirectos”, aseguró.

La avicultura de Santander la componen 1,026 granjas, de las cuales 598 se dedican al engorde de pollo, 385 tiene gallinas ponedoras y 43 son productoras de genética. El consumo per cápita en Colombia para el 2014 fue de 242 huevos y 29.3 kg de pollo. “El sector quiere llegar a los 252 huevos y 30 kilos de pollo, meta que se puede cumplir al cierre de 2015”, proyectó Martha Velásquez.