Publicidad

News and analysis on the global poultry
and animal feed industries.
Latin America / Mercados y negocios / Nutrición y fabricación de alimentos balanceados
Maíz amarillo.
Foto: Austin Alonzo
18 de abril de 2016

Peligra avicultura brasileña por escasez de maíz

Las exportaciones de maíz dejan sector de proteínas en alerta, al tiempo que la ABPA dice que Brasil debe realizar un seguimiento de los contratos de ventas futuras del grano.

El presidente ejecutivo de la Associação Brasileira de Proteína Animal (ABPA), Francisco Turra, resaltó la preocupación del sector productivo por la escasez de maíz en Brasil, mientras que siguen altos los embarques a otros países, lo cual reduce la capacidad de abastecimiento del mercado interno.

Turra destaca, en especial, el flujo de granos que abastece a la avicultura y porcicultura de Estados Unidos, a pesar de las buenas cosechas y de la gran oferta existente en los silos de aquel país.  De acuerdo con la información del Departamento de Agricultura de EUA (USDA) que ha circulado en la prensa internacional, el país importará 1.27 millones de toneladas de maíz, volumen 56 por ciento superior al registrado en la cosecha anterior.  Los países de Suramérica serán los grandes proveedores.

“El panorama del tipo de cambio tornó atractivo importar maíz de Brasil y de Argentina.  Tenemos una hermosa cosecha a la vista, pero el escape del insumo se está transformando en un problema grave para nuestro sector. Mientras enfrentamos escasez aquí, vemos situaciones como la de EUA, que es el gran competidor internacional de Brasil en las exportaciones de carne de pollo, que pasa por una súper oferta en sus silos. Esto, al mismo tiempo en que aumentan las importaciones del grano producido en el campo brasileño, con protestas de los productores americanos del cereal. Por este motivo, las medidas que faciliten nuestro acceso a los insumos se tornan de emergencia”, explica el presidente de la ABPA.

Turra destaca el esfuerzo realizado por la ministra Kátia Abreu para disminuir el impacto sufrido por los avicultores y porcicultores en medio de este panorama, como es el caso de la propuesta elaborada por el Ministerio de Agricultura para la exonerar de los impuestos conocidos como PIS y Cofins sobre el maíz importado, propuesta que no fue aceptada por la Receita Federal, equivalente a Hacienda.

“La Ministra Kátia Abreu presentó un documento más a profundidad, que demostraba la necesidad del sector productivo de la importación exonerada, incluso en un período transitorio. Por desgracia, faltó comprensión por parte de la Receita Federal.  Esperamos ahora, que se apruebe el pedido de exoneración de la tasa del 8 por ciento de la importación de maíz que la ministra presentó a la Cámara de Comercio Exterior (Camex)”, completa Turra.

El Ministerio de Agricultura ha promovido otras acciones para equilibrar el mercado, como subastas de inventarios. 

“Desgraciadamente, el precio del maíz sigue siendo elevado. Hay miembros de la asociación que nos han contado de casos de intermediarios que entregan maíz en el puerto a R$32.00 (US$9.05) por saco para cumplir contratos anteriormente firmados de ventas a futuro, mientras que para las empresas brasileñas el precio llega a R$50.00 (US$14.14) Es el momento en que Brasil empiece a dar seguimiento de los contratos a futuro, a semejanza de lo que se hace en Estados Unidos, si se considera que es un grano estratégico para el país. Necesitamos mantener ambas cadenas en buena forma (de granos y de proteínas) para la sustentabilidad de los negocios”, alerta el presidente de la ABPA.

Comments powered by Disqus