Publicidad

News and analysis on the global poultry
and animal feed industries.
Latin America / Enfermedades y sanidad
poultry farm chicken
Jon Ng | Freeimages.com
25 de mayo de 2016

Recorte presupuestal en Colombia frenaría mejora de estatus sanitario avícola

Gremio de avicultores denuncia riesgo epidemiológico por falta de recursos oficiales destinados a la sanidad animal en este país andino.

El Instituto Colombiano de Agricultura (ICA), organismo adscrito al Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural, es la entidad técnica encargada, entre otras funciones, de velar por la conservación y mejoramiento del estatus sanitario de la producción agropecuaria en este país andino. Su gestión es valorada como vital para lograr que los alimentos colombianos de origen vegetal y animal puedan superar barreras sanitarias y llegar a nuevos y más cualificados mercados.

No obstante, a juicio de los avicultores colombianos, esa expectativa se vera una vez más aplazada por los recortes en el presupuesto del ICA que fueron ordenados por el gobierno nacional dentro de su política general de austeridad. Andrés Valencia Pinzón, presidente ejecutivo de la Federación Nacional de Avicultores de Colombia (Fenavi), publicó la denuncia en el portal oficial del gremio, asegurando, “Que la austeridad fiscal está liquidando de facto al ICA, dejando al sector agropecuario expuesto a las plagas y enfermedades y al cierre de mercados porque el estatus sanitario se debilitará”.

Fenavi, por decreto presidencial 1195 del 2 junio de 2015, es miembro con voz pero sin voto del Consejo Directivo del ICA, una vieja aspiración gremial que corrige una clara anomalía, a juicio de Valencia: “El principal sector productor de proteínas del país no tenía acceso al Consejo Directivo de la entidad que dirige sus destinos en materia de política sanitaria y no íbamos a encontrar dolientes avícolas ni en la SAC (Sociedad de Agricultores de Colombia), ni en Fedegán (Federación Nacional de Ganaderos)”, los habituales representante del sector ante el instituto.

Añadió el directivo avícola que, “Tras cumplirse casi un año de nuestra membresía, hemos sido testigos de cómo el ICA sigue teniendo un enorme sesgo ganadero en su política de sanidad animal. Cerca del 70 por ciento del presupuesto de inversión de 2016, unos 22 mil millones de pesos (US$7.2 millones), se destina a los programas de las enfermedades de los bovinos, especialmente la aftosa. Lo restante se reparte por puchos (migajas) entre las demás especies. Para el caso de la avicultura el presupuesto puede ser inferior a 900 millones de pesos ($294,084 dólares)”.

Por último, dice Valencia que el recorte efectivo para la presente vigencia llegó al 33 por ciento, “Por lo cual el sector quedará con un magro recurso que ni siquiera alcanza para pagar los viáticos de los funcionarios o el transporte de muestras hacia los laboratorios de Bogotá”.

De cara al año 2017, el panorama tampoco parece mejorar: “Las cifras preliminares muestran otro recorte del orden de 40 por ciento para ubicarlo en 64,000 millones de pesos (US$20.9 millones). Puede que aun falte un recurso y que el recorte sea menor pero la cifra es muy baja para las enormes responsabilidades del instituto”.

Comments powered by Disqus