Advertisement

News and analysis on the global poultry
and animal feed industries.
on July 21, 2009

2009 ¿otro 2006?

Todos ya hemos oído, un millón de veces, cuán mal va ser este año 2009 en términos económicos.

Todos ya hemos oído, un millón de veces, cuán mal va ser este año 2009 en términos económicos. Yo mismo soy culpable de este delito en esta revista de enfatizar lo negativo a costa de lo positivo. Y parece que ahí voy de nuevo.

El año 2006 fue muy malo para la avicultura mundial, especialmente para las empresas exportadoras, y desde mi óptica ya se han visto muchas similitudes entre lo que está pronosticado pasar en 2009 y lo que pasó en 2006. (Estoy escribiendo esto a fines del 2008, y por eso se trata de comparar lo conocido del 2006 y 2008, con lo desconocido del 2009.)

Revisemos lo que ocurrió en el 2006 para la industria avícola. Dos palabras: influenza aviar. El pánico por parte de los consumidores en Europa y Asia debido a la influenza aviar resultó en que los mercados de exportación casi se cerraran y los países exportadores tuvieran que vender sus productos a precios bajísimos internacionalmente y más que nada en sus mercados nacionales. Brasil, Estados Unidos, Argentina, Chile y México, entre otros países, estuvieron muy afectados por esta crisis.

Esta crisis, realmente no fue crisis, fue un pánico falso debido a los reportajes alarmistas en la prensa internacional. Hasta Latinoamérica sintió algunos de estos efectos.

La influenza aviar azotó al mundo a fines de 2003, cuando unos 10 países asiáticos reportaron tener influenza aviar al mismo tiempo. (Ahora sabemos que esto todo tuvo sus raíces en China en 1996, y nunca se controló). Fue en 2004 cuando este brote dio sus golpes más fuertes, pero interesantemente se mejoraron las exportaciones de pollo, debido a que Tailandia ya no podía exportar. Otros países exportadores aprovecharon de esta situación, y hasta le abrió la puerta a las exportaciones argentinas (algo que continúa con mucha fuerza).

Fue a fines del 2005 cuando comenzó la crisis del consumo de pollo por la influenza aviar, debido a que varios países en Europa y el Medio Oriente vieron no sólo la entrada de influenza a sus países a causa de las aves migratorias provenientes de Asia, sino que hasta hubo muertes humanas. Ahí comenzó el pánico, que rápidamente se tradujo en que se consumiera menos pollo, y de repente las empresas exportadoras de pollo, que habían incrementado su producción en 2005, se vieron sin mercados.

Creo que la industria fue sorprendida por la crisis, dado que la epidemia de la influenza asiática ya tenía más de un año de haberse establecido. La industria avícola no estaba preparada para los reportajes alarmistas y el cierre casi instantáneo de los mercados.

Entonces, la crisis comenzó a fines del 2005, duró hasta mediados del 2006 y luego se mejoró el mercado a fines del año y para 2007 los mercados de exportación habían regresado a sus niveles normales.

Visité varias empresas brasileñas en 2007 y hablamos de lo que pasó en 2006. En realidad no querían hablar del 2006, era un año que querían olvidar. Pero algunos empresarios me dijeron que en Brasil se aprendió una lección muy importante, que las empresas se habían vuelto más ágiles, y que la "próxima vez" la industria no se vería tan mal afectada por el problema. Esperemos que sea así.

2009

En forma parecida al 2006, la crisis del 2009 comenzó a fines del 2008 debido a la crisis financiera en Estados Unidos, que rápidamente contagió a todo el mundo y se convirtió, básicamente, en una recesión mundial. De nuevo, los reportajes alarmistas, y las realidades económicas que rápidamente se manifestaron, causaron que los consumidores dejaran de gastar mucho, y de comer pollo, especialmente en los países importadores. (Esto todavía me confunde, al ser el pollo y los huevos los productos proteínicos más baratos en el mundo).

Como en 2006, los países exportadores, que habían incrementado significativamente su producción de pollo, de repente se encontraron con menos clientes, y un excedente de producción. Por ejemplo, Brasil reportó que sus exportaciones de pollo bajaron un 3% en el mes de octubre en comparación al mes de septiembre. No obstante esta baja, en los primeros 10 meses de 2008, las exportaciones de pollo de Brasil aumentaron en un 17% comparado con 2007.

También como en la crisis del 2006, se está pronosticando que a fines del 2009 se mejore la situación y que el 2010 será un año de recuperación y crecimiento, así como lo fue el 2007.

Hasta existen dos factores algo positivos para este año: menores costos de insumos de alimentos y menor costo de energéticos. Al bajar estos dos gastos que se suman a una gran parte de los costos de producción de aves se va a reducir la presión sobre las empresas. Esto no va a solucionar los problemas de las empresas, de acuerdo a expertos en la industria, todavía se va a estar trabajando en condiciones muy difíciles, pero va a reducir la presión, y eso es muy positivo.

La actual crisis va a probar fuertemente a la industria avícola, pero así como la industria sobrevivió la crisis del 2006 y creció mucho en 2007 y 2008, se espera que la industria supere esta crisis para fines de este año, y que regrese de nuevo a sus niveles positivos de crecimiento. Quedamos en espera de cosas buenas para el 2010. IA

Comments powered by Disqus