Advertisement

News and analysis on the global poultry
and animal feed industries.
2134
Con el crecimiento rápido del pollito, la bolsa de Fabricio también tiene que crecer proporcionalmente, para poder producir los anticuerpos necesarios contra las enfermedades presentes en el campo.
on January 2, 2007

Como ganarle al Gumboro

Las pérdidas económicas por el Gumboro subclínico sobrepasan los miles de millones en todo el mundo.

En las últimas dos o tres décadas, el sector avícola del mundo ha crecido espectacularmente y sigue creciendo, para poder satisfacer la alta demanda que existe de este tipo de carne. Sin embargo, no podemos crecer con éxito, si no mantenemos un buen estado de salud. Todos los que estamos involucrados en cualquier negocio de cría de animales, sabemos bien que un animal enfermo no rinde igual que un animal sano. La única manera que uno puede mantener a las aves sanas, es a través del desarrollo adecuado del sistema inmune en un periodo muy corto, para que produzcan los anticuerpos adecuados y se proteja al ave de los desafíos constantes del campo. Si ustedes me preguntan en una escala de 1 a 10, que parte de organismo del ave tiene más importancia, definitivamente mi respuesta será 10 para el sistema inmune de ésta. Las aves con un bajo desarrollo del sistema inmune, no tienen protección adecuada al más mínimo desafío de campo; no crecen. Las pérdidas económicas silenciosas por el Gumboro subclínico en las integraciones avícolas sobrepasan los miles de millones en todo el mundo.

La clave para evitar la incidencia de síntomas de inmunodepresión es muy sencilla y uno no tiene porqué complicarse. “Basura trae basura”, ¿qué significa esto? Usted como avicultor, debe entender que no vivimos como antes, cuando teníamos la genética rústica que soportaba todo el estrés debido a la falta de un buen ambiente cómodo o una mala higiene. Los pollos modernos son tan sensibles, que no pueden resistir el más mínimo estrés, lo que baja el rendimiento económico, por más pequeño que éste sea.

El problema es que el bajo sistema inmune, en especial cuando las enfermedades son subclínicas, es más difícil de detectar y nos quitan peso, producción, conversión, y nos dan más mortalidad. La moraleja es que debemos tener el ambiente lo más limpio posible y adecuado para las aves. Es evidente que la limpieza, orden y disciplina traerán más rendimiento.

Los avicultores generalmente complicamos los conceptos más básicos de una producción limpia y en consecuencia ponemos en riesgo el desarrollo normal de la bolsa de Fabricio. Mientras pasa el tiempo, las complicaciones se agravan más, como en un callejón sin salida.

Debemos siempre pensar en el bienestar de las aves, antes de que nazcan en las fincas de reproductoras y en cómo es el desarrollo de los embriones en las máquinas. Si tenemos un pollito que tiene el sistema inmune en riesgo antes de llegar a las granjas, vamos a estar ya en problemas, porque vamos a empezar con pollito de baja calidad, en el cual va a ser difícil recuperar lo que se ha perdido, además de que nos va a costar.

Los 10 factores más importantes para tener al Gumboro bajo control son:

1. Evaluar bien los programas de evaluación de las reproductoras

2. Manejo de huevos fértiles

3. Cómo se incuban los huevos

4. Preparación de las granjas

5. Manejo del pollito y recibimiento en la finca

6. Vacunación de la aves

7. Saber dónde estamos, serologías, histopatología, datos de crecimiento, patrón de mortalidad

8. Alimentos libres de micotoxinas

9. Venta, todo dentro, todo fuera

10. La bioseguridad no es un gasto extra

1- Evaluar bien los programas de vacunación de las reproductoras

Es de suma importancia que los pollitos recién nacidos tengan suficientes anticuerpos maternos al llegar a las granjas, para poder resistir los posibles desafíos de campo, mientras evolucionan sus propios anticuerpos y se ajustan con la realidad del campo. Este programa debe evaluarse de forma constante, para asegurarse que está bien ajustado y para cuando se seleccionan las vacunas y serotipos adecuados. Es muy común el uso de una bacterina muerta entre la semana 18 y 20, para aumentar los anticuerpos maternos. En situaciones de desafíos graves y mientras se corrige el desafío de campo, también se puede utilizar una vacuna bacteriana muerta a las 40-45 semanas de edad de las reproductoras, lo que impulsa los anticuerpos transferidos a los pollitos recién llegados.

2- Manejo de huevos fértiles

Cuando una gallina pone un huevo fértil, en muchas ocasiones se nos olvida que tenemos un organismo vivo en el cascarón, ya que la forma en que manipulamos este paquete va a afectar a los embriones. Es de suma importancia evitar problemas intestinales (diarrea), evitando que haya suciedad en los nidos, manteniendo limpias las camas en los nidos y los pisos, prohibiendo la entrada de los miles de millones de bacterias que están en cada gramo de viruta o la materia fecal. El huevo fértil recién puesto está muy caliente y húmedo, lo cual actúa como una esponja, al absorber lo que hay afuera hacia adentro; lo que entra está muy contaminado y en gran cantidad. Con esta carga bacteriana masiva, estamos debilitando al embrión (blastodermo) desde los primeros segundos de la vida, y nos enfrentamos a una contaminación que puede arriesgar el desarrollo adecuado del sistema inmune de las aves en incubación. En las granjas de reproductoras, debemos revisar en forma regular cómo estamos manejando los huevos fértiles, la recolección, situación de los nidos, desinfección y el almacenamiento. En todos estos procesos, nuestro objetivo es tener todo limpio, haciendo énfasis en que la moraleja es que la limpieza traerá limpieza y salud.

3 -Cómo se incuban los huevos

Las gallinas están bien vacunadas y tenemos un excelente manejo de los huevos fértiles. Sin embargo, este es sólo el inicio de nuestro desafío contra el Gumboro, y si no se anticipa una buena incubación, las máquinas pueden ser la fuente de contaminación con una explosión de los famosos “huevos bombas”. Los huevos que NO se seleccionan bien (sucios, rajados, los recogidos en el piso y lavados, no desinfectados, manipulados frecuentemente con las manos sucias) son una posible fuente de contaminación y bombas. Este tipo de huevos NUNCA debe incubarse. Cuando explotan estos huevos, se riega la contaminación por toda la máquina y hacia todo los miles de huevos limpios que hay a su alrededor. Esta práctica, una vez más, pone en riesgo al embrión en pleno desarrollo, con una carga bacteriana no deseada, cuando aún tiene el sistema inmune en estado primitivo.

4- Preparación de las granjas

La granja es el lugar donde tenemos la prueba de nuestros esfuerzos, de cómo este pollito sano puede expresar su potencial genético. Aquí es donde los dueños se dan cuenta de si estamos de verdad trabajando en producir de manera eficiente. Antes de que lleguen los pollitos, el galpón debe haber cumplido en un 100% los puntos de las buenas prácticas de manufactura establecidos en nuestro plan sólido de bioseguridad. Cuando una empresa detecta que se está enfrentando a un desafío serio de Gumboro, no tiene muchas opciones, mas que aislar las instalaciones infectadas y hacer una limpieza y desinfección masiva de la granja. Las instalaciones deben mantenerse bajo cuarentena hasta que se declaren libres de Gumboro.

En algunas situaciones, hemos visto que debemos eliminar la tierra del piso, de 1 a 2 pies (,30 - ,61 m) de profundidad, donde el virus puede permanecer durante más de 6 meses, lo cual indica cómo el Gumboro puede resistir las acciones rutinarias de limpieza.

Antes de que lleguen los pollitos a la granja, debe declarase libre de contaminación por los técnicos de laboratorio, lo cual indica que se ha hecho una buena limpieza y desinfección. También, la granja debe haber tenido por lo menos 2-3 semanas de descanso total, después de la limpieza. En el caso en que las instalaciones sufran de Gumboro, es probable que haya que aumentar el tiempo de descanso a 5-6 semanas, y eliminar toda la cama, desinfectar todos los equipos, incluyendo los silos exteriores. También hay que tener un control muy disciplinado de los roedores y los insectos que normalmente son portadores de Gumboro, los cuales se propagan en cuestión de días a cantidades incontables, como los gorgojos. Debemos tener en cuenta que todos los virus e insectos desarrollan resistencia a los desinfectantes comunes, por lo que hay que rotar los materiales de desinfección y utilizar las marcas reconocidas con apoyo y respaldo técnico. Debemos saber las dosis correctas, presión adecuada de aplicación y utilizar agua de buena calidad y temperatura, para aumentar la efectividad del desinfectante.

Recordemos también, que antes de que empecemos a desinfectar, debemos despolvar y lavar bien los equipos y las galeras, para evitar la disminución de los desinfectantes con material orgánico.

5- Manejo del pollito y recibimiento en la finca

Los pollitos, especialmente los de pollos de engorda, son extremadamente débiles, además de que tienen que subir 10 gramos en las primeras 24 horas. Un pollito de 40 gramos puede fácilmente cuadriplicar o hasta quintuplicar su peso de la primera hora a las 168 horas, o mejor dicho, tienen que ganar un mínimo de un gramo por hora, solamente en los primeros 7 días. Con el crecimiento rápido del pollito, la bolsa de Fabricio también tiene que crecer proporcionalmente, para poder producir los anticuerpos necesarios contra las enfermedades presentes en el campo. Entre ellos, el más común es el del Gumboro, que da protección al sistema inmune de las aves. Por esto, es de suma importancia que cuando los pollitos llegan a una finca, reciban las famosas 4 C que son: Cuidado de Calidad con Cariño Constante. Cuando un pollito tiene esta atención especial, ambiente cómodo con suficiente O2 y bajo en CO2, calor adecuado a nivel del pollito, cama limpia, agua limpia y clorada, cero insectos, alimento de calidad con tamaño de partículas adecuadas etc., puede desarrollarse de una forma eficiente con progreso y maduración del sistema inmune, el cual dará protección durante la vida del ave, sin complicaciones.

6- Vacunación de la aves

Es muy importante la vacunación adecuada del lote, la cual depende de muchos factores, empezando con la gravedad del brote que exista en el campo, área o sector. Recordemos que los pollos modernos viven entre 1000 y 1200 horas, lo cual es una vida relativamente muy corta. Cada hora que pasa sin tomar medidas correctivas, sin usar vacunas adecuadas, perdemos días valiosos en los que las aves no están generando los anticuerpos adecuados para poder enfrentarse a los desafíos de campo presentes. Normalmente, es aconsejable vacunar a los pollos las menos veces posibles y depender más de los anticuerpos maternos y las 4 C. Hoy en día, es muy común en la industria el uso de una o dos vacunas de Gumboro. La primera, después del nacimiento, en la incubadora o en la finca, y la segunda en la finca a las 2-3 semanas. Después del día 21, ya no sirve vacunar, porque la edad de los pollos es muy corta como para generar una respuesta eficiente, además de que la bolsa esta en regresión natural. El objetivo es tener un ambiente con menos contaminación y riesgos para las aves, para que así las aves puedan expresar su potencial genético de forma natural y eficiente. En un ambiente sucio, el pollo debe combatir la presencia de contaminación masiva, lo que debilita su capacidad de rendimiento y crecimiento eficiente.

7- Saber dónde estamos, serologías, histopatología, datos de crecimiento, patrón de mortalidad

Información es igual a poder, y esto nadie lo puede discutir. En nuestra integración de Melo, estamos convencidos de que la única manera en que podemos entender dónde estamos, es a través del conocimiento adecuado de nuestra operación en tiempo real. En los protocolos establecidos de laboratorio, debemos poner bien claro las fechas, las frecuencias o las edades en que debemos tomar muestras, para realizar las pruebas de serología o histopatología, no sólo para el Gumboro, sino también para otras enfermedades comunes o emergentes, como la actual influenza aviar. Es de suma importancia establecer normas para todos los parámetros importantes de edades diferentes y medirlos haciendo comparativas constantes para detectar desviaciones. Por ejemplo, si en un lote de 50,000 pollos esperamos de 20 a 40 pollos muertos al día, cuando tengamos más de esta cantidad por varios días más, va a resultar en una baja ganancia de peso o consumo de alimento. Entonces, uno tiene que sospechar y preguntarse por qué.

8- Alimentos libres de micotoxinas

Entre los factores que contribuyen a la depresión del sistema inmune de las aves, uno de los más importantes es las micotoxinas, en especial las aflatoxinas y el uso de ingredientes de baja calidad, tales como las grasas rancias que no tienen antioxidantes o alimentos que no tiene inhibidores de hongos. Cuando hay problemas de Gumboro, afortunadamente sabemos que vamos a tener problemas graves de rendimiento. La situación se agrava más cuando recibimos maíz con alto contenido de aflatoxinas que debemos utilizar por no tener acceso a otras alternativas.

9- Venta, todo dentro- todo fuera

No importa si tenemos un desafío, la regla básica de una buena finca es recibir todas las aves juntas y venderlas juntas. Recibir los pollitos de una edad nos ayudará a tener lotes relativamente uniformes en peso. Es de suma importancia que recibamos los pollitos de los mismos lotes de reproductoras y razas, así disminuiremos la variaciones de anticuerpos. El problema de recibir pollitos de diferentes edades y origen de reproductoras es que solamente por tener 1-2% de aves enfermas puede propagarse el virus gradualmente a todo el lote y así en pocos días tendremos lotes completos con problemas de inmunodepresión. Otra desventaja es que, cuando vacunamos estos pollitos, no todos reaccionan igualmente a la vacuna, por tener altos coeficientes de variación de los títulos y así exageramos el problema, que a su vez traerá más complicaciones.

10- La bioseguridad no es un gasto extra

Estamos viviendo en un mundo prácticamente sin fronteras. Hay mucho más tráfico aéreo de visitantes entre países y cada día hay más riesgo de propagación de enfermedades. ¿Cómo es que las aves se enferman? Cuando no hay suficientes anticuerpos o de la cepa correcta para esta enfermedad, sabemos que es imposible tener un ave que resista a todas las enfermedades, por lo que no podemos vacunar a nuestras aves todas los días contra todas las enfermedades. ¿Qué podemos hacer? La única solución y la más importante, es implementar un plan sólido de bioseguridad que prohíba o minimice la entrada de los organismos de baja o alta patogenicidad a nuestras granjas.

Tenemos que entender que la bioseguridad no es un gasto extra. Nosotros, los avicultores, debemos estar muy conscientes de esto y tratar de mantener un buen estado de salud de las aves, con una implementación sencilla y correcta de bioseguridad. Un avicultor educado, que quiere un buen margen de ganancias, debe entender que sin aves sanas no se pueden resistir los gastos de medicamentos y bajos rendimientos. Nosotros, los profesionales, debemos considerar los gastos mínimos de una buena bioseguridad como un gasto fijo y una inversión necesaria que rinda frutos. Si lo analizamos bien, los gastos de una buena y verdadera bioseguridad son fracciones de centavos para producir una libra de pollo o una docena de huevos. Si se implementan bien, el costo total de los baños, ropa limpia, o desinfectantes son miles de veces menos de lo que pagamos para curar a las aves enfermas o lo que perdemos en ganancias de peso, baja producción, decomisos o pésimas conversiones.

Toda la cadena de cría de aves debe practicar e implementar los puntos básicos de bioseguridad. Cualquier falta o atención a los detalles puede ser causa de un desafío de campo.

Conclusión

Como pueden ver, tener aves que no sufran de deficiencias de inmunosupresión, traerá rendimientos positivos para la empresa y lograrlo no es complicado. Sin embargo, se necesita de compromiso, conocimiento, dedicación, disciplina, consistencia y persistencia. La forma mas práctica es aplicar el sentido común, el cual es “basura produce basura” y “limpieza produce limpieza”. Sabemos que es imposible producir productos de alta calidad con malas materias primas. Con base en mi experiencia de 30 años en la industria avícola, yo no he visto ningún otro producto, como el de la implementación de un programa sólido de bioseguridad, que rinda millones en corto tiempo. Es muy sencillo, solamente hay que seguir las reglas básicas y utilizar el sentido común. Es mucho más fácil manejar aves sanas. Estamos en este negocio para ganarnos la vida y no para perderla por mucho estrés, debido a aves enfermas que no rinden.

Comments powered by Disqus