Al hablar en el Seminario de Comercialización de Pollo de EUA, llevado a cabo en julio, Bob Goldin, vicepresidente ejecutivo de Technomic Inc., le dijo a los oyentes que aunque la industria del pollo se enfrenta a fuertes desafíos, está bien posicionada con respecto a las exigencias del cliente, con lo que va a ganar participación en el mercado.

Goldin nombró 14 grandes tendencias a las que se enfrentan los comercializadores de pollo y dio una idea general de sus implicaciones. El pollo tiene “las de ganar” en el juego, comentó, por lo que la industria debe ampliar su papel principal sobre las proteínas competidoras a través de la innovación, mercadotecnia creativa y eficacia en los costos.

A continuación se presentan los puntos más destacados de la presentación de Goldin:

1. Se esperan tiempos difíciles en el futuro inmediato. Aunque la industria del pollo se enfrenta a incrementos en el costo, poco o ningún crecimiento de los ingresos, estancamiento de la inflación, incertidumbre geopolítica y pesimismo del consumidor, debe fijarse objetivos realistas de desempeño y aprovechar las oportunidades que surjan, tales como las exportaciones.

2. Una economía lenta va a resultar en un gasto menos discrecional. El servicio de alimentos va a sufrir relativamente, y el menudeo se va a beneficiar. Esto significa que los comercializadores de pollo se deben enfocar en el desarrollo del mercado al menudeo, dijo Goldin.

3. El aumento en el costo de los insumos, combustibles, energéticos, etc., va a continuar ejerciendo presión sobre toda la cadena global de suministros alimenticios, de tal manera que va a continuar habiendo una creciente resistencia del consumidor y del comercio a los aumentos de precios. Los comercializadores deben evaluar el rediseño de la cadena de suministros, la efectividad de los costos y la productividad para contrarrestar las presiones sobre las utilidades.

4. Las fuerzas demográficas clave van a ser una población que envejece y un rápido crecimiento de grupos minoritarios, especialmente los latinos. Los comercializadores necesitan presentar productos étnicos y prácticos que se dirijan a estos mercados.

5. La salud y el bienestar se van a convertir en una prioridad aún mayor para el consumidor. Esto va a ayudar a impulsar el “consumo sensato” de alimentos frescos, locales, menos procesados, con control de las raciones o manejo del peso, orgánicos y con menos contenido de grasa y sodio. Goldin aconsejó a los oyentes a explotar la imagen saludable del pollo y a ofrecer productos más “naturales” con la etiqueta lo más “limpia” posible.

6. El valor va a crecer en importancia para el consumidor, tendencia que favorece a los restaurantes de servicio rápido, tiendas de membresía y de un solo precio, y a los comercializadores en masa. Ya que el valor es un punto fuerte del pollo, el comercializador debe hacer que sea el punto central de la cotización, comentó.

7. El consumidor va a darse gusto de manera selectiva con productos y lugares con sabores, experiencias y perfiles de comodidad únicos. Recomendó a los comercializadores de pollo explotar las oportunidades en las líneas de nivel superior o gourmet.

8. Los sabores más audaces van a tener un lugar cada vez más importante que antes en alimentos empacados y menús de restaurantes. Para atraer al consumidor, el comercializador deberá usar especias e ingredientes audaces y étnicos.

9. La estructura y la tradición son menos relevantes en las ocasiones para comer, mientras que cuando se comen tentempiés, en cenas tarde en la noche y en comidas “para llevar” son cada vez más importantes. Los comercializadores deben asegurarse que los productos se alineen con estas tendencias.

10. Cada vez más se preocupa tanto el consumidor como el cliente por la responsabilidad ambiental y social del proveedor. Entre estas preocupaciones se incluyen a la sustentabilidad, el trato humanitario de los animales y las condiciones laborales seguras. Goldin aconsejó desarrollar y seguir programas de responsabilidad social corporativa.

11. Hay que esperar ver más énfasis en soluciones de comidas frescas a costa de las principales categorías de comidas deshidratadas o congeladas. Recomendó que los comercializadores capitalicen el hecho de que el pollo es el fundamento de muchas soluciones de comidas frescas. Acotó que puede ser necesario el desarrollo de plataformas de nuevos productos.

12. El segmento de cenas informales se está haciendo menos atractivo para el proveedor, comentó, ya que es menos relevante para el consumidor. Los comercializadores de pollo deben reducir su dependencia de este sector y diversificar la mezcla de clientes.

13. Los canales alternativos van a ganar participación en el mercado, tales como los supermercados naturales/orgánicos, tiendas de membresía, puntos de venta directos al consumidor, mercados étnicos y de productores agrícolas. Los comercializadores deben desarrollar estrategias y tácticas de canales alternativos.

14. La consolidación va a continuar sucediendo en todos los niveles de la industria, dijo Goldin. Esto significa más “compradores de poder”, más centralización y crecimiento de marcas de clientes. Esto exige que los comercializadores de pollo se diferencien competitivamente. Significa también que deben hacer el trabajo de manera eficaz y dirigirse al cliente adecuado.