Advertisement

News and analysis on the global poultry
and animal feed industries.
0702IA_F_hatch2_Incubac_opt.jpg
Incubadora de carga-única
on February 6, 2007

Incubación: opciones operativas

Se evalúan los diferentes sistemas de incubación

Existen tres sistemas distintos ampliamente usados en incubación avícola comercial hoy en día; estos son: 1) Incubadoras de carga-múltiple y estanterías fijas. 2) Incubadoras de carga-múltiple con carros para el huevo, carga por bloque. 3) Incubadoras de carga única (todo-dentro, todo-fuera) con carros para el huevo.

Cada una de estas opciones presenta ventajas, desventajas, fortalezas y debilidades en cuanto a higiene, mantenimiento, costos de producción (rentabilidad), porcentajes de nacimiento, calidad del pollito (rendimiento en granjas) y, costos de adquisición de los equipos.

Carga-múltiple y estanterías fijas

Las incubadoras de carga-múltiple y estanterías fijas, son aún una opción popular en plantas incubadoras en varios países. Existen varias razones bastante sencillas que explican esta popularidad. Lo principal es que estos equipos son relativamente simples de operar y generan buenos resultados, a costos bastante razonables, bajo una amplia variedad de condiciones de clima, estilos de manejo y de recursos disponibles por parte del usuario.

Las incubadoras de carga-múltiple, estanterías fijas con pasillo central de acceso poseen un patrón vertical para el flujo de aire y un patrón de carga horizontal. El calor metabólico embrionario de los diferentes estados de desarrollo, es utilizado de forma óptima por distribución homogénea de las cargas de huevo por todo el gabinete de la máquina. Es por esto que estas incubadoras son la opción menos exigente en cuanto a la ventilación necesaria para lograr temperaturas correctas y uniformes en forma consistente; lo que es muy importante para obtener nacimientos uniformes, alta incubabilidad y, buena calidad de pollito.

Una desventaja en este tipo de incubadoras es la dificultad que presentan para efectuarles una limpieza completa y sanear el interior de la máquina, a menos que la unidad se encuentre vacía y en rotación para limpieza y mantenimiento. El sistema es también intensivo en mano de obra para embandejar huevos durante cargas y transferencias.

Carga-múltiple y carros para el huevo

Las incubadoras de carga-múltiple y carros para el huevo son más fáciles de limpiar eficazmente pero son más exigentes que las de estanterías fijas, en cuanto a la ventilación necesaria para obtener una alta incubabilidad en forma consistente.

Bajo esta modalidad cada carro de huevo o juego de carros representa grupos de huevos de la misma edad. Otro nombre utilizado para describir esta distribución de las cargas o edades es el de cargas por bloque. La distribución de las distintas edades de embriones incubados al interior de la máquina no es tan homogénea como en el caso de los modelos de estanterías fijas.

En cuanto a higiene y limpieza, las incubadoras de carga-múltiple con carros, ofrecen una opción intermedia. Es posible efectuar una limpieza total y frecuente en los espacios vacíos que dejan los carros evacuados al momento su transferencia a la nacedora. O bien, se puede limpiar completamente el interior de la incubadora, si se dispone de una incubadora vacía o recinto especializado para ubicar temporalmente los carros cargados con huevo durante la limpieza de la máquina.

Las cargas por bloque con carrito resultan más cómodas al momento de embandejar o manipular huevos durante cargas y transferencias. La ventaja radica en que no es necesario embandejar huevos con el operario ubicado al interior de la máquina incubadora.

Los sistemas de carga múltiple y carritos vienen en modelos con pasillo central de acceso a la máquina y otros que no lo tienen. Estos últimos, generalmente vienen equipados con grandes ventiladores de aspas planas y poleas. Las incubadoras que carecen de pasillo central de acceso a la unidad, ahorran espacio al momento de calcular las dimensiones de la sala en que estarán ubicadas pero dificultan el examen visual de los huevos con fines de ovoscopía, monitoreo del desarrollo de la cámara de aire, remoción de huevos contaminados, etc.

Ahorros sustanciales y concretos de mano de obra y manipulación del huevo son posibles si los sistemas de carga por bloque utilizan un mismo juego de carros, diseñado tanto para el transporte del huevo desde la granja a la planta incubadora, como para la carga y permanencia del huevo en máquinas incubadoras.

Carga-única

Las incubadoras de carga-única (todo-dentro, todo fuera) son anteriores a los modelos de carga múltiple. Las capacidades actuales de estos equipos, el control zonal de las condiciones operativas y ambientales de las incubadora y, el grado de sofisticación y confiabilidad actual de los controles electrónicos tipo PLC son la parte innovadora.

La década de los noventa experimentó un renovado interés en la industria por las incubadoras de carga-única. Las razones detrás de este renacer estuvieron ligadas a la preocupación del consumidor con temas relacionados a la confiabilidad de los alimentos y a salud animal. Obviamente, ambas situaciones tienen el potencial de ser mejor controladas bajo la modalidad de todo-dentro, todo-fuera.

Las incubadoras de carga-única ofrecen la mejor opción en cuanto a higiene y limpieza de las incubadoras. El concepto todo-dentro, todo-fuera de estas unidades de carga-única posibilitan lograr una mayor bioseguridad y limpieza. Adicionalmente, la modalidad de carga-única mejora la calidad del pollito a través de incubación y nacimientos aislados, especializados de cada lote de huevos y pollitos.

La incubación de carga-única es la opción más exigente y menos flexible en términos de manejo, monitoreo (dióxido de carbono) y, mantenimiento de los equipos. Los requerimientos de ventilación, necesarios para obtener buenos nacimientos en forma consistente, son más específicos y permiten márgenes de error más estrechos.

En carga-única debemos considerar que la totalidad del lote de huevos incubados se encuentra en la misma fase de desarrollo embrionário; todos necesitan ventilación, temperatura y humedad muy precisas y constantes, en forma simultánea, en cada sección de la incubadora. Lo mismo se aplica en cuanto al nivel de oxigenación, dióxido de carbono, condiciones de humedad y pérdida de peso de los embriones.

Paneles de control electrónicos, computarizados, programables (PLC) y tecnología de sensores en incubadoras y nacedoras, permiten elaborar perfiles de incubación por etapas ajustables a un conjunto de parámetros pre-establecidos y particulares a cada etapa del período del desarrollo del embrión.

Básicamente, la incubadora de carga única debe permanecer casi totalmente sellada durante los primeros 8-10 días de incubación. Durante los primeros 5-6 de incubación la máquina trata de conservar calor y aumentar los bajos niveles de CO2 existentes en el gabinete de la unidad pues la producción de calor metabólico y de CO2 embrionario no es suficiente.

Después de los 10 días de incubación la máquina incubadora de una sóla etapa debe ser capaz de eliminar grandes cantidades de calor animal y de CO2 producidas por la totalidad de los embriones en un estado más avanzado de desarrollo. Adicionalmente, también debe ser capaz de proveer suficiente oxígeno para la totalidad de los embriones.

De tal forma pues que es muy común elaborar perfiles de incubación que inician con unos puntos operativos de bulbo seco en 100.5 grados F y finalizan a los 18.5 – 19.5 días con parámetros de 98.5 – 97.5 grados F.

Un requisito fundamental de la incubación de carga única, consistente en la necesidad de autoproveerse cantidades masivas y homogéneas de huevo incubable, ha sido parcialmente obviado por la introducción de incubadoras de carga única con control ambiental por zona. Estas unidades con capacidad superior a los 125,000 huevos, solamente exigen que las cargas sean homogéneas en cada una de las zonas de control existentes en el gabinete de la máquina.

La inmensa mayoría de las incubadoras de carga-única carecen de un pasillo o corredor central de acceso al interior de la máquina. Recordemos que el objetivo bajo esta modalidad de trabajo es cargar incubadoras, cerrar puertas y al final del proceso abrirlas para evacuar la totalidad de la carga y transferirla a máquinas hacedoras.

Popularidad de carga-única

Durante los últimos 4-5 años las incubadoras de carga única, de capacidad similar o superior a los sistemas tradicionales de carga-múltiple, han tenido una acogida muy positiva y sustancial en las industrias del pollo de engorde, de la postura comercial, de producción de pavos y de reproductores pesados y livianos de los Estados Unidos, América Latina (Argentina, Brasil, Colombia, Ecuador, Guatemala, México, República Dominicana, etcétera). Lo mismo ha sucedido en alguna medida en África en Egipto y África del Sur. En Asia, la carga única ha tenido buena acogida en países como Corea del Sur, Japón y Malasia. Algo similar ha sucedido en otras partes del mundo. Ejemplos: Arabia Saudita, Turquía. La industria avícola Europea, con algunas excepciones, es ya desde hace un buen tiempo un usuario muy definido a favor de los sistemas de incubación de carga única.

Ahora cabe preguntarnos: ¿Será que las tres modalidades de incubación descritas anteriormente continuarán siendo alternativas válidas en años futuros? Opino que en cierta medida lo seguirán siendo ya que siempre habrá mercado y demanda para sistemas de incubación usados, de segunda mano, de bajo costo con tecnologías anteriores que de alguna forma serán una alternativa aceptable para un número limitado de usuarios.

Sin embargo, no se puede ocultar que la incubación de etapa única ha incursionado en forma importante y definitiva en varios mercados avícolas en los que tradicionalmente han dominado las incubadoras de carga-múltiple. Esta situación no es un fenómeno pasajero. Más bien, es una transición importante que cada vez irá abarcando porcentajes más importantes en empresas avícolas productoras de reproductores livianos, pesados, de pollitos broiler bebé, de pollitas de postura comercial y de pavitos.

En los últimos años, a partir de 2002-2003, la industria avícola estadounidense, sobre todo en lo que concierne al pollo de engorde, ha incursionado de forma muy importante y decidida en la incubación de carga-única, tanto en proyectos de reemplazo de capacidad como en proyectos de expansión.

Actualmente, hay al menos diez empresas avícolas norteamericanas que utilizan incubación de carga-única en una o más de sus plantas de incubación. La expectativa de que esta tendencia a favor de la carga-única continúe es muy alentadora, tanto en proyectos de expansión como para reemplazar capacidad en equipos de carga-múltiple.

En Brasil y México, el sector productor de reproductoras livianas y pollitas comerciales ha tomado un giro bastante importante a favor de los sistemas de carga única. No hay razón evidente para que el sector de engorde de estos países no opte en mayor medida por la carga-única en un futuro cercano.

En Argentina, Colombia y Ecuador el sector productor de reproductoras pesadas y el de pollo de engorde ya incursionó en sistemas de carga-única y existe una tendencia concreta y favorable a seguir por este camino.

La República Dominicana en el Caribe ha sido el primer país de la región en utilizar sistemas de carga única en la producción de reproductores pesados de un día y de pollitos broiler bebé.

En Centroamérica, Guatemala ya tiene sistemas de carga única en operación y posiblemente será el país que continúe llevando cierta delantera en esta modalidad por algún tiempo. En Honduras se ha ensayando seriamente con sistemas de carga única.

En muchas partes del mundo, la presión gerencial por optimizar costos de mano de obra, aumentar eficiencias y mejorar el control de procesos hará que la incubación de carga-única se vuelva la modalidad de incubación mayoritaria. Mayor facilidad y flexibilidad de manejo, mejor control de las condiciones operativas del equipo, mayor capacidad de monitoreo e interacción son sólo algunas de las ventajas hechas realidad por esta tecnología.

Máquinas incubadoras y nacedoras electrónicas, programables y operadas por sensores son la modalidad que impera en sistemas de incubación avícola, están bastante difundidas y lo estarán aún más en años venideros. Máquinas incubadoras con paneles de control computarizados y sistemas de sensores o sondas están reemplazando en gran medida equipos electromecánicos de termostatos rápidamente. Sistemas de incubación electromecánicos, operados por termostatos son ya en muchos países del mundo parte del pasado en cuanto a lo que a tecnología concierne. De hecho, hay muy pocas empresas fabricantes que aún ofrecen controles electromecánicos a sus clientes.

Conclusión

Muchos cambios han ocurrido en muchas áreas de la incubación artificial a lo largo del siglo XX. Máquinas incubadoras y nacedoras han sido transformadas en sistemas automatizados de alta tecnología. El conocimiento del proceso de incubación y sus requerimientos ha mejorado mucho a través de los años.

La investigación, el desarrollo y la innovación industrial permiten ahora disponer de máquinas incubadoras de gran capacidad, operadas por medio de sensores para controlar temperatura, humedad, volteo. Hoy en día, los tableros de control computarizados ponen al alcance de la mano los últimos avances tecnológicos para manipular con precisión y exactitud, todas las variables operativas de los equipos y ejercer un monitoreo detallado de su funcionamiento en forma constante.

En la década del 90 incubación artificial adquirió equipos de última generación, adoptó diseños de planta y tecnologías que facilitan y aumentan las oportunidades de ganar la lucha en contra gérmenes y la contaminación; maximizando de esta forma el número y la calidad de los pollitos producidos.

Tecnologías que en el pasado reciente sólo triunfaron parcialmente han retomado plena vigencia. La incubación artificial ha crecido exitosamente con los equipos de carga-múltiple; la transición gradual hacia equipos de carga-única es una realidad incontrovertible que ha tenido mucho éxito en muchas empresas y en varios sectores de la industria avícola.

Los excelentes resultados obtenidos en sistemas de carga-única han dejado de ser una promesa. El mejor rendimiento de las aves a nivel de planteles productivos es lo que recientemente ha inclinado la balanza a favor de la incubación de carga-única en varias empresas. Es más, las ligeras ventajas de incubabilidad observadas a favor de la carga-única han pasado a ocupar un segundo plano. El factor que las empresas realmente valoran y priorizan cada vez más al momento de escoger equipos de incubación es el nivel de rentabilidad de las aves a nivel de campo que puede esperarse de uno u otro sistema de incubación. En este sentido, la incubación de carga única ha tomado la delantera.

0702IA_F_hatch2_Incuba_opt1.jpg
El pasillo de una sala de incubadoras
Comments powered by Disqus