Thomas Vaughan, Gerente General de Industrias San Francisco, presenta la interesante historia de la empresa, “San Francisco se inició en 1958, como planta de alimentos concentrados y productora de huevo y en 1979, con los problemas de la guerra civil en Nicaragua, la familia se fue para Missouri en Estados Unidos, donde nos quedamos hasta 1997. Ahí en el estado de Missouri montamos una granja de ponedoras, empezamos con 30,000 gallinas y terminamos con 2.5 millones en las galeras más tecnificadas del día. Avícola San Francisco en Nicaragua se cerró en 1979, y no hubo huevo aquí hasta 1992. La planta de alimento siempre trabajó, dado que se quedó mi papá, Arturo Vaughan, vendiendo alimento.

“En 1990, cuando parte de la familia regres ó , se comenzaron a construir granjas de ponedoras y la producción comenzó de nuevo en 1992. Dado que tomó siete años vender la enorme operación de huevos en EUA, no fue hasta 1997 que toda la familia, que eran tres hermanos, estaba de regreso en Nicaragua.  

“En 2005 los bienes de Industria San Francisco fueron comprados por Agricorp,  mayor empresa distribuidora de arroz en Nicaragua,” dice el Sr. Vaughan.

La página web de Agricorp describe la empresa de la siguiente forma: “Agricorp para la población nicaragüense hoy significa: arroz, frijoles, huevos, harina, pan, entre otros productos, todos ellos de segura y muy reconocida calidad. Aunque la producción de arroz es el enfoque principal de la empresa, Agricorp también está presente en otros rubros de consumo básico tales como: producción y venta de pan, comercialización de frijoles, tortillas, huevos, harina de trigo, harina de maíz, frijoles molidos, productos enlatados y venta de alimentos para animales”.

Ida y vuelta

Somos la única empresa, de las cuatro grandes, que está 100% en piso,” indica el Sr. Vaughan. Eso es interesante, dado que en Estados Unidos tenían más de dos millones de ponedoras en galeras de ventilación de túnel. “Cuando cerramos aquí en 1979 teníamos más de 250 mil ponedoras en producción en jaulas. En realidad las últimas galeras aquí se vendieron en 1983. Comenzamos en Estados Unidos con 30 mil ponedoras en jaula, pero con alimentación y recolección de huevo a mano. Entonces cuando regresamos, dijimos, ‘si los americanos en el 79 pueden andar recolectando huevo en mano y alimentando a mano, yo creo que Nicaragua todavía hoy en día puede’.

“Cuando regresamos tuvimos que remodelar, reestructurar; habían jaulas en las galeras, entonces tuvimos que botarlas y comprar equipo de comedero para piso. Las galeras en esos tiempos tenían jaulas tipo California. Son galeras pequeñas de cinco o seis mil gallinas. Juntamos varios techos e hicimos la galera más grande y ahora son galeras de hasta 20 mil aves.

“Cuando salimos teníamos un mercado nacional, de costa a costa. Cuando regresamos establecimos de nuevo nuestro mercado nacional; la gente ya conocía a San Francisco y no fue cosa del otro mundo. Aunque hubo una disminución del 80%, siempre estuvo la planta activa.

“Producimos huevo blanco, en bandejas de 30 huevos. Vendemos la mitad de nuestra producción a mayoristas, la otra mitad la distribuye Agricorp. Antes de ser adquiridos por Agricorp la venta era toda a mayoristas.

“Nosotros cuando llegamos a Estados Unidos toda la producción fue de colono (avicultor integrado). Cuando terminamos apenas de las 2.5 millones de gallinas, 50 mil eran con colono,” indica el Sr. Vaughan.

De 1988 a 1996, Vaughan Brothers, como se conocía en Estados Unidos, apareció en la lista de Empresas Líderes de la revista Egg Industry de WATT. En esos año tenía entre 2.3 y 2.5 millones de ponedoras en producción y era la 20ª empresa más grande huevos en Estados Unidos. En la revista Egg Industry de enero 1998, Vaughan Brothers ya no apareció en la lista, y se publicó una nota indicando que ‘Vaughan Brothers vendió un complejo de 1 millón de ponedoras a Moark Productions y otro complejo de 1.5 millones a Rose Acres Farms.’   

El presente

“La unión con Agricorp se hizo a través del banco,” dice el Sr. Vaughan. Los precios estaban malos y la familia decidió salirse del huevo. Pero Agricorp dejó que nosotros siguiéramos manejando esta parte del negocio. De la familia, soy el único que me quedé, mi papá ya estaba jubilado y el otro hermano está trabajando para Agricorp.

“Creo que esa es la dirección que se tiene que ir, el costo es más bajo si va a dejar una cajilla de huevo, arroz y la sal también, porque ya estás ahí.

“Las cosas con Agricorp van bien, esto es algo muy estable. Porque podemos llegar a 220 mil gallinas y sólo tenemos 180 mil. Hay más donde crecer sin tener que hacer ampliaciones de galeras.

“En la fábrica de alimentos estamos trabajando en vender un poquito más concentrado afuera, específicamente alimento de perro y caballo. Tenemos una extrusora pequeña. Por la bioseguridad no me gusta venderle a granjitas de ponedoras, para que me vengan a comprar 20 ó 30 sacos, para ganarme poco por volumen de concentrado. Prefiero vender alimentos para otras especies de animales.

“Aunque tenemos la capacidad, ahorita no es época de crecer, porque aquí el precio tiene que ajustarse a los nuevos costos de producción, de concentrado y energía; el concentrado ha subido un 50%, en el último año y medio más o menos. La única manera de subir el precio, es reduciendo la oferta, lo que sería un paso para atrás,” concluye el Sr. Thomas Vaughan.