En una reunión en diciembre, USAPEEC (el Consejo de Exportaciones de Pollo y Huevo de EUA) presentó sus 7 peticiones principales al equipo de transición de Obama, de las cuales la más importante se refería al comercio con China. Hay una enmienda de una ley de EUA que prohíbe a China exportar pollo cocido a Estados Unidos. USAPEEC le pide al gobierno de Obama que acabe con esa enmienda y permita el comercio entre los dos países, básicamente porque China es un cliente muy importante de exportaciones avícolas. China es implacable en este asunto y USAPEEC concuerda, pero el Congreso de EUA está tratando de bloquearlo con legislación.

Mi reacción instintiva cuando primero leí la petición fue que no me gustaba lo que USAPEEC estaba haciendo de permitir pollo enviado de China a EUA. Digo esto principalmente debido a lo de la crisis de la melamina que ha habido por más de dos años. China ha probado que no está dispuesta y no es capaz de vigilar su cadena alimenticia y parece que no tienen un sistema de seguridad alimentaria en funciones. Por lo tanto, ¿por qué Estados Unidos quiere pollos de China?

No obstante, conforme pienso más sobre este asunto, tengo que elogiar al USAPEEC por lo que está haciendo, en el sentido de que está dispuesto a permitir las exportaciones avícolas chinas a EUA. He trabajado para WATT durante más de 18 años cubriendo la industria avícola latinoamericana. Este asunto del comercio avícola con EUA, siempre ha sido una gran preocupación para los productores latinoamericanos de pollo. Anteriormente, EUA no había querido pollo de otros países; era siempre comercio de una sola vía, de EUA a Latinoamérica. Esto aún sucedió en 2006 con el acuerdo CAFTA-DR, en el que EUA exporta pollo a Centroamérica, pero esas naciones no pueden exportarlo a EUA.

De hecho, aunque había muchas esperanzas en el sector avícola centroamericano cuando iniciaron las negociaciones del CAFTA, y que creían que recibirían un tratamiento justo, al final se añadieron ciertas estipulaciones que hacían imposibles las exportaciones avícolas centroamericanas a EUA. La industria avícola centroamericana estaba muy descontenta por esto, lo cual es comprensible.

Cambios positivos

Sin embargo, el año pasado más o menos, hubo un pequeño cambio en esto. De esta forma, esta cuestión con China en la que el USAPEEC dice: "sí, estamos dispuestos a aceptar pollo chino", es un paso muy positivo. USAPEEC también dijo que apoyaban las exportaciones mexicanas de pollo a EUA, una vez que México cumpla con las normas adecuadas. En 2008 Chile empezó a exportar pollo a EUA. Todos estos signos son muy favorables.

Este ejemplo es especialmente importante. Chile fue declarado libre de la enfermedad de Newcastle hace muchos años, lo que significó que podía exportar pollo a EUA, pero por mucho que lo intentaron, los detuvo los "trámites burocráticos". Esto sucedió una y otra vez hasta que Chile simplemente se dio por vencido. Pero por fin se les permitió hacerlo.

Para mi esto significa que EUA está empezando a aceptar el concepto de comercio de dos vías. El país está mostrando buena disposición de trabajar con China para poder mantener la relación comercial entre los dos países. Tiene que elogiarse a EUA por su actitud de entablar comercio avícola de dos vías con China.

Pero, al final, mi reacción instintiva todavía es contra el hecho de que China exporte pollo a EUA. No es por principios, sino debido a la cuestión de la melamina y de cómo el químico entró a la cadena alimenticia por todo el mundo. Mi percepción es que los chinos no han mostrado ellos mismos ser dignos de confianza en términos de la seguridad alimentaria. Hasta que los chinos demuestren que son capaces de vigilar sus propios suministros alimenticios, no voy a estar satisfecho.

Melamina

En enero, China enjuició a nueve personas por el escándalo de la melamina en productos lácteos, de los cuales dos recibieron la pena de muerte. Esto no alivia mis preocupaciones. No quiero que haya gente que vaya a la cárcel o que la ejecuten, quiero que China tenga un fuerte sistema de seguridad alimentaria para que se haga responsable.

USAPEEC dice que esa legislación no es la forma de hacerlo, sino más bien dejar que los organismos de inspección alimentaria de EUA hagan su trabajo y eviten que entren alimentos contaminados al país. USAPEEC puede muy bien estar en lo correcto, y ciertamente su enfoque a este tema es congruente, pero aún así los registros chinos de seguridad alimentaria no son dignos de elogio y me deja con un sentimiento de intranquilidad.

Así que, aunque no soy un entusiasta de las restricciones comerciales, ¿cómo responsabilizar al sistema chino de producción de alimentos por la seguridad de los consumidores?

Para concluir, estoy a favor del libre comercio, del libre comercio de dos vías, para la industria avícola. Pero estoy incluso más a favor de proteger los alimentos que el consumidor se come todos los días. El país que quiera exportar productos avícolas debe cumplir con las muy estrictas normas internacionales de seguridad alimentaria. Ese país se debe ceñir a esas normas. China claramente mostró que no respeta las normas de seguridad alimentaria. Así que, ¿por qué se les debe permitir exportar productos alimenticios? Tal vez China pueda producir pollo cocido perfectamente seguro para exportar a EUA. Pero hasta que prueben que pueden hacerlo, creo que EUA debe moverse con mucha cautela. IA