Productos Alimenticios Sello de Oro S.A. es en términos de volumen, la segunda empresa productora de pollos en El Salvador, procesando actualmente más de 12 millones de pollos al año. En el 2007, la empresa cumplirá su 40o aniversario, marcando su larga y bien conocida trayectoria dentro de la avicultura salvadoreña.

Fundada en 1967 por un grupo de avicultores visionarios relacionados a la industria, la empresa ha tenido una dinámica historia llena de éxitos. Actualmente el enfoque diversificado de sus inversionistas permite proyectar la empresa en un amplio campo de negocios en la región, priorizando por supuesto su línea avícola, su nivel de integración y la tecnificación para servir mejor a sus clientes.

El Ing. Agustín Martínez, Director Ejecutivo de Sello de Oro, manifiesta que la empresa ha tenido un ritmo de crecimiento sostenido y visualiza un futuro similar aunque en un entorno más complejo: “Los principales desafíos incluyen el mejoramiento de la competitividad, la redefinición de procesos de producción, el desarrollo de nuevos productos y la implementación de sistemas sanitarios e inocuidad de acuerdo a las normativas internacionales.”

Producción

En sus granjas distribuidas en la zona central y occidental del país, a una distancia no mayor de 45 KM de la planta de concentrados y del rastro de matanza, Sello de Oro se esmera por producir pollos con la mejor genética, asegurando la máxima calidad a través de un manejo adecuado de las aves que crecen bajo un riguroso sistema de bio-seguridad.

La empresa ha logrado modernizar su infraestructura al introducir el sistema de “túnel” en casi todas sus granjas, prácticamente duplicando así la capacidad de producción por metro cuadrado. Con la adopción de nuevas tecnologías y la capacitación del personal de campo, se han logrado superar los indicadores de producción preestablecidos y alcanzar excelentes niveles de competitividad.

Procesamiento y comercialización

Sello de Oro cuenta con una renovada planta de matanza y procesamiento de pollos, ubicada estratégicamente en el centro del país a la que se integran varios centros de distribución establecidos para servir convenientemente todos los mercados y cubrir su amplia gama de clientes: Supermercados, Hoteles, Restaurantes, Instituciones, Tiendas y todos los consumidores que en general prefieren sus marcas. Entre ellas las más conocidas: Sello de Oro, Patties y Chompipollo.

Para mejorar la productividad, maximizar los resultados operativos y lograr un mejor servicio al cliente, la empresa ha realizado agresivas inversiones, entre ellas: una moderna flota de camiones, la automatización de sus granjas, la readecuación de su planta industrial de matanza, proceso y su cadena de refrigeración.

Con una estructura organizacional eficiente, capacitada y muy activa en un entorno de alta competitividad, Sello de Oro busca orientar todos sus recursos para atender eficazmente a una clientela cada vez más exigente y demandante de productos de óptima calidad.

En este contexto, ha sido crucial el desarrollo de un sistema de informática de alta efectividad a través del cual se han simplificado y automatizado las operaciones permitiendo un mejor control de las mismas. También este sistema es clave por la generación de útiles reportes y gráficas que permiten una acertada toma de decisiones.

Sello de Oro posee un amplio mercado de pollo en El Salvador. Un poco más de la mitad de su producción es canalizado como pollo entero, el resto es cortado y transformado para comercializarlo en diversas presentaciones. De esto, un 25% es llevado al proceso ulterior de donde se derivan los Patties y otros procesados, líderes en el mercado por su tradición y calidad.

Los productos de valor agregado no son nuevos para Sello de Oro, su presencia en el mercado desde hace 20 años y su excelente calidad, les ha permitido posicionarse y marcar el paso en su categoría; además, es claro visualizar que estas líneas presentan el mayor potencial para el futuro de la empresa a nivel local e internacional.

La línea de procesados incluye también marinados, salchichas, mortadelas y chorizos de pollo; es importante mencionar que Sello de Oro trabaja muy de cerca de sus clientes para desarrollar fórmulas y productos específicos de acuerdo a sus necesidades.

Alimentos balanceados

Como parte de la integración, Sello de Oro cuenta con una fábrica de alimentos balanceados para su autoconsumo y promueve la venta a terceros a través de su marca Ganamás. Gracias a la calidad de su fórmula esta marca ha penetrado muy bien en el mercado llegando a representar el 40% de las ventas totales de la empresa. En la línea Ganamás se produce alimentos para pollo, ponedoras, ganado vacuno y cerdos.

Control de calidad

Sello de Oro ha desarrollado la capacidad física, humana y técnica en su laboratorio para verificar la calidad de las materias primas, los productos en proceso y terminados.

Esta unidad convenientemente equipada permite realizar diagnósticos específicos para monitorear el estado de los productos a lo largo de todo el proceso.

Recientemente se le ha dado mayor relevancia a la Unidad de Control de Calidad para que se convierta en una real entidad auditora de los procesos y pueda darle un estrecho seguimiento al programa HACCP.

Futuro

Sobre el futuro de Sello de Oro, el Ing. Agustín Martínez expresó: “Tenemos definidas nuestras metas y para alcanzarlas nos esforzamos por mantener un personal altamente motivado y capacitado, con visión innovadora, capaz de agregar valor a nuestra producción primaria a través de un eficiente sistema de producción y distribución, orientado a servir productos de óptima calidad a nuestros clientes y además, proyectado hacia mercados internacionales en el futuro próximo”.

“Pretendemos crecer entre el 5 y 8% anualmente, aún con los desafíos que presentan los acuerdos de libre comercio y particularmente el CAFTA. Tenemos que prepararnos para las nuevas realidades, buscar alianzas estratégicas en la industria y expandir nuestras operaciones hacia nuevos mercados”, concluyó el Ing. Martínez.