La Lic. Carmen Elena Díaz de Sol encabeza la mayor producción de huevo en todo Centroamérica. Ella es Presidenta de El Granjero, S.A., la empresa más grande de gallinas comerciales en El Salvador, con 1 millón de ponedoras en producción, Presidenta de Avícola Santa Rosa en Honduras, con 210 mil ponedoras en producción y Presidenta de Avícola Julia en Guatemala con 950 mil ponedoras, además de dirigir las empresas megadistribuidoras de huevo en esos tres países. La Lic. Díaz de Sol también es Comisionada Presidencial para la Agricultura en El Salvador.

Con motivo del 90 aniversario de Watt, queríamos enfocarnos más al futuro que en el pasado y hablar con los líderes de industria avícola para ver hacia dónde va el sector, particularmente en la próxima década.

La Lic. Carmen Elena Díaz de Sol, quien conoce bien el sector agroalimentario, nos presentó sus ideas sobre el futuro de la industria.

Lic. Díaz de Sol: “Estamos ante un proceso de globalización, ya no hay marcha atrás a este paso tan trascendental que ha dado el mundo, no es El Salvador, ni Estados Unidos de América, sino que es el mundo en general. Al ver hacia la próxima década, las industrias avícolas, al igual que todas las industrias mundiales, van a tender a concentrarse más: habrá menos dueños de industrias, es decir muchas alianzas. Creo que van a haber dueños de compañías más grandes, porque esa va a ser la única manera de subsistir en cada subsector del sector avícola.

“Para poder sobrevivir en un mundo globalizado tienes que ser tremendamente competitivo, y para ser tremendamente competitivo, tienes que ser competitivo en tu costo”.

Industria Avícola: ¿Cuáles alimentos tendrán mayor demanda de los productores comerciales?

Lic. Díaz de Sol: “Pensando en qué van a consumir los humanos o hacia dónde se va a mover la gente, yo siento que se va hacia la carne blanca, que es el pollo y probablemente a la otra carne blanca, como la están llamando ahora en Estados Unidos, a la carne del cerdo. La tendencia es hacia lo más sano, más saludable y de menos precio. La gente se va a mover un poco más hacia lo saludable, a comer más carne de pollo, aunque nuestro mercado es más de la carne obscura. Creo que la población va a tender a comer más pollo, porque es una carne mucho más saludable y menos costosa que las carnes rojas.

“En nuestros países latinoamericanos, el huevo es la única proteína que está al alcance de la gente con menor poder adquisitivo. Creo que sí vamos a tener siempre demanda de huevo, tanto en Centroamérica como en toda Latinoamérica, y no creo que se termine nunca; es tanta la versatilidad del huevo.

“Van a ser dos industrias (pollo y huevo) las que van a subsistir en la próxima década y que van a seguir siendo una parte importante de la alimentación humana en el mundo”.

“En el mundo en general creo que cada día va a haber tendencias distintas, por ejemplo, un huevo más natural de gallinas no tratadas con antibióticos o químicos, o un pollo de igual manera, porque va a haber países que puedan pagar más por ese tipo de producto. En cuanto a los productos avícolas más naturales en Latinoamérica, durante la próxima década creo que va a haber un nicho de mercado para esos productos. Definitivamente no tan rápido como en Europa donde ya es muy popular, o en Estados Unidos donde está empezando a ser una cosa importante. En Centroamérica y América Latina no va a tardar en empezar a hacerse un pequeñísimo nicho de mercado, primero para ir creciendo conforme pase el tiempo. Creo que uno de los temas es que vamos a tener que buscar nichos de mercado para nuestros productos”.

Industria Avícola: ¿Las dietas se van a cambiar hacia carne roja y carne de aves o hacia alimentos vegetales?

Lic. Díaz de Sol: “Creo que los vegetales sí son importantes y las personas los van a seguir consumiendo, pero definitivamente los vegetales no tienen proteína, y los humanos necesitamos proteína animal, proteína, punto. Sin duda alguna, la proteína animal más barata en el mundo, es el huevo. Entre las carnes más conocidas es la de pollo, porque no puedes comparar lo que vale un kilo de carne roja con lo que vale un kilo de pollo.

“Cada día todo será más caro, entonces primero que todo hablamos del precio. Creo que el pollo y el huevo van a ser siempre las proteínas animales más baratas que vamos a tener en el mercado. Eso es muy conveniente para la familia, porque es una manera sana de nutrirla al menor costo económico.

“Aparte, los nichos de mercado que generemos de comidas especiales con huevo y pollos totalmente naturales u otros para mercados específicos, creo que la gran mayoría va a seguir consumiendo carne y huevos como se han consumido siempre, porque ésa es la única proteína animal que está al alcance de la mayoría de personas en nuestros países”.

Industria Avícola: ¿Cuáles serán los principales cambios en cuanto a la competencia de otros alimentos?

Lic. Díaz de Sol: “Definitivamente vendrán otras comidas que puedan hacernos competencia, tales como los cereales en el desayuno, en el caso del huevo. La leche, que también es una proteína animal nos da también competencia. Los alimentos que puedan ser interesantes en el futuro próximo son los elaborados a base de soya, por ser muy adaptables. En el mercado encontrarás carne de soya, leche de soya, queso de soya, pero no hemos encontrado un huevo de soya todavía en ninguna parte del mundo”.

“Yo considero que el cerdo va a tener un espacio importante en nuestros mercados. Hasta hoy en día, el cerdo no representa un mercado tan importante, porque nunca ha sido tecnificada la crianza de cerdos en nuestros países, como lo ha sido la industria avícola. Creo que el cerdo pudiese ser otra carne adaptable ya que no tiene la grasa dentro, entonces si tu quieres comer menos grasa probablemente vas a comer carne de pollo o carne de cerdo, en vez de carne roja. Creo que Latinoamérica hará un giro hacia comer un poco más de cerdo de lo que actualmente está consumiendo, por lo tanto debería de criarse con toda la tecnología, porque el que no entra a la tecnología del siglo XXI, no podrá competir en el mercado”.

Industria Avícola: ¿En el futuro, donde se va producir y procesar la carne de pollo? ¿Va a seguir concentrada en Estados Unidos y Brasil, o va a cambiar dónde se produce?

Lic. Díaz de Sol: “No siento que haya un cambio tan dramático en la próxima década. Brasil en Sudamérica se mantendrá como el mayor productor de carne de pollo, y Estados Unidos en el norte. Creo que la India también va a crecer, sin embargo, el transporte de esa comida es complicado, con los combustibles tan caros. Dudo que no sigamos produciendo localmente nuestra comida. El petróleo que es el combustible más usado, tiene un alto precio y las alternativas que están encontrando tampoco resultan ser tan baratas como nos imaginábamos.

“El caso del huevo yo creo que es diferente, es más local porque es muy difícil su manejo y el transporte por su volumen es muy caro.

“Hay lugares donde refrigeran los huevos, pero en Latinoamérica la mayoría de la gente no refrigera el huevo. Tenemos entonces esas grandes diferencias del mercado, que la gente del área rural de nuestros países no tiene poder de refrigeración. Por lo tanto, cuando se rompe la cadena de frío del huevo, su vida útil es menor. En el refrigerador lo puede alargar una cantidad de vida muy superior, pero ellos no poseen refrigeración.

“Yo creo que localmente siempre vamos a producir productos avícolas, valga la redundancia; sin embargo en cuanto a la materia prima para el forraje, creo que cada día iremos importando más de los Estados Unidos o Sur América, como es el maíz amarillo y la soya. Llegará un momento en que la materia prima va a ser totalmente importada en casi todos los países de América Latina, porque no vamos a poder competir con las producciones locales. Argentina, Brasil, Estados Unidos, y otros grandes productores de grano básico, le ayudan mucho a la industria avícola local, por ser una industria que consume grandes cantidades de soya y maíz amarillo. En estos 10 años y más temprano que tarde, vamos a volvernos enteramente importadores de esa materia prima.”

Industria Avícola: Entonces, países como Argentina, Brasil y Estados Unidos que ya tienen fuerte producción de granos, ¿la van a seguir teniendo, pero los otros van a dejar de producir y van a importar?

Lic. Díaz de Sol: “Yo creo que los países pequeños van a dejar de producir materia prima y van a importar, porque cada país tiene que dedicarse a lo que produce a buen precio. Por ejemplo en Centroamérica se han hecho varios intentos de producir soya, y todos han sido un fracaso económico. Lo más conveniente es importar, además no podemos competir con esos grandes mercados en que existe la economía escala. Creo que los grandes países productores de grano se van a mantener por sus grandes extensiones de tierra.

“En el caso de Centroamérica, yo creo que la producción de soya es nula, sin embargo, hay producción de maíz amarillo y de sorgo. Creo que durará unos cuantos años más, pero creo que estos agricultores que producen maicillo (sorgo) en el área centroamericana, van a tener que dedicarse a producir otros que sean más rentables para ellos, como hortalizas o frutales. Tenemos que tecnificar a nuestros agricultores, ya no hablando de avicultura específicamente, sino que creo que nuestros países que son pequeños tienen que tecnificar a sus agricultores para que produzcan alimentos que sean de mucho más valor para ellos, que obtengan por la misma cantidad de tierra una cantidad muchísimo mayor de dinero”.

Industria Avícola: ¿Dado que la industria avícola se ha internacionalizado, cree que otras empresas van a comprar empresas en Latinoamérica?

Lic. Díaz de Sol: “Yo me imagino que en el sector de pollo se pudiese tener más interés en comprar compañías, como los grandes productores de pollo, ya sean americanos, mexicanos o brasileños, que son los más grandes en el área y que les es fácil exportar. Puede pasar en huevo también, aunque es más difícil por su manejo, pero siempre existe la posibilidad de que vengan a comprar industrias locales para no empezar de cero y tener un mercado ganado, porque es mucho más fácil comprar una compañía con un mercado ya hecho, que venir a inventar y hacer el mercado que no se conoce, ni la idiosincrasia del país. Yo si creo que somos vulnerables a eso”.

Para concluir, la Lic. Díaz de Sol dice: “Considero que la industria avícola va a ser una de las industrias clave en la alimentación por ser, vuelvo a repetir, la proteína más sana y más barata que hay en el mundo. Creo que habrá concentración de productores para que la distribución sea más barata. Se llevarán a cabo muchas alianzas estratégicas, y la industria avícola será un elemento importantísimo en la nutrición, especialmente porque la gente quiere comer más saludable. De esta forma, la industria avícola va a ser una de las industrias que fácilmente va a sobrevivir, durante la próxima década”.