En abril 2008, el diaro de negocios Wall Street Journal de Estados Unidos publicó un artículo sobre una campaña publicitaria que la empresa avícola líder de México, Bachoco, estaba llevando a cabo en Houston, Texas. Este artículo confirmó rumores que se habían escuchado por varios meses, pero que no se podían comprobar. 

Bachoco es la empresa avícola más grande de México: en el 2007 procesó más de 440 millones de pollos de engorda. Además tiene 8 millones de ponedoras en producción, lo que coloca a Bachoco en la segunda posición de producción de huevos en el país.

El artículo sobre Bachoco del Wall Street Journal, dice, en parte.

“Cuando se trata del mercado estadounidense, Industrias Bachoco, el mayor productor avícola de México en ventas, se enfrenta a diferentes tipos de acertijos del huevo y la gallina. ¿Qué es primero, el mercado o la mercadotecnia?

“A Industrias Bachoco le encantaría vender productos mexicanos a los millones de mexicano-americanos en EUA que están familiarizados con su marca. Pero no puede exportar legalmente porque no tiene la certificación del gobierno estadounidense. Mientras espera el sello de aprobación, que podría llevarse meses, está vendiendo huevos producidos en Estados Unidos en algunas tiendas de Texas, y lanzó una nueva campaña de mercadotecnia.

“La compañía es un anunciante grande en México, donde sus anuncios espectaculares en las autopistas aluden al patriotismo del mexicano, exhortándolos a comprar productos nacionales en lugar de muchas marcas de EUA que han inundado el país desde que entró en vigor el Tratado de Libre Comercio en 1994. “Un desayuno muy mexicano" es un eslogan típico, a lo largo de una foto de un huevo envuelto en un colorido sarape con un sombrero puesto. Sin embargo, esas imágenes podrían ser contraproducentes al norte de la frontera, ya que sugieren estereotipos étnicos más que orgullo nacional.

“Así que la señalización en Texas, limitada hasta ahora a Houston, muestra a dos huevos de pie uno junto a otro, uno con una horquilla, estilo gótico estadounidense y un texto en inglés que dice: “Directo de la granja”. Otro es para atraer directamente a los latinos, con dos huevos con sombreros y cartucheras cruzadas y las palabras “Huevos a la mexicana”.

“Aunque el TLCNA permite las importaciones de pollo de México, las incubadoras y plantas de sacrificio mexicanas deben estar inspeccionadas y certificadas por el Departamento de Agricultura de EUA. Bachoco le informa a los inversionistas que intenta entrar al mercado de EUA por la puerta grande para 2010. Espera para entonces tener la aprobación de importación.

“Aunque es no es nada nuevo el hecho de que las compañías mexicanas sigan a sus clientes leales hacia el norte, la mayoría de los productos mexicanos llegan como importaciones o están producidos por unidades estadounidenses de la compañía mexicana. Gruma, el rey de la harina de maíz y de la tortilla de México, tiene una enorme presencia en EUA a través de su división Mission Foods.

“Esa opción estaría abierta para Bachoco también, aunque requeriría de una fuerte inversión en capacidad de granjas y procesamiento. Así que por ahora, Bachoco está subcontratando la producción de sus huevos de plato a una compañía de EUA: Cal-Maine Foods (la empresa productora de huevos más grande de EUA). El acuerdo empezó a finales del año pasado, sin bombo y platillos; ha habido huevos de Bachoco en las tiendas de Texas desde hace unos seis meses.

“Cal-Maine envía huevos de marca Bachoco a Fiesta Mart, una cadena con unas 50 tiendas, principalmente en barrios de inmigrantes en Houston, Dallas y Austin, Texas. San Antonio es el siguiente objetivo.

“La compañía dice que ha aumentado la capacidad de huevo en Mexicali, ciudad fronteriza a unos 320 km de Los Ángeles, cuyos millones de consumidores nacidos en México constituyen el mercado de comestibles mexicanos más grande del planeta”.