Advertisement

News and analysis on the global poultry
and animal feed industries.
gaspump_opt.jpg
on July 22, 2009

Continúa la presión de los altos precios de granos

Los efectos de los altos precios de los granos tienen un impacto negativo directo sobre los avicultores

El "tema del año" los altos precios de granos y su impacto negativo sobre la producción avícola sigue fuerte. He tratado este tema varias veces este año, dado las serias implicaciones de este problema, pero obviamente no es algo que va a desaparecer en el futuro cercano.

Varios reportajes de prensa recientes de todo el mundo indican que los efectos de los altos precios de los granos tienen un impacto negativo directo sobre los avicultores y otros productores agropecuarios, así como los precios que los consumidores pagan por sus alimentos.

El "enemigo número uno" en todo este escenario, sigue siendo el etanol, y los biocombustibles en general, que están usando más y más granos, en particular el maíz, lo que ha incrementado el precio significativamente.

Un estudio importante hecho en los Estados Unidos indica que el incremento de $14 mil millones de dólares anualmente en los precios de los alimentos al consumidor, se puede culpar directamente a los precios más altos del maíz, debido a la producción del etanol. El estudio indica que este incremento en precios al consumidor podría alcanzar $20 mil millones anualmente si los precios del maíz serían de $4.42 por bushel.

Un reportaje de Belice dice que los costos de los granos para los alimentos se han incrementado un 20% y los productores de pollo ya no pueden absorber los costos, por eso ha subido el precio de pollo para el consumidor, más de una vez.

En España, varias asociaciones agropecuarias presentaron una queja frente a su Departamento de Agricultura, indicando que la especulación en el mercado cerealista ha incrementado la presión sobre los productores de carne, porque hay un claro desequilibrio entre los costos de producción y los precios de venta de la carne, generando la quiebra de muchas explotaciones ganaderas. La culpa la ponen directamente en la producción de biocombustibles, algo que los gobiernos de la Unión Europa, que incluye a España, han apoyado sin reservas.

En Europa los productores de cerdo están sufriendo grandes pérdidas, y quieren que los consumidores paguen más por los productos, para compensar por las pérdidas. En el Reino Unido, los costos de producción son mayores que el precio de venta, y se calcula que durante los próximos 12 meses, los porcicultores podrían perder 200 millones de libras esterlinas. Los reproductores de cerdo en Europa están perdiendo entre 7 a 20 euros por cada lechón al destete que venden.

De acuerdo con un asesor estadounidense, los precios de maíz han caído $1 dólar por bushel desde el alza de junio, sin embargo los precios de soya han subido a $9 por bushel. Este año la cosecha de maíz le quitó hectáreas a la soya, pero para el 2008 parece que la soya va a quitarle hectáreas al maíz. Esto no quiere decir que los precios de maíz no pueden subir de nuevo, pero presenta una buena oportunidad para que los avicultores compren maíz. Es hora, de acuerdo con este asesor, de pensar en el futuro para los avicultores.

Sin embargo, siempre hay dos puntos de vista sobre cualquier tema, y este caso no es diferente. Los defensores del etanol y los biocombustibles, o sea los productores de estos productos, dicen que los precios más altos de alimentos que han visto los consumidores no son la culpa del etanol, sino de los precios del petróleo.

La Asociación de Combustibles Renovables en Estados Unidos se basa en un estudio independiente hecho en junio de este año que indica que los precios más altos de energía tienen dos veces más impacto sobre los precios de alimentos para el consumidor que lo que tiene el precio del maíz.

Este estudio indica que los costos de energía impactan a toda la cadena: producción, procesamiento, empaque y transporte de cada comestible, mientras que los precios del maíz impactan sólo un pequeño segmento del mercado.

Son los costos del petróleo, que siguen subiendo, los que realmente causan los problemas. Un 33 por ciento de incremento en el precio del petróleo crudo, que equivale a $1 por galón de gasolina, causaría un alza de entre 0.6 y 0.9 por ciento en los precios al consumidor. Un alza equivalente en los precios de maíz, $1 por bushel, sobre los niveles actuales, sólo afectaría los precios al consumidor en un 0.3 por ciento.

Los autores de este estudio no ignoran los efectos que los precios del maíz tienen sobre los precios de los comestibles, pero indican que los precios del maíz así como los precios de energía tienen impacto. Sin embargo, subrayan que los efectos de los precios del petróleo son mucho más importantes que los precios del maíz en subir los precios de los alimentos para el consumidor.

Por el momento no parece que la producción de etanol vaya a caer, dado que tiene el apoyo de gobiernos a través del mundo, existe un buen mercado para el etanol, y además tiene el apoyo de personas y grupos interesadas en promover la energía renovable.

El reto para los avicultores sigue siendo como lo ha sido todo este año: ¿cómo producir el alimento más barato para el consumidor, y todavía tener un negocio rentable? IA

IAcornphoto_opt.jpg
Comments powered by Disqus