Fundada en 1959, Avipal ha sido una de las empresas líderes de la industria avícola brasileña por largos años. A primera vista no ha cambiado tanto, dado que Avipal ha sido la quinta empresa más grande de pollo por muchos años. Sin embargo, un vistazo más de cerca muestra que Avipal es una empresa totalmente diferente de lo que era incluso 10 años atrás. La empresa ha pasado por momentos difíciles, pero ha surgido como una empresa renovada, y muy exitosa.

Hace unos trece años, cuando visité Avipal en su sede en Porto Alegre, en el estado de Rio Grande do Sul (RS), era la quinta empresa más grande de pollo y además una de las empresas más grandes de incubación de pollitas y producción de huevo comercial. Casi todo el pollo era para consumo local, había muy poca exportación.

En ese entonces era una empresa "única" en Brasil al producir pollo y huevo, y además producir huevo fuera de la zona tradicional de huevo en el estado de São Paulo.

Hoy en día, al visitar Avipal de nuevo, la empresa ya no tiene ponedoras, ni incubación de pollitas y la mayor parte de su producción de pollo se exporta, además produce y exporta cerdo, y es la tercera empresa más grande de productos lácteos en Brasil.

Hace seis años comenzaron a hacer grandes cambios. Eso se debe a que la familia Shan, de origen chino, decidió hacer cambios y establecer un nuevo directorio. Fue entonces cuando se decidió dejar la producción de huevo y entrar a la exportación de pollo. Las granjas de ponedoras se habilitaron para las reproductoras pesadas.

En 1996, Avipal había entrado al sector de lácteos con la incorporación de Elegê Alimentos. El Grupo Avipal tiene dos "divisiones": Avipal y Elegê.

En el 2004 se hicieron aún más cambios al salirse la familia Shan de las operaciones diarias de la empresa y contratarse a administradores profesionales y a muchos nuevos gerentes de las diferentes operaciones. La familia Shan todavía participa en la mesa directiva, y tiene más del 75% de las acciones de la empresa.

Con todos estos cambios, la empresa ha detenido las bajas que estaba experimentando y ahora está saliendo hacia delante exitosamente.

Cifras

Avipal está produciendo 210 millones de pollos al año y exporta el 80% de su producción. La empresa tiene cuatro complejos de producción de pollos, cada uno con su propia planta de procesamiento.

Las plantas de procesamiento se localizan en: Porto Alegre (RS), Lajeado (RS), Dourados, Mato Groso do Sul y Feira de Santana, Bahia. También contrata la producción en otras dos plantas pequeñas.

Además de ser la quinta empresa de producción de pollo en Brasil, también es la quinta empresa más grande de exportación de pollo y cerdo.

La marca Elegê es la tercera empresa de lácteos del país, y tiene el liderazgo en varios productos como queso, leche de larga vida (UHT), y leche condensada en tetrabrick. Este año Elegê lanzó una nueva línea de productos de "leche vegetal" a base de soya.

La empresa tiene ingresos por $1,000 millones de dólares. Sus mercados son: lácteos (55%), pollo (30%), cerdo (11%), carne procesada (3%) y granos.

Las ventas nacionales representan el 71% de sus ingresos. La empresa tiene casi 9 mil empleados directos. Es una empresa que cotiza en bolsa, con acciones en Bovespa algo que comenzó en 1985.

Bahia

La historia de la planta en Bahia, en el nordeste del país, comenzó en Feira de Santana (no lejos de Salvador) en 1997, durante el período en que la industria avícola brasileña se estaba expandiendo al centro-oeste del país.

La expansión de la industria avícola se hizo porque se quería crecer en la producción y exportación de pollo y porque el centro-oeste es la zona productora de granos del país. Al estar en la zona de granos, las empresas redujeron sus costos de transporte de granos.

La planta de Avipal en Bahia parecía ser parte de este movimiento al centro-oeste, pero en realidad no lo fue. La verdad es que se construyó con un plan para surtirle al mercado del noroeste de país. La planta queda bastante lejos de la zona de granos, lo que complica las cosas un poco.

La planta en Bahia comenzó a operar en el 2002, al mismo tiempo que Avipal estaba "saliéndose" del mercado interno y entrando al mercado de exportación en forma seria. Aunque la planta en Bahia fue destinada para vender en una parte del país que el resto de las empresas brasileñas básicamente ignoraban, está habilitada para la exportación, si es que Avipal decide exportar desde ahí. En Bahía, Avipal también tiene una planta de embutidos.

La planta en Bahia es la operación de pollo más grande del norte y noreste del país. La estrategia le ha servido muy bien a Avipal, y es un mercado muy lucrativo que atiende exclusivamente al nordeste y el norte del país, que son regiones muy grandes. Es la marca líder en Bahia. La estrategia de Avipal para equilibrar las exportaciones y el mercado nacional se basa principalmente en la planta en Bahia.

Lajeado

La planta de procesamiento en Lajeado, RS es la planta más grande de la empresa y procesa un promedio de 300,000 al pollos al día, en dos turnos. La planta exporta el 90% de su producción.

Dicha planta produce principalmente pollos ligeros de 700 a 1600 gramos para la exportación en general al Medio Oriente y Japón.

En el complejo de procesamiento en Lajeado también hay una planta de procesamiento de cerdos y una planta de embutidos, que usa los insumos de las otras dos plantas.

La calidad es un punto muy importante para Avipal, debido a que hay un requisito de calidad por parte de los clientes. Tienen un equipo de calidad corporativa que da apoyo a cada unidad en la empresa. Para Avipal, la calidad es lo que garantiza el mantenimiento de sus clientes. En la planta de proceso hay muchos puntos de control de calidad y se mantienen registros muy cuidadosos sobre todo lo que ocurre.

HACCP existe por fuerza de ley en Brasil, pero Avipal hace énfasis en el conocimiento, la habilidad, y especialmente la actitud del personal. Es en la actitud del personal que Avipal cree que hace la diferencia.

Avipal invierte mucho en la capacitación de las personas; cada vez buscando más la mejoría continua en todo su proceso. Avipal produce con calidad, con mayor aprovechamiento, con mayor rendimiento y causando el menor impacto ambiental posible.

Perspectiva del director

El Dr. Rami Goldfajn es el Director del Grupo Avipal, y él explica los cambios importantes que han habido en la empresa. "El cambio más reciente ocurrió en 2004, y fue un cambio de una compañía con un directorio familiar a una compañía de un directorio profesional. Los accionistas decidieron hacer este cambio, contratar a una consultoría especializada en este asunto, que había hecho este trabajo por dos años y medio implantando técnicas modernas de gestión, haciendo cambios y mejorando también el desempeño de la compañía. Este trabajo terminó en junio de 2006 y fue completado con la contratación de un equipo totalmente profesional de julio de 2006 hasta ahora.

"Hoy la familia está representada en el Consejo de Administración, donde hay profesionales independientes que también participan, personas que no son de la familia.

"El Grupo Avipal es una compañía de capital abierto, o sea las acciones se negocian en la Bolsa de Valores y a pesar del nombre, no es solamente pollo, las facturación es de alrededor de 55% productos lácteos, un 30% pollo y el resto es cerdo industrializado.

"El cambio que se hizo hace seis años, fue porque el mercado nacional no estaba, no había tantas oportunidades, había una competitividad en el mercado interno muy difícil por las compañías más informales, con prácticas de gestión no tan ortodoxas. Avipal encontró la oportunidad de competir de una forma más profesional en el mercado de exportación, donde tiene un producto de calidad, y un servicio de calidad.

"En este mercado de exportación tienes que ser muy riguroso, tienes que tener una norma de calidad alta, tienes que tener una norma de servicio alta, tienes que hacer inversiones en desarrollo de relaciones de largo plazo. Y esto inició hace seis años y a medida que el éxito fue creciendo, fuimos haciendo el cambio entonces de producción para la exportación. Hoy, alrededor del 65% al 70% de nuestra producción de carnes ya es para exportación.

"El año pasado como parte del planeamiento estratégico que de nuevo hicimos, definimos nuestra visión, nuestra misión y nuestros valores, y nuestra misión creo que ahora refleja más cómo es la compañía. Nuestra misión es proveer alimentos con calidad. Significa que ese mensaje que pasamos a todos en la organización y todos los accionistas y clientes, de que todo lo que vamos a hacer, lo vamos a hacer con calidad.

"La estrategia que ya teníamos estaba bien, lo que hicimos fue acelerar y mejorar algo que ya estaba iniciado. Creamos un área de comercio exterior que no había. Antes, la exportación de Avipal se hacía por una intermediación de una trading', y lo que hicimos fue crear un área de comercio exterior, por la importancia que tiene este segmento para nosotros.

"También preparamos al resto de la compañía para la exportación, lo que significó varios procesos: ventas, internacionalizar el área financiera, y los procesos de logística. Necesitábamos crear todo eso, nos dio más ventajas competitivas y nos dejó más cercanos a nuestros clientes", dice el Dr. Goldfajn.

2006: año difícil

Para la avicultura brasileña el año 2005 fue tremendo, el 2006 fue horrible y el 2007 es un año de recuperación. Le pedimos al Dr. Golfajn describir las experiencias de Avipal durante este tiempo. El comenta, "Creo que todo está centrado en 2006, el 2005 ya se olvidó. Lo interesante del punto de vista histórico es entender 2006. Lo que ocurrió en 2006 no creo que vaya a ocurrir nunca más. Vamos a tener gripe aviar, pero reversión de expectativa ¡nunca más de esta forma!

"Lo que ocurrió es que estábamos todos muy optimistas, ampliando producción, ampliando inventarios, y en determinado momento la venta se bajó a la mitad, y el precio se bajó a la mitad. Así, de una semana a la otra. ¿Por qué? Porque empezó el problema de influenza aviar en Europa y se pasó para el Oriente Medio, Japón y todo el mundo se quedó con miedo de consumir productos de aves. Yo me acuerdo, me mandaron un artículo de los restaurantes en Londres y París, que estaban poniendo placas en la puerta diciendo: no estamos vendiendo productos de pollo'.

"Hubo una exageración muy grande de la reacción de consumo, por un lado también ocasionado por una exageración, en nuestra opinión, por parte de los medios de comunicación. El efecto de eso fue muy malo a corto plazo, más creo algo muy positivo a largo plazo. ¿Por qué? Porque el consumidor se inundó de información sobre el asunto.

"Al principio había una paranoia muy grande, después, hubo una gran divulgación de cuáles eran los riesgos reales y cómo protegerse. Entonces, la población hoy en día sabe que si compran un pollo de una marca conocida, y si cocinan el pollo no hay riesgos. Eso el consumidor lo pasó a conocer.

"En el 2006 todas las compañías brasileñas sufrieron mucho, perdieron plata. Tuvimos que cambiar la forma como trabajábamos, y el consumidor también obtuvo conocimiento y volvió la confianza en el consumo de pollo.

"Tenemos una industria que está invirtiendo para crecer en forma mucho más cuidadosa, o sea no tan irresponsable. Estamos invirtiendo, creciendo, viendo, invirtiendo, creciendo con responsabilidad. Hay un creciente consumo que está ocurriendo en Brasil, en el mundo, y volvemos al optimismo del consumidor de 2005, con una industria mucho más cautelosa.

"Estamos preparados, si viene una crisis más, ya sabemos qué hacer, ya sabemos cómo comportarnos, ya hemos pasado por esto. Acompañamos hoy la venta diariamente para ver cualquier efecto de baja para poder rápidamente hacer ajustes en la cadena de producción, si es que necesitamos bajar la producción. Trabajamos hoy con un nivel de inventario bajísimo. Ya no trabajamos con inventarios grandes. Tenemos lo que es necesario para el giro, más no trabajamos con inventarios altos. Eso significa que rápidamente podemos hacer ajustes, debido a que monitoreamos a diario el proceso. De esta forma, podemos reaccionar mucho más rápido.

"El año pasado, cuando sucedió la crisis, cuando bajó el volumen de venta y de precios, los precios que estábamos vendiendo, lo que aún podíamos vender, eran con márgenes negativos. O sea, cuanto más produzco y vendo, más pierdo. Nosotros decidimos reducir la producción. ¿Y cómo lo hicimos? Paramos tres de las cuatro plantas durante 30 días.

"Aunque fue algo drástico, decidimos hacerlo y fue la mejor cosa que hicimos.

"Eso permitió bajar rápidamente nuestro inventario y bajó la presión de venta. Si no tienes tanto inventario puedes entonces pasar a negociar mejor con tus clientes sin presión y fue lo que ocurrió. Mejoramos nuestras ventas, y los precios; para mayo o junio del 2006 ya estábamos volviendo lentamente a la normalidad. A fin de cuentas redujimos nuestra producción en un 14% en el 2006.

"Junto con esa reducción de producción, iniciamos un proceso de reducción de costos en general, mejoría de eficiencia operativa. Este trabajo que estamos haciendo de reducción de inventario de producto acabado, eso es algo que se inició ya el año pasado y ahora estamos viendo los resultados", dice el Dr. Goldfajn.

Futuro

En cuanto al futuro de Avipal, el Dr. Goldfajn comenta, "Vamos a crecer con responsabilidad. No tenemos nada definido, pero vamos a necesitar invertir para continuar creciendo. Estamos cerca de nuestra capacidad y si queremos crecer vamos a necesitar hacer inversiones, pero no hay nada definido. No sabemos si va a ser algo nuevo o si va a ser crecimiento de algo que ya tenemos.

"Estamos mirando al futuro con mucha confianza. Creemos que Brasil tiene ventajas competitivas continuas de largo plazo. Nosotros tenemos ventajas competitivas y estamos muy enfocados en la estrategia en este mercado avícola," concluye el Dr. Goldfajn.