Advertisement

News and analysis on the global poultry
and animal feed industries.
El Dr. Paul Aho dice que si toda la cosecha de maíz de Estados Unidos se usara para la producción de etanol, reemplazaría menos del 20% del uso de la gasolina en Estados Unidos.
on May 16, 2007

La cuestión de etanol

Dos reportajes analizan lo que se comentó durante la Exposición Internacional Avícola 2007 acerca de los altos precios de los granos y la producción de etanol.

En Estados Unidos, a los republicanos les gusta. A los demócratas les gusta. Les gusta también a los líderes nacionales, estatales y locales. Pero en una noche invernal de enero, conforme George Bush, el Presidente de Estados Unidos, se dirigía a la nación y hablaba sobre la política estadounidense de biocombustibles, alrededor de 30 avicultores de Estados Unidos y del mundo se reunían en un hotel en Atlanta para evaluar exactamente cuán malas las cosas se podrían poner. Las palabras como "falsa ilusión" y "descarrilamiento del tren" figuraban de manera prominente en su análisis sobre la política de biocombustibles del gobierno de Estados Unidos y sus probables ramificaciones en la industria avícola mundial.

¿Cómo van a golpear los precios del maíz de entre $4 y $6 dólares por bushel, y de hasta $8 dólares por bushel? Éste es el escenario proyectado por el economista de la industria avícola Paul Aho para el año de cultivo de 2007 - 08. Y sus predicciones dan por sentado una cosecha de maíz récord en Estados Unidos; el escenario de los precios podría ser peor, menciona, si las condiciones del clima fueran a afectar negativamente la producción del maíz.

Plantas de etanol

Las plantas de etanol están surgiendo por todos lados en Estados Unidos y están utilizando más y más maíz como resultado de la política gubernamental estadounidense que no sólo subsidia la producción del etanol, sino que progresivamente requiere más uso del etanol en la gasolina. Los productores que se reunieron en Atlanta durante la Exposición Internacional Avícola para escuchar a las perspectivas del Dr. Aho expresaron una mezcla de resignación y desconcierto sobre la política nacional destinada a impulsar hacia arriba los precios de los alimentos, mientras que se consiguen solamente ahorros modestos en el consumo de la energía en Estados Unidos.

"El problema que yo veo es que incluso si toda la cosecha de maíz de Estados Unidos se usara para la producción de etanol, reemplazaría menos del 20% del uso de la gasolina en Estados Unidos", dijo el Dr. Aho a los asistentes a la conferencia. "Hablando de manera realista, no toda la cosecha de maíz se va a usar en la producción de etanol, además de que en el mejor de los casos va a sustituir alrededor del 8% del uso de la gasolina en Estados Unidos".

Aunque existen controversia acerca de que si la producción de etanol es positiva o negativa en energía neta, Aho dijo que el uso, incluso, de las afirmaciones más optimistas, de que la producción de etanol es positiva en energía neta en un 25%, rendiría sólo un 2% en la reducción del uso de energía. "Y la mayor producción de etanol va a ser a costa de precios de los granos para alimentos balanceados significativamente más altos, al igual que los precios de los alimentos, en todo el mundo", hizo notar.

Impacto

Por lo que, ¿cuál es el impacto en la industria avícola? Aho calcula que la creciente producción de etanol en Estados Unidos va a aumentar el costo de producción de una libra de pollo entero listo para cocinarse en 4.5 centavos y la docena de huevos de mesa en 10 centavos. El aumento del costo para la industria de la carne avícola en Estados Unidos será de alrededor de $2 mil millones de dólares al año. El aumento del costo para la industria del huevo de mesa nacional será de $750 millones de dólares.

Gordon Butland, consultor de negocios internacionales, que también se dirigió al grupo, dijo que la política de biocombustibles de Estados Unidos está teniendo impacto en todo el mundo. Ha hecho subir los costos del maíz de entre $50 y $70 dólares por tonelada en los últimos meses en todo el mundo. Estos aumentos en el costo se traducen en $300 a $400 dólares por tonelada a nivel del producto cocido.

En todo el mundo, Aho calcula que el aumento en el costo para la industria de la carne avícola va a ser de $8 mil millones de dólares, mientras que el aumento del costo para la industria de huevos de mesa va a ser de $9 mil millones de dólares.

"En todo el mundo, sólo para pollo y huevos, habrá, como mínimo, un aumento de $17 mil millones de dólares en el costo a los consumidores", dijo Aho. Esto no toma en cuenta el aumento en los costos de otros alimentos que usan granos en su producción, como la carne de cerdo, de res, el pan, las tortillas, etc. Este precio adicional que incluye a estos alimentos, podría estar cerca de los $100 mil millones de dólares, calcula. Los aumentos de precio resultantes de esto van a hacer que baje el consumo de pollo en todo el mundo, comentó.

El Dr. Aho hizo notar que los aumentos de precios en pollo y en el huevo, van a pegarle más fuertemente a los consumidores más pobres del mundo, que se verán forzados a comer no sólo menos proteínas de pollo y de huevo, sino también productos a base de granos como las tortillas y el pan.

¿Serán capaces los productores de maíz de aumentar la producción para suavizar el impacto sobre los precios del maíz? Algunos dicen que van a aumentar drásticamente los rendimientos y la superficie plantada de maíz en Estados Unidos, lo que va a mitigar este desvío a la producción de etanol. Aho es escéptico de que ocurra esto a corto plazo. La tierra en el Programa de Reserva de Conservación de EUA generalmente se deja sin trabajar bajo contratos de 10 años, y sólo un pequeño porcentaje se torna disponible para la producción en un año dado. Además, a menudo es relativamente baja la productividad de la tierra desviada a maíz de otros cultivos. Y lo que es más, la cantidad del maíz que se desvía a la producción de etanol es enorme y cada vez crece más. "Este año, el porcentaje del maíz cultivado en Estados Unidos que se dedica a la producción de etanol, es de alrededor del 20%. Para el siguiente año, la cantidad será del 30% y va a estar cerca del 40% en el siguiente año", comentó.

Por el momento, los críticos de este enamoramiento de Estados Unidos con la producción de etanol a base de maíz, se sienten como un niño pequeño en un cuento de hadas de Hans Christian Andersen que claramente podría ver que el emperador no tiene ropa. El problema es que para cuando las personas encargadas de hacer las políticas en Estados Unidos admitan que no tiene sentido la política de biocombustibles de Estados Unidos, ya habrá pagado el mundo un precio muy alto.

Comments powered by Disqus