Advertisement

News and analysis on the global poultry
and animal feed industries.
cHRISX_opt.jpg
on July 22, 2009

Maíz, tortillas, gasolina

Los altos precios de las tortillas, el alimento más básico de la dieta mexicana, ha sido el tema de mucha discusión en México.

La preocupación más importante para el sector agropecuario en este momento son los precios muy altos de los granos, particularmente el maíz y la soya. Es de todos sabido que la causa de estos altos precios se debe al creciente sector de etanol en Estados Unidos que usa una gran cantidad de maíz, que por ende no está disponible al sector agropecuario.

Si los costos de producir pollo y huevo suben, entonces el costo de los alimentos para el consumidor también va a subir. Esto ha estado pasando recientemente en México, donde el precio de las tortillas, particularmente, y también pollo y huevos, ha creado un escándalo nacional que hasta ha resultado en manifestaciones en la calle.

Los altos precios de las tortillas, el alimento más básico de la dieta mexicana, ha sido el tema de mucha discusión en México. Un reportaje de la prensa mexicana indicó que se estaban emitiendo unos 100 artículos diarios, desde diciembre del año pasado, relacionados al aumento en el precio del maíz y sus derivados, particularmente la tortilla.

Se dice que es más barato comprar un kilo de tortillas en la ciudad de Nueva York que en la Ciudad de México y esto ya se está llamando la "paradoja tortilla".

El presidente de México Felipe Calderón tuvo que imponer un control de precios a 8.50 pesos (US$0.77) por kg de tortilla, después de haber indicado que no iba a imponer controles de precios. El presidente llegó a un acuerdo con varias organizaciones empresariales para tener un control de precios voluntario.

Bajo el acuerdo, los consumidores pueden comprar tortillas a precios tan bajos como 3.50 pesos (US$0.31) por kg en tiendas del gobierno y 6.00 pesos (US$0.55) en ciertas tiendas. Hace un año el precio promedio era de 6 pesos. El acuerdo permanecerá hasta fines de abril y después el gobierno y el sector empresarial tendrán que decidir si mantendrán o cancelarán los controles de precios.

México utiliza más de 9 millones de toneladas métricas de maíz anualmente para producir tortillas. Las tortillas son tan importantes en la dieta mexicana, que las fluctuaciones de precio tienen un efecto significativo sobre el Índice Nacional de Productos al Consumidor.

Como parte del acuerdo el gobierno dice que va a aumentar la cuota para importaciones de maíz libres de aranceles en 100,000 toneladas para que el total del año sea 750,000 TM. El total incluye 450,000 TM de EUA. Sin embargo, la Confederación Nacional de Productores de Maíz de México no está satisfecha con esta decisión, ya que las grandes importaciones de maíz podrían resultar en la pérdida de muchos empleos en el sector rural. El gobierno responde que México produce 21 millones TM de maíz, que no alcanza la demanda nacional de 31 millones TM.

Debido a todas estas noticias negativas, los productores de maíz de EUA decidieron que tenían que defenderse y lo hicieron en un comunicado de prensa emitido en febrero. El Consejo de Granos de EUA (USGC) y la Asociación Nacional de Productores de Maíz (NCGA) dicen que la falta de oferta de maíz blanco y no el etanol, es la causa principal de los altos precios de tortillas. Menos producción de maíz en México, y la falta de licencias de importación han sido las causas principales de la escasez.

Se subraya que es el maíz blanco que se usa en la fabricación de tortillas y no el maíz amarillo que se usa para las industrias agropecuarias y de etanol. Además, indican que México no está culpando a EUA por los altos precios del maíz blanco.

Representantes mexicanos indican que se pidieron licencias de importación del gobierno a partir de agosto pero que no se autorizaron hasta enero, para importaciones en febrero.

Además, debido a una sequía el año pasado, la cosecha mexicana de maíz se redujo en 1.2 millones TM. Los agricultores mexicanos produjeron 22.5 millones de toneladas de maíz blanco y amarillo en 2005, mientras que la producción cayó el 5 por ciento a 21.3 millones de toneladas en 2006.

UGC y NCGA admiten que los precios altos de maíz amarillo en EUA han impactado los precios de maíz amarillo en México. Saben que el precio del maíz blanco también ha subido, pero dicen que no se debe al etanol, y que los mercados nacionales e internacionales son los responsables de los altos precios.

México es un importante cliente para el maíz estadounidense, con importaciones de 10.5 millones de toneladas en 2006. Sin embargo solo 253 mil toneladas eran de maíz blanco, indicaron USCG y NCGA.

Expertos en este tema indican que los comentarios de USCG y NCGA son importantes, pero que no presentan el escenario completo. Se comenta que la falta de permisos de importación no es lo único que afectó la oferta: durante la administración del presidente Salinas se eliminaron los apoyos de precio y producción a los agricultores, lo que a fin de cuentas ha reducido la producción.

Además, los altos precios del maíz amarillo también se deben a los intermediarios, cuya especulación causa que los precios suban en forma importante. Los precios del maíz blanco son afectados por los precios del maíz amarillo, aunque en forma indirecta, por lo que también han subido.

Los pollos y las gallinas no comen maíz blanco, entonces este ejemplo no viene directamente al caso de la industria avícola, sin embargo forma parte de la nueva realidad en la cual los insumos son mucho más caros, que incrementan los precios del producto final al consumidor. Como se nota en este caso, el consumidor definitivamente ha visto los precios más altos y no le gusta nada. IA

Comments powered by Disqus