El término "sustentabilidad" está de moda de repente y lo estoy oyendo por todos lados. Por eso decidí investigar el tema un poco, para ver si tiene alguna relevancia para la industria avícola.

Sucede que existe una gran cantidad de información sobre la sustentabilidad (sustainability en inglés) al buscar en Internet. También es obvio que sustentabilidad es una palabra que tiene un montón de definiciones dependiendo de quién la está usando como tiende a pasar con palabras y conceptos de moda.

Una definición de sustentabilidad es: "satisfacer las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las futuras generaciones de satisfacer sus necesidades". El desarrollo sustentable trata de crear un equilibrio entre los aspectos económico, ambiental y social.

Cuando la gente usa la palabra sustentabilidad más que nada se refieren, yo creo, al medio ambiente, la ecología y a la agricultura. Sin embargo, aunque la protección y conservación del medio ambiente son temas centrales de la sustentablidad, no todos incluyen la agricultura. Por eso yo voy a concentrarme en la sustentabilidad agrícola, ya que ahí se encuentran los temas de interés para la industria avícola.

De acuerdo con la literatura, la agricultura sostenible (o sustentable) integra tres objetivos principales: la salud ambiental, la rentabilidad económica y la equidad social y económica. Para poder satisfacer las necesidades del presente sin comprometer las necesidades del futuro es de suma importancia cuidar los recursos naturales y humanos.

Otra descripción de la agricultura sostenible indica que se refiere a la capacidad de una granja para producir alimentos indefinidamente, sin causar daño irreversible a la salud del ecosistema.

En realidad este es un concepto y una práctica antigua, que todavía se practica en muchas partes del mundo, simplemente porque esa siempre ha sido la práctica agrícola de esa región.

Cuando fulano de tal habla de la agricultura sostenible, está pensando en el pequeño agricultor local, quien provee alimentos frescos para la mesa del consumidor. Se piensa que por ser local y pequeño, que los alimentos que produce son mejores, más saludables y que sus prácticas agrícolas son mejores para el ambiente. Esto es lo que piensan, y aunque no necesariamente es la realidad, eso es lo que cree el consumidor.

Yo definitivamente he visto esta actitud en los Estados Unidos, el pensar que el pequeño agricultor local produce los mejores alimentos y que definitivamente debemos apoyarlo como pequeño agricultor. Es aquí donde se comienzan a confundir las cosas, dado que los agricultores pequeños no necesariamente están practicando la agricultura sostenible, aunque se piense que lo están haciendo.

La confusión se incrementa cuando incluimos los productos orgánicos, que son muy populares en este momento. Los productos orgánicos definitivamente caen dentro de la definición de sustentabilidad, por su cuidado del medio ambiente al no usar productos químicos en la producción de los alimentos. Pero no todos los granjeros pequeños usan prácticas orgánicas más que nada porque hay una cantidad limitada de insumos orgánicos. Entonces ha surgido una nueva polémica: productos orgánicos versus el productor local ¿cuál es mejor?

Yo tuve el placer recientemente de visitar Atlanta y hablar con una chef reconocida de la ciudad, que se especializa en panadería y pastelería, y ella indicó que tiene mucho interés en la agricultura sostenible y en apoyar a los granjeros locales. Incluso ella compraba huevos producidos por aves en libertad, porque le gustaba el concepto, aunque era un producto más caro.

Bueno, y todo esto ¿qué tiene ver con la industria avícola comercial? Hay varios aspectos en que los avicultores podrán sentir la influencia de la agricultura sostenible. Por un lado creo que es importante que los avicultores entiendan que la agricultura sostenible se está volviendo un concepto popular, lo que tiene implicaciones en el mercadeo de productos. Aunque ya es sabido que el nicho de productos orgánicos sigue creciendo, el nicho del "agricultor local" también podrá ganar espacio. ¿Cómo puede entrar un avicultor comercial a este sector? Yo no sé, exactamente, pero se debe saber que existe este mercado y si hay manera de participar en él, mejor.

Esto podría involucrar un acuerdo con productores pequeños, para vender los productos que ellos producen con la marca conocida de la empresa avícola. En los Estados Unidos, por ejemplo, algunas de las empresas más grandes de huevo de mesa, venden huevos de gallinas criadas a en libertad o huevos orgánicos. Sin embargo, las empresas mismas no producen estos huevos, sino contratan a productores pequeños para obtenerlos, que luego se venden usando la marca y la cadena logística de la empresa grande.

Otro aspecto de la agricultura sostenible es que definitivamente tiene problemas con la agricultura industrializada (las granjas de fábrica como le dicen en Estados Unidos). No apoyan a las instalaciones de confinamiento de animales. Parte de los desacuerdos tienen que ver con los conceptos de bienestar animal, pero más que nada se trata de los desechos, la contaminación del agua y aire que crean las grandes granjas de animales. Los defensores de la agricultura sostenible no son tímidos en criticar a la industria agropecuaria industrializada.

Entonces, es importante entender un poco sobre la sustentabilidad, un concepto muy popular en este momento en los Estados Unidos y otros países, y que le presenta retos, así como posibilidades, a la industria avícola comercial. IA