Pavos S.A. se localiza en las afueras de San Salvador y produce 120 mil pavos al año, por lo que es la empresa más grande de pavos en Centroamérica.

El consumo de pavo en Centroamérica es bastante pequeño y está muy relacionado a la época navideña. Sin embargo, en El Salvador se come pavo en otras ocasiones, y hay un platillo local “pan con pavo” que la gente come todo el año.

El Lic. Enrique Alberto Flores es el Director Gerente de la empresa y él explica como funciona: “Tenemos tres granjas: inicio, desarrollo y finalización. Las granjas de inicio tienen 11 mil pavitos y los mantenemos ahí hasta las tres semanas, de ahí pasan a los cuatro módulos de desarrollo.

“Estamos el 90% integrados, importamos los pavitos raza Hybrid a través de Morris Hatchery de Miami. Normalmente criamos sólo los pavos machos, pero cuando nos llegan hembras las criamos por separado. Para criar pavos de 40 libras toma 23 semanas de producción.

“Vendemos pavo congelados desde 9 a hasta 40 libras (4 a 18 kg), aunque el promedio es de 18 libras (8 kg). Nos estamos diversificando con embutidos y pavos trozados para los supermercados. No hacemos nuestros propios embutidos, sino que procesamos los pavos y le damos la materia prima (carne deshuesada de muslo, y pechuga) a otra empresa, que nos maquila los embutidos. También vendemos piernas ahumadas.

“Pan con pavo es un plato muy típico, pavo horneado en un pan, con sabor original. Le vendemos el pavo entero a los “paneros” y ellos lo preparan. La cadena de restaurantes Pavito Criollo, que sirve pan de pavo, tiene unos 15 restaurantes.

“Los paneros representan el 15% de nuestras ventas. El 65% de las ventas es el pavo entero congelado (y los paneros), el 10% porcionado y embutidos propios, y el 25% restante es materia prima para otros embutidores.

“Desde el 2004 le hemos estado mandando materia prima a otras empresas embutidoras, como Sigma, Invesa, La Única, Grucasa, que fabrican jamones de pavo y otros productos. Nuestros propios embutidos (los cuales son maquilados) incluyen jamón clásico, jamón ahumado, mortadelas y salchichas.

“El consumo de pavo en El Salvador es poco, no llega a una libra al año, entonces tendremos la oportunidad de crecer en el futuro. No tenemos competencia directa al pavo, aunque en la época navideña si vende mucho pollo grande tipo roaster, pero realmente no nos ha quitado mercado.

“Nosotros producimos todo el año, no sólo antes de la Navidad, aunque comenzamos a congelar pavos en septiembre, tenemos cuatros fríos y además alquilamos espacio de almacenaje.

“Trabajamos todo el año con unos 11 mil pavos mensuales, y los procesamos todo el año. En los meses de septiembre, octubre y noviembre producimos el pavo pequeño mientras que el resto del año producimos el pavo grande de 20 a 40 libras.

“Hacemos toda nuestra propia distribución en todo el país con camiones congelados.

“En el futuro vemos la probabilidad de mudarnos a otro lugar ya que esta zona se ha poblado demasiado, lo cual impacta sobre nuestra producción. En algún momento tendremos que montar otra infraestructura, pero es para más allá en el futuro”, concluye el Lic. Flores.