Advertisement

News and analysis on the global poultry
and animal feed industries.
on January 2, 2007

Siguen las malas noticias

Empresas en Estados Unidos y Brasil sufren económicamente

En mayo (2006), una serie de grandes empresas de pollo de Estados Unidos y Brasil publicaron sus resultados trimestrales y sin excepción, todos fueron negativos. La razón: un mercado de pollo malo, con precios bajos, debido a la falta de exportaciones, las cuales han sido dañadas por la influenza aviar asiática.

Vale la pena darle una mirada a los reportajes trimestrales de estas empresas, para ver como cada empresa explica sus bajas.

Tyson: “Dijimos que el segundo trimestre sería muy difícil, pero fue peor de lo que creímos”, dijo John Tyson, presidente ejecutivo de Tyson Foods Inc., después de haber dado a conocer las cifras de ventas y utilidades del segundo trimestre.

Tyson Foods informó que las ventas del segundo trimestre de 2006 fueron de $6,300 millones de dólares, en comparación con los $6,400 millones del mismo período del año pasado. Las ventas en los primeros seis meses del año fiscal 2006 fueron de $12,700 millones de dólares, en comparación con los $12,800 millones del mismo período del año pasado. La pérdida neta fue de $88 millones de dólares, en comparación con el ingreso neto de $124 millones para el mismo período del año pasado.

“Los resultados de este trimestre reflejan a los mercados en crisis y a la sobreoferta de todas las proteínas”, dijo John Tyson. “En el lado positivo, el volumen de ventas de la empresa aumentó y el segmento del pollo se mantuvo en territorio positivo. Nuestro enfoque en los productos con valor agregado y la administración efectiva de los costos controlables, ayudó al desempeño de nuestro segmento de pollo”.

Tyson espera que la sobreoferta de proteína disminuya en el segundo semestre del año.

Pilgrim’s Pride: Informó de una pérdida neta de $32 millones de dólares en ventas totales de $1,270 millones de dólares en el segundo trimestre fiscal de 2006 de la compañía. En el segundo trimestre del año fiscal 2005, la compañía reportó ganancias netas por $56.4 millones, con ventas totales de $1,380 millones. “Los resultados de nuestro segundo trimestre reflejan un ambiente operativo desafiante para las compañías avícolas estadounidenses”, remarcó O.B. Goolsby, Jr., presidente y presidente ejecutivo de Pilgrim’s Pride. “La diseminación de la influenza aviar H5N1 en partes de Europa y Asia ha reducido significativamente la demanda de las exportaciones, lo que conduce a mayores niveles de inventarios y contribuye a un precio general en el mercado más bajo. Al mismo tiempo, los niveles de producción de la industria continúan aumentando, lo que crea una situación de sobreoferta, que a su vez debilita aún más a los precios”.

En el primer semestre del año fiscal 2006, la compañía reportó pérdidas netas por $6.3 millones de dólares, con ventas totales de $2,610 millones.

Goolsby dijo que durante el segundo trimestre fiscal en las operaciones de la compañía en EUA, el precio en el mercado de la carne de pechuga y de la pierna y muslo disminuyeron aproximadamente un 30 por ciento de los niveles de hace un año. Además, el volumen de ventas de pollo de EUA disminuyó aproximadamente un cuatro por ciento, debido a la demanda más baja en comparación con hace un año.

Gold Kist: Reportó para el segundo trimestre del año fiscal 2006, una pérdida neta de $16.2 millones, en comparación con el ingreso neto de $38.7, del segundo trimestre del año fiscal 2005. Para el primer semestre de este año fiscal 2006, la compañía reportó una pérdida neta de $13.7 millones, en comparación con 2005.

Al comentar acerca de los resultados, John Bekkers, presidente y presidente ejecutivo, dijo que “la caída en el consumo en los mercados de exportación debida a las preocupaciones de la influenza aviar, contribuyó a una mayor oferta nacional y a precios más bajos. Los costos de procesamiento aumentaron debido a la cantidad adicional procesada y con base en los kilos, debido a las mayores utilidades, costo de flete y empaque”.

Sanderson Farms: En el trimestre, la pérdida neta fue de $16.6 millones, en comparación con el ingreso neto de $26.5 millones de dólares en 2005. La pérdida neta del primer semestre del año llegó al un total de $25.3 millones en comparación con el ingreso neto de $36.6 millones del primer semestre del año pasado.

“Nuestros resultados financieros del segundo trimestre del año fiscal 2006 reflejan a un ambiente difícil del mercado en nuestra industria”, dijo Joe F Sanderson, Jr., presidente ejecutivo de Sanderson Farms, Inc. “La combinación de una demanda lenta de los productos avícolas en el mercado nacional con el declive en las exportaciones ha deprimido los precios del mercado, en comparación con los niveles que experimentamos el año pasado”.

Sadia: Las exportaciones cayeron 19.7% en el primer trimestre del año, debido a la baja en el consumo de pollo por la influenza aviar, y al embargo ruso de carne de cerdo. Sadia tuvo una utilidad de R$ 67 millones, el 33% menos en comparación al 2005.

“A pesar de que la gripe aviar no ha llegado a Brasil, nos afectó la reducción del consumo en Asia y Europa”, explicó el director de relaciones con inversionistas de Sadia, Luiz Murat. El volumen de carne de pollo embarcado cayó 2.5%, según Murat. La devaluación del dólar también contribuyó a la baja del precio medio en reales.

Perdigão: Reportó que los ingresos netos para el trimestre fueron de R$10.4 millones, una baja del 85.5 por ciento en comparación con el mismo periodo en el 2005. Los volúmenes de exportación bajaron el 8.4 por ciento en comparación al 2005. Perdigao dio las mismas razones de las bajas que otras empresas brasileñas: la reducción del consumo de pollo en Asia y Europa, el embargo ruso de cerdo y el cambio desfavorable del real al dólar.

Por lo tanto, se puede ver claramente que las principales empresas de pollo del mundo, que también son los más grandes exportadores de pollo, están sufriendo en este momento. Esto muestra que la industria está enferma, metafóricamente hablando, y que sigue pasando momentos difíciles.

Estas empresas esperan que las cosas se mejoren en el segundo semestre del año, pero todas están tomando medidas para reducir sus pérdidas, entre las que incluyen: reducir la producción de pollo, cerrar plantas, reducir las inversiones planeadas y hacerse más eficientes, aunque no todas las empresas están tomando todas estas medidas.

Además de eso, lo que queda es aguantar y esperar a que las cosas se recuperen en el transcurso de los próximos meses.

Comments powered by Disqus