Advertisement

News and analysis on the global poultry
and animal feed industries.
0907IAopinion1
Planta de procesamiento de Perdigão
on July 6, 2009

Se unen Perdigão y Sadia ¿Y qué de eso?

Los pros y los contras de esta unión

A fines de mayo se hizo mucha bulla en Brasil, y en todo el mundo, cuando por fin se anunció la asociación comercial de Perdigão y Sadia, las dos empresas productoras de pollo y cerdo más grandes de Brasil. Esta asociación se había rumoreado por bastante tiempo, por lo que el anuncio oficial realmente no sorprendió a nadie.

La nueva empresa se llamará Brasil Foods S.A., en la que Perdigão controla el 70% de las acciones, y los accionistas de Sadia el otro 30%. Esta adquisición por parte Perdigão se hizo con base en una permuta financiera bursátil (stock swap).

Las dos empresas permanecerán separadas hasta que se encuentre que no se violan las leyes antimonopolio. Hay expertos que indican que se podría llevar un año hasta que realmente se fusionen las empresas.

¿Por qué importa?

No obstante la gran bulla que se ha hecho en los medios de comunicación acera de esta fusión, ¿es realmente algo significativo? ¿Por qué nos importa? ¿Va a cambiar el escenario de los agronegocios brasileños?

De un punto de vista sarcástico, uno puede decir que aunque se fusionaron las dos empresas agroalimentarias más grandes de Brasil, no va a cambiar mucho. Habían sido las empresas #1 y #2 en Brasil por muchísimos años (aunque Perdigão ganó el primer lugar hace dos años), dominaban por mucho los diversos mercados que tenían en la fabricación de alimentos para consumo humano. Como una sola megaempresa, continuarán dominando esos mercados, de tal forma que realmente no cambiará nada.

Dado que las marcas de productos de Perdigão y Sadia son tan bien reconocidas en Brasil y en 100 mercados de exportación, esas marcas van a permanecer, por lo que tampoco nada cambiará en ese aspecto. 

Pros

Al hablar con, y leer a los expertos en agronegocios brasileños, el sentido es que está asociación sí es muy importante y sí cambiará las cosas. En primer lugar, y lo más obvio, es que era bien sabido que Sadia estaba en una situación financiera terrible y que su desaparición era posible y hasta probable. Los problemas financieros de Sadia comenzaron a fines del año pasado, al mismo tiempo que comenzó la crisis económica mundial. Debido a la especulación cambiaria, y a la fuerte devaluación del real brasileño, Sadia sufrió enormes pérdidas, de las cuales nunca se pudo recuperar.

Al ser una empresa tan grande, que genera tantos empleos, nadie quería que Sadia cerrara, particularmente el gobierno. Pero nadie estaba exactamente seguro de cómo rescatar a Sadia. La asociación con Perdigão (su rival número uno) salvará a Sadia.

Otro detalle importante es que Brasil Foods, por su enorme tamaño, va poder tener ahorros significativos en la compra de los insumos y así podrá reducir sus gastos. Actualmente ninguna de las dos empresas  procesa más de mil millones de pollos al año, pero juntas la cifra será de 1.7 mil millones al año. Eso no incluye la unión de sus operaciones de pavos y cerdos. Entonces, se cree que este importante incremento en producción le dará a Brasil Foods una posición extremadamente fuerte frente a sus proveedores, y por ende podrá reducir sus costos significativamente. En realidad es este punto que podría ser el más importante en el porqué de unir a las dos empresas.

En términos de exportaciones, el alza el volumen les da una mejor posición de mercado en relación a sus competidores internacionales, como lo son Tyson, Pilgrim’s, Doux y CP.

Hablando de esas otras empresas internacionales, se cree que la unión de Perdigão y Sadia tiene por lo menos un poco que ver con el hecho de que Doux, Cargill, y Tyson tienen operaciones avícolas en Brasil, y el deseo de limitar su impacto en el mercado brasileño.

Contras

Los contras de esta asociación los va a sufrir Perdigão, porque el riesgo es de ellos y no de Sadia. Las dos empresas han sufrido pérdidas financieras muy grandes a fines del 2008 y en 2009 también; Sadia peor pero Perdigão también sufrió. Las dos empresas tuvieron ventas récord en 2008, pero pérdidas récord también debido a la devaluación. Entonces se comienza una nueva empresa con mucha deuda, que es algo arriesgado. Es por eso que la reducción de costos debido a volumen será de tanta importancia para Brasil Foods.

No podemos olvidar el ejemplo de Pilgrim’s Pride de EUA, que a fines del 2006 compró a Gold Kist para convertirse en la empresa avícola más grande del mundo, sobrepasando a Tyson. Pero la situación económica se les fue en contra, primero con los altísimos precios de granos en 2008, y luego con la crisis económica, y Pilgrim’s tuvo que declararse en bancarrota. Pilgrim’s sigue operando pero nadie esta seguro si a la larga va a sobrevivir o no. Esa deuda que obtuvo al comprar Gold Kist, fue lo que trastornó a Pilgrim’s.

Estos son los mismos riesgos que está tomando Perdigão, y durante una crisis mundial económica. Solo el tiempo, el manejo de la nueva empresa, y un poco de fortuna en términos de la situación económica mundial, determinarán si Perdigão tomó la decisión correcta o no.

Otra preocupación de esta asociación le cae a los empleados, dado que se presiente que se tendrán que cerrar algunas de las 40 y tantas plantas productoras de alimentos que existen entre las dos empresas. La preocupación es legítima, dado que para ahorrar dinero, Brasil Foods tendrá que cerrar algunas operaciones. ¿Cuales serán y quién perderá su empleo?, es lo que está preguntado y aunque nadie sabe, algo tendrá que cambiar.

Entonces, no obstante mi sarcasmo, parece que hay buenas razones para unir a Sadia y Perdigão, anteriormente grandes rivales. Brasil Foods tiene el potencial de cambiar a la industria agropecuaria brasileña en forma significativa y positiva. Potencial es una cosa, la realidad es otra, pero será bastante tiempo antes de que sepamos si Brasil Foods será un éxito o no.

0907IAopinion2
La sede de Sadia en Concordia, Santa Catarina
Comments powered by Disqus