Advertisement

News and analysis on the global poultry
and animal feed industries.
Foto de: istockphoto.com/celsopupo
on September 23, 2009

Todo en silencio en el frente brasileño

La compra de Pilgrim’s Pride por parte de JBS no ha asombrado a nadie en Brasil, ni en la industria, ni entre los consumidores. La compra del rival Bertin por parte de JBS tiene muchas más implicaciones.

Aunque la reciente compra de la empresa estadounidense Pilgrim’s Pride por el procesador brasileño de carne JBS ha recibido mucha cobertura en EUA, la reacción en Brasil ha sido mucho más atenuada.

En palabras de Fabio Nunes, consultor y experto de la industria avícola brasileña: “Creo que las compañías brasileñas de carne de pollo, de cerdo y de res todavía están tratando de entender cuáles serán los efectos a corto, mediano y largo plazo de estas adquisiciones para los mercados brasileño e internacional.

“Actualmente, la única ‘reacción’ de la prensa y del público ha venido por parte del gobierno, debido a sus prometedoras perspectivas nacionales e internacionales.

“Si echamos un vistazo a la cartera de producción solamente de JBS/Pilgrim’s, las compañías brasileñas que tienen que ver con carne de pollo y de cerdo parecen estar inmunes de forma local, pero muy bien podrían estar afectadas por la presencia de Pilgrim’s en el mercado internacional de carne de pollo.

“Sin embargo, cuando se añade Bertin a la cartera de JBS, entonces empieza a verse una competencia en otros segmentos del mercado, como los productos lácteos, donde las compañías avícolas como Brasil Foods (Perdigão) también están muy activas. Esto parece pronosticar una futura guerrilla en diferentes segmentos con diferentes competidores”, dice Nunes.

Con respecto a la posibilidad de que JBS entre al sector avícola en Brasil, Nunes observa: “JBS es una compañía de muy bajo perfil. La inversión en los negocios de pollo en Brasil es una posibilidad real, pero sólo sabremos del acuerdo hasta el último momento.

“Entre las compañías locales avícolas, solamente Doux Frangosul tiene algo de atractivo, que tienen el 6% al 7% de la capacidad anual de sacrificio de Brasil. Sin embargo, Doux ya puso en claro recientemente que no está en venta”.

En lo que respecta a la reacción de los consumidores brasileños, Nunes comenta: “No creo que el consumidor brasileño esté consciente de lo que ha pasado en términos de la magnitud del negocio o del impacto sobre el mercado. La carne de res en Brasil todavía se vende masivamente en carnicerías o en los mostradores de la carnicería de los supermercados, y principalmente empacada en bandejas de plástico y sin marca. Podría muy bien venir de estas grandes empresas, pero el consumidor común y corriente no lo sabe.

“Sin embargo, el sector de supermercados está muy consciente del impacto de estas fusiones en el largo plazo. La mayor concentración de estos negocios en todos los frentes: pollo, cerdo, res, productos lácteos y productos de procesamiento ulterior, van a estrechar la cartera de los proveedores medianos y grandes en Brasil, lo que muy bien podría reducir su poder de negociación”, comenta.

Comments powered by Disqus