La industria brasileña de alimentos balanceados enfrentó una caída de 3.8% en el primer semestre de 2009 (interanual). La principal causa de esto fue la difícil situación económica en el mundo, que hizo que el volumen producido fuera de 27.3 toneladas métricas.

De acuerdo con el Dr. Ariovaldo Zanni, director ejecutivo del Sindicato Nacional de la Industria de la Alimentación Animal (Sindirações) de Brasil, hubo una disminución general en el uso de premezclas. Esto significa una menor aplicación de tecnología de la nutrición para producir alimento para ganado. “Más que una disminución en la demanda de alimentos balanceados, observamos una caída más profunda en el uso de aditivos. Esto indica que los ganaderos han recurrido a los granos para sustituir la tecnología”, señaló.

Según Zanni, los precios competitivos del maíz impulsaron a los ganaderos a adquirir más granos, con lo que compensaron el menor uso de aditivos. Sin embargo, la menor aplicación de tecnología puede menoscabar los índices de rendimiento en el futuro.

Pollos de engorda

Las parvadas de pollos de engorda demandaron casi 50% de la producción general anual de alimentos balanceados y consumieron 12.7 millones de toneladas métricas en el primer semestre, es decir, 3.4% menos (interanual). La tasa de alojamiento de pollitos disminuyó en los primeros meses a causa de la caída en los precios del pollo, por lo que se requirió menos alimento balanceado.

“Se supone que la sobreoferta de alimentos balanceados para pollos de engorda sumada a los menores precios del pollo requiere menos tecnología de la nutrición, además de que, por extensión, genera menores tasas de rendimiento”, añadió Zanni.

Ponedoras

Con una tasa de crecimiento de apenas 1% en la demanda de alimentos balanceados, el consumo de ponedoras se mantuvo sin cambios, pues resultó menos afectado por la crisis financiera gracias al buen precio del huevo. El consumo general de ponedoras llegó a 2.4 millones de toneladas métricas el primer semestre del año. Las cifras de pollitas ponedoras aumentaron hasta 17%, lo que indica un aumento de la producción que puede impulsar la demanda de alimentos balanceados.

Carne de res

El alimento para ganado sufrió una caída de más de 10% durante el primer semestre, a causa de la diferencia de precios entre el ganado de engorda y los terneros. Los ganaderos han dejado pastar más tiempo al ganado y retrasan el cambio a los alimentos balanceados. Por consiguiente, también ha disminuido el consumo de alimentos balanceados completos, concentrados y suplementos. La producción general de alimento para ganado en los primeros seis meses fue de 1.1 millones de toneladas métricas.

Ganado lechero

La producción de ganado lechero se redujo 12.8% y ascendió a apenas 2.25 millones de toneladas métricas en el primer semestre. “Los menores precios que se pagan a los productores afectan la producción lechera y propician un menor uso de la tecnología de la nutrición. Los productores lecheros sufrieron pérdidas, ya que enfrentaron la competencia de la leche en polvo importada de Argentina y Uruguay”, comentó Zanni.

Cerdos

Los 7.4 millones de alimentos balanceados para cerdos consumidos durante el primer semestre fue 2.3% inferior al volumen demandado para el mismo periodo en 2008. De acuerdo con Zanni, el uso de la tecnología de la nutrición se redujo aún más, aunque los proveedores abastecieron 9% más carne de cerdo. Brasil ha estado exportando casi 20% de toda su producción de carne de cerdo.

Otros alimentos balanceados

También otros sectores sufrieron el impacto de la crisis financiera mundial y tuvieron una menor demanda, por ejemplo, el alimento para perros y gatos (-2.2%), y para equinos (-4.6%).

“Por el lado positivo, la demanda de alimento piscícola y para camarón se disparó en el primer semestre y alcanzó una tasa de crecimiento de 18%, gracias a las empresas, tanto del sector privado como del público, que han invertido en el mejoramiento de la acuicultura en Brasil”, señaló Zanni.

Según las previsiones del director ejecutivo de Sindirações, pese a enfrentar caídas en casi todos los segmentos, la industria brasileña de alimentos balanceados puede recuperarse porque, normalmente, en el segundo semestre aumenta la demanda. “Esperamos que las condiciones del mercado compensen los resultados del primer semestre. Soy optimista y confío en que la producción general de alimentos balanceados alcance una tasa de crecimiento de 3% en 2009”, concluyó Zanni.