Los resultados de estudios recientes de la Universidad Estatal de Pensilvania demuestran que las barreras vegetales pueden reducir considerablemente los olores, el polvo y otros factores que afectan el medio ambiente en torno de granjas avícolas, de acuerdo con la Asociación de Ciencias Avícolas.

Los resultados incluyen: reducción de polvo de hasta 67% con una barreras de cinco filas de árboles; reducción de olores de 46% a 54% con una barrera vegetal de 50 árboles; y captación de emisiones de amoniaco con especies diversas. Otros resultados positivos del estudio fueron la eficacia de la vegetación para reducir la transmisión de bronquitis infecciosa y su papel en la disminución de los costos de la energía, pues actúa como barrera antiescurrimientos y da sombra.