Ontario confirmó la presencia de H1N1 en una parvada de reproductoras de pavos en Hybrid Turkeys, división de Hendrix Genetics Ltd., según informes y una declaración oficial de la compañía.

La Dra. Arlene King, Directora médica de Sanidad de la Provincia, declaró que los pavos no se habían criado para consumo, por lo que no representaban un riesgo de seguridad alimentaria.

Advertisement

La fuente más probable del virus es la transmisión humana.

Según Hybrid Turkeys, "El único síntoma en la parvada afectada de Ontario fue una disminución en la producción de huevo sin enfermedad o mortalidad asociada a ésta. La parvada muestra consumo de alimento y agua normal, y se espera que se recupere por completo. Desde que identificamos la caída en la producción de huevo, hemos estado trabajando estrechamente con la Agencia Canadiense de Inspección Alimentaria. Sigue en vigor una cuarentena autoimpuesta y seguirá así hasta que se haya recuperado por completo la parvada”.