La compra pendiente de JBS de la mayoría de la participación de Pilgrim's Pride proporciona nuevo agarre al modelo transnacional de negocio multiproteínico.

El Presidente Ejecutivo de JBS, Joesley Batista, anunció durante una conferencia de BMO Capital Markets en mayo que su compañía no tenía financiamiento ajeno, que estaba lista con dinero en efectivo para nuevas adquisiciones. Batista hizo efectiva su promesa en septiembre al firmar un acuerdo para pagar $800 millones de dólares por 64% de las acciones de la reorganizada Pilgrim's Pride, que se espera que salga de la bancarrota en diciembre.

Al referirse a la disposición de la compañía para hacer adquisiciones en una economía en recesión,  dijo que "estratégicamente, una de las mayores ventajas de JBS es que hemos podido estar a la delantera del mercado por mucho tiempo".

Quizás surgido tanto de la disponibilidad oportunista, con Pilgrim's Pride destrozado y  en bancarrota, como de la perspicacia estratégica, la entrada de JBS a la avicultura pone de relieve la realidad de que  ya está aquí el futuro global avícola. Y ese futuro, al menos para las empresas de altos niveles, es transnacional y multiproteínico.

JBS de Brasil lanzó una estrategia de "internacionalización" en 2005 al adquirir Swift Argentina, la cual continuó en 2008 con otras 11 adquisiciones de carne roja, entre las que se incluye Swift Foods (EUA y Australia), Inalca (Italia), Tasman Group (Australia)  y Smithfield Beef (EUA). En septiembre JBS se fusionó también con Bertin, compañía global de carne de res y productos lácteos.

El movimiento del gigante de carne de res y de cerdo hacia el sector avícola refleja la entrada de hace una década a la carne roja de Tyson Foods, pero JBS va a tener un bastión avícola inmediato e importante en el mercado de EUA. En comparación, la presencia actual en producción y mercadeo de Tyson en Brasil, es mucho menor.

Fundamento del acuerdo

"¿Por qué entrar a la industria avícola? Principalmente para empezar, porque vemos que Pilgrim's Pride es la mejor opción. . . en el negocio avícola en una puesto de líder, listo para seguir creciendo", dijo Batista al anunciar la adquisición.

Jeremiah O’Callaghan, Presidente de Relaciones con Inversiones, explicó más adelante que "es una oportunidad de entrar a la industria avícola inmediatamente a un nivel donde tengamos peso, en donde seamos una de las compañías más grandes del mundo al adquirir una compañía cuyos ingresos netos anuales en 2008 fueron de $8,500 millones de dólares. Creemos que es importante tener esa clase de peso inmediatamente. Nos va a ayudar a integrar este con nuestros otros negocios.

"El sistema de distribución de Pilgrim's Pride definitivamente va a encajar en nuestros planes de acelerar nuestra integración vertical hacia abajo y de acercarnos a nuestros clientes, adaptar a la medida y añadir valor a nuestros productos, lo que va a resultar en mayores utilidades". La compañía planifica una oferta pública inicial (IPO, por sus siglas en inglés) en enero, cuya recaudación, en parte, se va a invertir en una expansión de la plataforma de distribución de JBS USA.

"Pilgrim's Pride combina perfectamente con nuestra estrategia de IPO, porque en el futuro la plataforma  de distribución puede distribuir carne de res, de cerdo y de aves", comentó Batista.

Los ejecutivos de JBS dijeron que planifican aumentar las exportaciones de productos avícolas de EUA mediante los contactos y oficinas en todo el mundo de JBS/Bertin.

Globalizarse para competir  

Un experto de la industria se pregunta por qué JBS no entró antes a la avicultura. "JBS es grande en carne de res y de cerdo. Supongo que la pregunta es: ¿por qué esperaron tanto para entrar a la producción avícola?" comentó Paul Aho, economista de agronegocios.

Con el anuncio del pasado septiembre de la compra de Pilgrim's Pride por parte de JBS y de Seara por Marfrig, la industria agroalimentaria cada vez se hace más global y diversa. Señala a estos movimientos como prueba de que las compañías deben tornarse globales para competir. "Están combinando carne de res, de cerdo y pollo, y desde luego estoy seguro de que quieren diversificarse a aves en EUA y quizás también en Brasil", puntualizó.

"En el futuro, si se quiere ser uno de los líderes globales, se requiere estar presente en EUA, Brasil y China". 

Comercialización y distribución

La huella global de JBS no solo es sobre economías de escala para la producción, dijo Aho, sino que significa también economías de escala para la comercialización y distribución global.

Jim Budzynski, director administrativo de la empresa de inversiones y consultoría MacroGain Partners, hizo eco de esa idea al decir que "le da a JBS el potencial de hacer lo que Tyson Foods  ha empezado a hacer, que es pensar fuera de una categoría de proteína y tener un método más holístico al canal de comercialización y distribución. El canal se está consolidando y busca tener menos proveedores, pero de mayor tamaño, que tengan la capacidad de poner múltiples proteínas bajo un mismo techo e ir al canal con soluciones más amplias".

Los prototipos: Tyson y JBS

Aunque hay similitudes entre Tyson Foods y JBS, también hay diferencias. Farha Aslam de Stephens, Inc., dijo que "tanto Tyson como JBS tienen previsto el crecimiento internacional, pero ambas tienen una estrategia diferente.

"Tyson se concentra en la parte avícola para el crecimiento internacional. Los mercados clave en los que Tyson está interesado son China, India, México y Brasil.

"La estrategia de crecimiento internacional de JBS es la de acercarse a sus clientes mediante el desarrollo de un  sistema mundial de comercialización y distribución".

Aslam comentó que la estrategia de crecimiento de JBS es mucho menos específica en la proteína y es más estructural. "Históricamente, JBS se ha concentrado en la carne de res, pero su estrategia internacional de crecimiento no es específica a una proteína. Están tratando de desarrollar una estructura eficiente de exportaciones. Mientras mayor sea el volumen que canalicen por ese sistema de distribución, más eficiente y costeable será esa estructura".

Oportunidades y desafíos de distribución

Wesley Batista, Presidente Ejecutivo de JBS USA, dijo que hay importantes sinergias a explotar con la adquisición de Pilgrim's Pride.

"Creemos que hay como mínimo unos $200 millones de dólares en sinergias. El actual Presidente Ejecutivo Don Jackson va a manejar el negocio avícola  como una unidad separada de negocios, pero esperamos combinar áreas corporativas. Esperamos lograr muchas sinergias en nuestra estrategia de distribución , que implica acceder a más usuarios finales de nuestras tres proteínas".

Nuevo panorama competitivo

Es de esperarse que el movimiento de las principales empresas hacia una plataforma global multiproteínica ponga presión adicional sobre las compañías regionales de un sola proteína.

Osler Desouzart de ODConsulting de Brasil, comentó que "si no se convierte uno en un participante global, hay el riesgo de convertirse en un participante de nicho". ¿Pueden sobrevivir las empresas a un nivel regional y nacional? "La respuesta es que sí se puede sobrevivir incluso al nivel local, pero se va a tener un tamaño de nivel local, regional y nacional, y va a ser difícil poder sobresalir. Difícil, pero no imposible", señaló.

Budzynski ve también desafíos por venir para las compañías regionales de una sola proteína, pero señaló ventajas inherentes que disfrutan. "Cada vez más el cliente busca el tipo de beneficios logísticos y operativos que provienen de juntar  dos o tres proteínas en el canal de comercialización y distribución", dijo Budzynski. "No obstante, seguirá habiendo espacio para los participantes regionales, por su posicionamiento de productos recién salidos o frescos, en particular debido a la demanda del consumidor de productos originados localmente. La verdadera pregunta es si ese sector termina teniendo el 10% o el 40% del mercado. Gran parte de la respuesta tiene que ver con cuán bien integran los grandes participantes sus operaciones y echan a andar sus estrategias. Si hacen un trabajo mediocre de ejecución, creo que los participantes regionales o locales podrán continuar con una parte considerable del mercado. Realmente es la ejecución del trabajo por parte de ambos grupos lo que va a determinar cuál será la proporción", puntualizó.

El imperativo avícola

Finalmente, Desouzart observa que el consumo mundial de carne se va más hacia las aves. Esa tendencia cuenta con la ayuda de que la dieta de la gente en países en desarrollo cambia a más proteína animal, y más particularmente a carne de aves, que es más asequible. Al mismo tiempo, el consumo en los países desarrollados está estancado o incluso en declive. "El futuro de la industria alimentaria no es con los que consumen en exceso, sino con los que no comen. África y Asia van a representar casi el 90% del crecimiento demográfico mundial de hoy hasta el 2050", dijo.

Desouzart pronostica que la producción avícola va a sobrepasar a la porcina en alrededor de 2016, o incluso en 2015 si China se enfrenta a nuevos problemas de sanidad animal con la piara nacional.

En cuanto a las compañías de carne de res que quieran evitar el estatus de nicho, comentó Desouzart que no es cuestión de entrar o no a la avicultura o porcicultura, sino que más bien es obligatorio.

¿Qué le queda adelante a la industria avícola? Esperemos ver más jugadores nuevos y más consolidación en el sector.