De acuerdo con un estudio del Departamento de Agricultura de EUA, el procesamiento avícola que incluye inmersión en agua fría y el uso de intervenciones antimicrobianas mejora el perfil microbiológico del pollo fresco y reduce la presencia de salmonela y otros microorganismos.

Los datos muestran que 5% del pollo fresco tiene salmonela después del enfriamiento y 11% tiene campilobacter, cifras por debajo del 41% y 71%, respectivamente, antes de la evisceración. La cifra real de bacterias en cada pollo fresco se redujo de alrededor del 99% en promedio con respecto al campilobacter, y 66% en promedio para la salmonela, según los datos del estudio.

Según Steve Pretanik, del Consejo Nacional del Pollo, el calor de la cocción normal destruye a las bacterias que quedan en el producto fresco.

El estudio del USDA se realizó de julio de 2007 a junio de 2008 en 182 plantas de sacrificio de pollos. Se estudiaron un total de 6,550 muestras.

Advertisement