El brasileño promedio nunca antes había comido tanta carne de cerdo como en 2009. El consumo per capita va a terminar el año próximo en 14 kg por habitante, lo que representa un crecimiento del 4.5% comparado con 2008. El volumen todavía está lejos del consumo de la carne de res y de pollo, pero fue a ese crecimiento que la industria de carne de cerdo atribuye el resultado positivo del año, que se aproxima al fin sin inventarios, a pesar de la mayor producción.

La producción en este año está estimada por la Asociación Brasileña de las Industrias Productoras y Exportadoras de Carne de Cerdo (Abipecs, por sus siglas en portugués) en 3.19 millones de toneladas. El volumen representa un crecimiento del 5.32% en relación a 2008, cuando se produjeron 3.02 millones de toneladas, o sea, 164 mil toneladas más. El aumento de la oferta se atribuye a una mejora en la productividad obtenida junto a los integrados de las empresas.

La expectativa es que 2009 termine con exportaciones de 598 mil toneladas, un aumento del 12.8% sobre las 530 mil toneladas de 2008.

El mercado interno va a absorber este año casi 100 mil toneladas. El año pasado, el consumo nacional fue de 2.49 millones de toneladas, mientras que en 2009 la demanda será de 2.59 millones de toneladas, resultado que es un 3.85% mayor.

Mientras tanto, los embarques de carne de cerdo suman de enero a octubre 511 mil 750 toneladas, un aumento del 8.7% más de lo registrado en los diez primeros meses de 2008.

Para 2010, las estimaciones de la Abipecs apuntan a un año mejor que 2009. La producción de carne de cerdo va a tener un crecimiento modesto del 0.3% para llegar a 3.2 millones de toneladas. De ahí, el aumento de la oferta debe destinarse al mercado externo, adonde tendrán que ir 610 mil toneladas el próximo año, volumen que representa un aumento del 2% comparado con 2009.

Advertisement