Brasil Foods (BRF) dijo que las inversiones de la compañía deberán estar por debajo de los R$1000 millones en 2010, considerando también los aportes de Sadia.

En 2009 BRF y Sadia deben invertir juntas, cerca de R$800 millones en activos permanentes y aproximadamente R$370 millones en reproductoras, para llegar a un total de R$1,170 millones de reales.

En los próximos dos años, el centro de atención de BRF será la captura de sinergias generadas a partir de la unión con Sadia. Después de la fase de captura de sinergias, la prioridad de BRF será la expansión en el mercado externo, que puede ocurrir tanto por medio de compras como por crecimiento orgánico.

Advertisement

Para entonces, las inversiones deben estar dirigidas al aumento de la productividad y las mejoras.  Sadia y la antigua Perdigão en los últimos años tenían un ritmo acelerado de inversiones, incluso con la construcción de nuevas fábricas. Sadia construyó una unidad en Vitória de Santo Antão (PE) y Perdigão construyó unidades en Rio Verde (GO) y Bom Conselho (PE). También por esa razón, no fueron entonces necesarias las inversiones en la construcción de nuevas unidades.