Después de un año de turbulencias, la industria de alimentos balanceados va a terminar el 2009 con una producción prácticamente estable con relación al año anterior. Serán unas 58.4 millones de toneladas en el año, una disminución del 0.5% en relación al 2008.

La avicultura de engorda, guía del segmento, registró un crecimiento del 0.8%. Los segmentos más afectados fueron los del ganado de engorda y el lechero. De forma general, según el Sindicato Nacional de la Industria de la Alimentación Animal (Sindirações), fue un año de bajos precios de maíz, por lo tanto, de mayor utilización del grano por el productor y de menor uso de premezcla (de minerales y vitaminas usada en el alimento).

Para 2010 el objetivo es el de consolidar la recuperación iniciada en 2009. El sector espera crecer de 5% a 10%, parte de esa proyección basada en la expectativa de expansión de la producción de proteína animal, sobre todo de avicultura y porcicultura. A pesar de que, en promedio, el desempeño de esta industria ha sido más estable, algunos segmentos estuvieron más afectados, como el del ganado de engorda, que disminuyó 6% en este año.

Parte de esa retracción se debió a la disminución de la producción de bovinos en sistema de confinamiento, que fue de 20% en el país. En la ganadería lechera el consumo de alimento decreció 7.9% en 2009, resultado de una divergencia entre ingresos y costos de producción.

 

Advertisement