Un ícono en la industria mexicana del huevo, Socorrito Romero falleció este pasado 4 de diciembre a la edad de 93 años. En 1948, en Tehuacán, Puebla, México, ella empezó una pequeña granja de producción de huevos con 1,000 gallinas. Desde aquel modesto inicio, creó una de las empresas pecuarias de más éxito en México, para luego expandir la producción de huevo a cerdos y carne de cerdo, así como producción de flores. También era propietaria de hoteles en Cancún.

Socorro Romero manejó Avícola Tehuacán, el quinto productor de ponedoras más grande de México, con 4 millones de aves en producción.

En 1987 fue elegida a la primera generación del Salón de la Fama Avícola Latinoamericano, por sus esfuerzos pioneros en la industria avícola mexicana. En 2001, durante el XVII Congreso Latinoamericano de Avicultura en Guatemala, recibió un reconocimiento especial por su liderazgo como mujer en la industria avícola, que le hizo entrega Rigoberta Menchú, ganadora guatemalteca del Premio Nobel.

Advertisement

Originaria del estado de Oaxaca,  Socorro Romero fue conocida en la industria avícola y del huevo de México por su fuerte espíritu emprendedor y por sus contribuciones filantrópicas. Trabajó para ayudar a campesinas pobres, a construir escuelas en zonas rurales, a patrocinar orfanatos y a contribuir con profusión a universidades, principalmente en el estado de Puebla.

"Socorrito Romero fue un gigante de la industria", dijo José Luis Cruz, director para México de USAPEEC. “La vamos a extrañar. Hemos hecho extensivas las condolencias de USAPEEC a sus colegas en la industria mexicana".