Las moscas continúan siendo una molestia en las explotaciones de producción de huevo, especialmente en los grandes complejos de jaulas elevadas con ventilación de túnel. Este sistema de producción permite la propagación de las moscas, especialmente cuando hay complicaciones por deficiencias del diseño del alojamiento, manejo de la ventilación o eliminación de la gallinaza.

Las moscas están adaptadas para la reproducción a un tasa prodigiosa. Cada mosca hembra puede poner hasta 500 huevos en el ciclo vital de 15 a 25 días. Dadas las condiciones de gallinaza húmeda, temperaturas cálidas y humedad que prevalecen en la primavera y principios del verano, la reproducción de las moscas puede resultar en explosiones de población que pueden abrumar las medidas de control convencionales, entre las que se incluyen la aplicación de insecticidas y larvicidas incorporados al alimento.

Con el desarrollo de la resistencia a los piretroides y organofosfatos sintéticos, y también de los larvicidas como la ciromazina, se ha hecho necesario que haya métodos alternativos de control. Durante el transcurso de los últimos años, muchos productores han reevaluado el manejo integrado de plagas junto con el manejo de insectos biológicamente integrado para el control de las moscas.

Problemas

Las típicas jaulas con estructuras en forma de A sobre fosos profundos permiten la reproducción de las moscas sobre las paneles de los deflectores y las vigas transversales, además de las hileras de gallinaza.

La limpieza anual de los fosos durante los meses de primavera resulta en la eliminación de insectos benéficos que sirven para inhibir la reproducción de las moscas. En ausencia de los insectos benéficos, las moscas se van a reproducir sin el control natural de la depredación.

Muchas casetas de jaulas elevadas con ventilación de túnel cuentan con una inadecuada capacidad de ventilación, especialmente cuando los ventiladores de salida se desaceleran durante el clima frío. La gallinaza sirve de "reservorio de agua", al retener humedad de la respiración, defecación y micción de la parvada, del agua de los niples que gotean, de las filtraciones del exterior y de la condensación de estructuras del techo mal aisladas.
En un intento por reducir los costos operativos y de capital, muchas explotaciones cuentan con una inadecuada ventilación del foso de los ventiladores de turbulencia que son necesarios para secar la costra, especialmente en la cúspide de las hileras de gallinaza.

Un programa de eliminación completa de gallinaza de todas las casetas en un complejo va a promover la reproducción de las moscas, especialmente si le sigue la colocación de una parvada joven, ya que las pollonas por lo regular excretan deyecciones húmedas hasta el pico de producción. En un período prolongado de altas temperaturas, puede aumentar la ingestión de agua por arriba de los 20.8 l (5.5 gal.) por 100 gallinas al día, lo que resulta en deyecciones húmedas y una mayor liberación respiratoria de agua.

Manejo integrado de plagas

Un programa de manejo integrado de plagas implica un manejo eficaz del contenido de agua de la gallinaza mediante una ventilación eficaz, el uso de insectos benéficos y la aplicación sensata de insecticidas.

Muchos de los problemas experimentados en las casetas de jaulas elevadas con ventilación de túnel se evitan con instalaciones de secado en bandas o fajas, junto con la eliminación semanal de gallinaza de las casetas o galpones, para la formación de composta o para su eliminación.

Manejo biológico integrado de insectos

Comercialmente existe una amplia gana de insectos benéficos que atacan las fases prematuras del ciclo de vida de las moscas. Por lo general, todos estos insectos benéficos, con excepción de la mosca Ophyra, se propagan y funcionan en gallinaza con contenido de humedad por debajo del 50%. En consecuencia, el control mediante insectos benéficos depende en gran medida de un manejo adecuado del contenido de agua de la gallinaza. La mayor parte de estos insectos tiene ciclos reproductivos más lentos que el de las moscas. Cuando se introduce una nueva población de depredadores, hay un período de demora durante el cual la reproducción de la mosca avanza a una tasa más rápida, que abruma la capacidad de los insectos benéficos. Con frecuencia, se pueden desarrollar programas individuales para granjas específicas, que tomen en cuenta el diseño del alojamiento y el equipo, colocación de parvadas, sistemas de manejo, programas de eliminación de gallinaza y resistencia a insecticidas.

Advertisement

Es evidente que los insecticidas de organofosfatos van a destruir a los insectos benéficos, aunque si es eficaz el uso de la ciromazina, puede usarse con los benéficos, con excepción de la Ophyra.

Gama de insecticidas

Los insecticidas organofosfatos con actividad residual se pueden asperjar en paredes y pasillos arriba del nivel del foso. Es no debe afectar a los insectos benéficos y va a destruir a los adultos, lo que reduce su tasa de reproducción. Los organofosfatos deben usarse con moderación y solo si la población de moscas aumenta muy rápido. Esto generalmente se evidencia por el número de moscas en paredes y techos.

La población de moscas se puede monitorear en términos cuantitativos con tiras pegajosas para moscas mediante la aplicación de un procedimiento estándar.Un operador recorre los mismos pasillos o periferia de la caseta registrando el número de moscas que se adhieren a la tira. Se pueden usar tarjetas de manchas de moscas, aunque los resultados son sumamente inconsistentes.

Las carnadas para moscas se pueden colocar en recipientes colgantes o recubrir tarjetas colocadas en las paredes y vigas estructurales en la zona del foso, arriba de las pilas de gallinaza.

Los piretroides sintéticos se pueden usar para suprimir a las moscas adultas. Por lo general, estos productos tienen una acción residual limitada y requieren de una aplicación frecuente, pero se debe realizar en las paredes de las zonas de trabajo y techos para evitar que se desvíe a los fosos.

Cuando se use algún insecticida, deben obedecerse estrictamente las instrucciones de la etiqueta establecidas por la ley, y debe tenerse cuidado de no contaminar huevos o exponer demasiado a los trabajadores desprotegidos en la caseta. Debe monitorearse constantemente la resistencia de las moscas a los insecticidas. Es ineficaz y costoso usar compuestos a los que sean resistentes las moscas.

Resultado final

Los programas convencionales que solo usan insecticidas que con frecuencia son de eficacia limitada, pueden costar mucho. Los programas de control integrado de plagas tienen un costo inicial relativamente alto, pero después con una ventilación y un manejo de la gallinaza eficaces, son mínimos los costos.

La mayoría de los problemas de las moscas son efectivamente autoinflingidas debido al inadecuado manejo de la gallinaza y de la ventilación. Las instalaciones con secado de gallinaza en banda por lo general no se ven afectadas por moscas debido al secado por la ventilación eficaz y la eliminación frecuente para formación de composta. Las moscas no pueden terminar su ciclo de vida en la gallinaza seca, especialmente cuando está presente por menos de 5 días.

El control de las moscas mejora la calidad del ambiente para las parvadas y los trabajadores, además de que calma las quejas de vecinos, que inevitablemente resultan en la participación de los organismos legisladores. Una población alta de moscas puede contribuir a infestaciones de cestodos de las parvadas, además de que pueden diseminar infecciones virales y bacterianas, incluyendo la patógena E.coli. Las moscas se pueden controlar mediante la aplicación de sistemas integrados de manejo de plagas que sean eficientes, cuidadosos y continuos.