Brasil, Argentina y Paraguay, los mayores exportadores de soya del mundo después de EUA, están en vías de cosechar la mayor cantidad nunca antes lograda, pero los cultivos récord van a ejercer demasiada presión sobre la capacidad de estos países de cosecha, transporte y almacenamiento, según un informe del Wall Street Journal.

En Brasil, el productor de soya no. 2 del mundo, la producción va a brincar más del 18% de la cifra del año pasado a 67.5 millones de toneladas métricas. La marca alta anterior se estableció en 2007-08, cuando los agricultores brasileños cultivaron 60 millones de toneladas de soya. Hasta ahora, alrededor del 46% del cultivo ya se ha cosechado, según AgRural.

Del otro lado de la frontera, en Argentina, la cosecha está apenas empezando. Los analistas calculan que la cosecha de soya argentina va a estar entre 52 millones y 55 millones de toneladas, con probabilidad de que el total llegue a los 53 millones. Esto es más que el récord previo de Argentina de 48.8 millones de toneladas cosechadas en 2006-07.

Advertisement

Paraguay se espera que produzca 7.2 millones de toneladas de la oleaginosa esta temporada, incremento repentino de los 3.4 millones cosechados el año pasado, cuando la sequía le asestó un duro golpe al cultivo. Hasta ahora, alrededor del 75% de la cosecha de Paraguay ya se sacó de los campos, por lo que quedan de 15 a 20 días del período de cosecha.

Incluso Uruguay, que tradicionalmente no es un gran productor de soya, va a tener una cosecha mayor, con alrededor de 1.5 millones de toneladas esperadas para esta temporada. Esto es un tercio más de lo de la última temporada.

La enorme producción es un impulso importante para los agricultores suramericanos, aunque llevarla toda a los puertos va a poner a prueba a la infraestructura de la región. La falta de camiones, las carreteras mal pavimentadas y los puertos congestionados están causando cuellos de botella.